La red de protección de Luis Barría, el juez del caso Caval denunciado por acoso sexual

Barría fue denunciado en junio de este año por acosar sexualmente a cinco trabajadoras del Juzgado de Garantía de Rancagua. A pesar de existir un sumario interno en su contra, continua trabajando cerca de las víctimas. Según antecedentes recopilados por este medio, un ministro de la Corte de Apelaciones de Rancagua recibió denuncias por el caso en el año 2019 y administración del tribunal tenía conocimiento de los hechos, sin oficiar los reclamos de las trabajadoras

El pasado dos de junio, una denuncia anónima de las funcionarias del Juzgado de Garantía de Rancagua fue enviada hasta la Corte Suprema, con la intención de relatar distintas situaciones de acoso sexual que involucran directamente a Luis Barría, Juez Titular del tribunal. Hechos que se habrían extendido durante 16 años.

“Afirmamos que hemos sido víctimas y hemos visto directamente tocaciones, encerronas y actos de abuso sexual (…) que se realizan al interior de nuestro lugar de trabajo, hasta antes de salir a causa de la pandemia, y cuyo autor es un Juez de dicho Juzgado”, se lee en el documento dirigido a la Corte Suprema, al que tuvo acceso exclusivo este medio.

Actualmente, las denunciantes serían cinco funcionarias, las que han sido llamadas a declarar durante los últimos días.

Según un testigo clave del caso, Barría manoseó los senos de una funcionaria en un ascensor, tocó la entrepierna de una alumna en práctica y agarró la ropa interior de otra trabajadora.

Debido a la gravedad de las denuncias, se inició un sumario administrativo en contra del Juez, ordenado por la Corte Suprema, el que comenzó a ejecutarse los primeros días de agosto. Este proceso fue confirmado por la Corte de Apelaciones de Rancagua, quienes respondieron tras el primer reportaje publicado por nuestro medio sobre las denuncias hacia Barría.

“Recibida la referida denuncia y actuando con la transparencia que nos mandata la ley, de inmediato esta Iltma. Corte de Apelaciones envió los antecedentes del caso a la Fiscalía Judicial de este tribunal de alzada a fin de realizar la investigación disciplinaria correspondiente, quien ya está efectuando las diligencias pertinentes para su esclarecimiento”, comentaron en el documento emitido el lunes siete de septiembre.

Sin embargo, a pesar de existir un sumario administrativo el Juez Titular del Juzgado de Garantía de Rancagua continúa en sus funciones, incluso sigue trabajando con las mismas mujeres que lo han denunciado o han declarado en contra suya. Lo cual llama la atención de las denunciantes, puesto que un funcionario sujeto a sumario interno debe ser suspendido de su cargo, mientras dure el proceso.

Luis Barría

-Él sigue trabajando y con su poder (…) No hicieron nada, incluso en la página del Poder Judicial salió una entrevista de la Corte de Apelaciones a Luis Barría. Fue un lavado de imagen antes de todo-, explica un ex funcionario del tribunal, y quien solicitó mantener su nombre en reserva.

La Corte de Apelaciones de Rancagua también publicó a través de su canal de Youtube, una entrevista realizada al Juez Luis Barría el lunes 24 de agosto y durante el sumario, donde explicaba las funciones de un Juzgado de Garantía.

“Es grato estar con usted, una persona que es muy querida por lo demás por los medios de comunicación”, afirmó Cristián Aránguiz, periodista de la Corte de Apelaciones de Rancagua al inicio de este video.

Las redes de Barría

Luis Barría es conocido por su trabajo en diversos casos de connotación mediática como Caval y la formalización al ex canciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo, por el delito de violación.

También su relación de amistad con funcionarios estratégicos de la Corte de Apelaciones y algunos ministros, habría influido para que continuara en sus funciones a pesar de del sumario y para que muchas denuncias en su contra se mantuvieran en silencio.

Por ejemplo, tres fuentes consultadas para este reportaje confirmaron que las funcionarias afectadas hicieron un reclamo a la administración del recinto, y a esta le habría bajado el perfil.

“Rodrigo Valenzuela, jefe de administración del juzgado, nunca oficializó ni formalizó los reclamos que se realizaron de forma verbal por este tipo de comportamiento”, comenta un funcionario del Juzgado, quien pidió resguardar su identidad. Aquel reclamo ocurrió en febrero de este año.

Un ex trabajador explica que esta protección se debería a la relación de amistad que existe entre Barría y Valenzuela, la que se forjó por los años que han trabajado juntos, pero también porque el Jefe de la Administración necesita del apoyo de los jueces para tomar decisiones en el tribunal, ya que el Juez fiscaliza el trabajo y desempeño del administrador, por ende, Luis Barría es el máximo soporte de Valenzuela en el Juzgado. El administrador habría recibido reclamos de funcionarias por el acoso sexual del Juez desde el año 2006.

-La administración tenía conocimiento de las denuncias. Al saberlo, debió comunicárselo al Comité de Jueces o a la Corte de Apelaciones porque es el ente superior de los jueces. Él estaba obligado a hacer la denuncia a la Corte-, relata.

Su testimonio fue avalado por otras dos fuentes, quienes reconocen la amistad entre ambos dentro del tribunal.

Según antecedentes recabados para esta investigación, la protección hacia Luis Barría, trasciende incluso hasta la Corte de Apelaciones de Rancagua.

El ministro Pedro Caro, quién asumió como nuevo presidente de la Corte de Apelaciones de Rancagua en marzo del 2019 sucediendo en el cargo a Michel González, aparece como uno de los más cercanos a Barría.

El 15 de noviembre del 2019 un ex funcionario del Juzgado de Garantía de Rancagua (durante una declaración cuando compareció por otro caso), denunció ante Pedro Caro que el Juez Luis Barría acosaba sexualmente a las funcionarias del tribunal.

Esta no fue la única denuncia interpuesta ante Pedro Caro sobre los casos de acoso sexual de Barría. Dos días después, un trabajador (quien también compareció por otra causa), realizó una declaración frente a Caro, confirmando la denuncia de acoso sexual hacia este Juez.

Ambas declaraciones fueron archivadas en una carpeta investigativa que fue enviada a la Fiscalía Metropolitana Sur en febrero del 2020, en vista de una investigación administrativa en contra de un ex funcionario del Juzgado de Garantía de Rancagua.

A pesar de existir dos denuncias, Pedro Caro no realizó ninguna investigación por tales hechos. Una de las razones más importantes sería su cercanía con Luis Barría.

-Barría tenía una forma bastante peculiar de obrar, en el sentido que indirectamente asumía que cometía sus actos, pero al mismo tiempo infundía temor, al ser arrogante, aludiendo que tenía amistades en la Corte, específicamente Pedro Caro y Michel González-, relata un funcionario del Poder Judicial de Rancagua, quien pidió reserva de su identidad.

Corte de Apelaciones de Rancagua.

Lo anterior también fue aludido en la denuncia anónima de las funcionarias del Juzgado.

“Tenemos temor porque este juez continúa con dichas conductas en forma impune y no obstante haberse informado a actuales Ministros de la Corte de Rancagua como Sr. González y Sr. Pedro Caro, estos nada han hecho por las relaciones de amistad que tienen con el Juez Barría Alarcón”, se explica en la denuncia.

Según víctimas y testigos del caso, la protección desde la Corte de Apelaciones de Rancagua quedó en evidencia al nominar como instructora del sumario a Natalia Rencoret Oliva, jueza del Segundo Juzgado Civil de Rancagua y colega de Luis Barría, puesto que Rencoret fue ministra interina en el caso del Juez Pablo Aceituno -acusado de acoso sexual en el Primer Juzgado de Letras de San Fernando- quien votó en contra a que fuese sancionado.

-Me sorprendió y me chocó saber que ella sería la que estaría a cargo de la investigación del Juez Barría, ya que ella es jueza y él es juez, es una relación totalmente horizontal. Me pregunto con qué imparcialidad va a tomar una postura para eventualmente sancionarlo, siendo que también fue ella quien propuso, junto a otro ministro, que se le rebajara la sanción a Aceituno, proponiendo dos meses de suspensión-, comenta una testigo clave en el caso de Pablo Aceituno, quien pidió resguardo de identidad.

En febrero del 2020, la Corte Suprema sancionó a Pablo Aceituno y fue trasladado al Juzgado de Letras y Garantía de Porvenir. En tanto la víctima aún no recibe el apoyo psicológico dictado en la resolución final.

-Hay una postura de proteger a los jueces acosadores, algo así como una defensa gremial, son casi intocables, yo lo veo como un acto de protección, y no solo de aquí de la Corte de Apelaciones de Rancagua sino que también de la Corte Suprema, ya que en el caso del Juez Aceituno de 21 ministros, solo cinco votaron por sacarlo, y optaron por trasladarlo y sigue trabajando con mujeres-, explica la misma testigo.

Durante la última semana, las denunciantes en el caso de Luis Barría,  han estado más nerviosas de lo normal, luego de comprobar que a pesar de que las denuncias se dieran a conocer de manera pública, el juez continuó ejerciendo sus funciones al interior del tribunal, el que en la actualidad está bajo el modo de teletrabajo.

Además, recibieron la noticia de que la fiscal judicial a cargo del caso, Natalia Rencoret, instruyó que en el sumario solo se investigarán hechos acontecidos hasta hace dos años, lo que dejaría fuera otras denuncias.

-Estamos todas muy nerviosas y muy dolidas, por el trato recibido, puesto que la fiscal cuando ha tomado declaraciones no les ha dado la calidad de víctimas, y por lo tanto las ha privado de pedir diligencias o medidas cautelares. Él sigue trabajando y es como si nada hubiese pasado, y desde la administración y la Corte, solo hemos recibido el comunicado oficial, nada más-, confiesa una de las funcionarias.

En tanto, las denunciantes esperan remover a la fiscal judicial del caso, puesto que no ha realizado una investigación exhaustiva, además de que pese a las denuncias, aun no declaran todas las mujeres afectadas.

Finalmente, algunos funcionarios del Tribunal han denunciado amenazas.

Un trabajador relató haber recibido un audio de WhatsApp con una amenaza de muerte hacia él y su familia, debido a su cercanía con una de las víctimas que declararon en contra de Luis Barría.

En el audio -al que tuvo acceso este medio-, se escucha a un sujeto exigiendo que deje de molestar, porque de no hacerlo sería baleado junto a su madre.

*Nota de la redacción: Debido a la denuncia anónima publicada por este medio, el sumario administrativo en contra del Juez Luis Barría Alarcón se extendió por 30 días más, investigación que lleva a cabo Fiscalía Judicial.

Este medio intentó comunicarse con Luis Barría Alarcón, sin recibir respuesta hasta la publicación de este reportaje.

Total
238
Shares
1 comment
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts