La prevención y las políticas Seropositivas desde quienes vivimos con VIH

La prevención y las políticas Seropositivas desde quienes vivimos con VIH

¿Qué le decimos a les jóvenes que nos escriben recién diagnosticades que sienten culpa, miedo y asco? ¿Les decimos que son un virus y que la gente debe cuidarse de elles?, porque al menos eso da a entender este mal intento de campaña de una organización que dice velar por los derechos de homosexuales, obviando el VIH; y de una institución pública de la juventud que no escucha a los jóvenes.

Señora Directora:

El 28 de julio del presente año, comenzó a circular una imagen que comprende un intento de campaña de prevención del Virus VIH e ITS. En ella, se muestra en un plano detalle, el rostro de 10 hombres con la frase “Uno de ellos vive con VIH/SIDA. ¿Con cuál no usarías condón?” Ante esto, es importante destacar algunos aspectos.

  • Las personas que vivimos con VIH y que tomamos nuestro tratamiento antirretroviral, (TARV) logramos un estado de indetectabilidad, lo que significa que no podemos transmitir el virus. Indetectable es igual a intransmisible (I = I). Esto ha sido avalado por los estudios internacionales PARTNER 1 y 2. Por otro lado, la campaña no hace diferencia en lo que significa vivir con VIH y tener una condición de Indetectabilidad, con la etapa SIDA del mismo virus, esto genera que se preserve los estigmas sociales asociados al VIH ya que no diferencia de una condición con una enfermedad.
  • El condón, como cualquier otra herramienta de prevención, sólo es útil si tenemos la suficiente información sobre nuestra sexualidad y el correcto uso que podemos darle. Proporcionar esta barrera de protección sin educar de forma adecuada es ineficaz, es necesario contar con la información respectiva. Para poder obtenerla, debemos tener una política de Educación Sexual Integral que hemos empujado como CEVVIH, la que integre la afectividad y sexualidad como parte de nuestro ciclo vital y permita una educación acorde a la edad, realidad y pertinencia de la información basada en evidencia.
  • Exponer sólo a 10 hombres mantiene la invisibilización constante que sufren las mujeres seropositivas en Chile. Al año 2018 significaban el 19% de las personas vinculadas al sistema nacional de salud (SNSS). Se deja de lado una realidad que viven más de 6.000 compañeras y que han denunciado constantemente la nula entrega del condón vaginal, así como también, los comentarios discriminatorios sufridos a la hora de solicitar la realización del test sin estar embarazadas.
  • En el actual contexto país, si alguien vive o no con VIH no debería ser la urgencia de una campaña, así como para nosotres, la urgencia es el acceso efectivo a los servicios de salud. De Marzo a la fecha hemos orientado a más de 110 personas respecto a dudas que los hospitales no son capaces de responder debido al colapso. También hemos trabajado en coordinación con FASIC para el apoyo a migrantes y refugiados, así como con el Plan nacional de VIH para resolver casos urgentes de población vulnerable que debido a diferentes barreras impuestas para contener los contagios del virus Covid-19, no han podido acceder a su tratamiento, vacunas, test de diagnóstico o controles médicos. En esa misma línea le hemos acercado el tratamiento a más de 23 personas en diferentes meses y hemos lanzado una campaña de adherencia al TARV, junto con una campaña para la entrega de tratamiento multi-mes.
  • Esto último, la dispensación multi-mes de TARV –al menos para 3 meses– ha sido una recomendación emanada desde ONUSIDA, y que se ha transformado en una campaña levantada por diferentes organizaciones con trabajo en VIH, junto con la divulgación de información correcta sobre COVID–19 y VIH ante la total incertidumbre que teníamos desde el ministerio de salud.

Finalmente, ¿qué le decimos a les jóvenes que nos escriben recién diagnosticades que sienten culpa, miedo y asco? ¿Les decimos que son un virus y que la gente debe cuidarse de elles?, porque al menos eso da a entender este mal intento de campaña de una organización que dice velar por los derechos de homosexuales, obviando el VIH; y de una institución pública de la juventud que no escucha a los jóvenes.

Creemos que ya no es el momento en que los “expertos” hablen por quienes vivimos con VIH. Nosotres tenemos la capacidad, vivencia y experiencia acumulada para realizar campañas de prevención desde los jóvenes para los jóvenes.
En esta línea, estamos disponibles para apoyar cualquier iniciativa de manera vinculante que permita velar por la no discriminación y entrega de información basada en evidencia, no en prejuicios.

Círculo de estudiantes viviendo con VIH

(AJP–CEVVIH) @Cevvih

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *