La noche y el día: la enorme brecha entre matinales y espacios de debate en la TV

En dos días han pasado muchas cosas. La clase política ya se articula y moviliza con la mira puesta en el sillón presidencial. Los partidos políticos corren en círculos en la búsqueda de un representante entre tanta porquería disponible. Y es tanta la ausencia de liderazgos que hasta se ha dado el milagro de la resurrección: Pablo Longueira reaparece, declara que votará apruebo y se autodenomina el primer candidato a la constituyente. Las patitas. En la vereda contraria, Daniel Jadue se abre a la posibilidad de una eventual candidatura presidencial. Evelyn Matthei y Joaquín Lavín figuran en la misma dirección, pero por rutas diferentes. Y cerramos con el debate entre Diego “impresor de videos” Shalper y Pablo Vidal.


Ustedes eran muy jóvenes, pero Pablo Longueira fue uno de los tantos políticos corruptos que dieron a luz una de las leyes más corruptas de la historia de Chile: la Ley de Pesca. Ley que desde sus bases fue escrita casi al dedillo por quienes se verían principalmente privilegiados. Al igual que Iván Morerira (aka “raspado de olla”), también fue sobreseído por financiamiento ilegal por parte de SQM, ya que “curiosamente”, el principal persecutor –Servicio de Impuestos Internos– no presentó cargos. Dentro de los milagritos de esta pauta de no abrir fuego, también entra Pablito Zalaquett, con lo que la dupleta de estrella UDI/Soquimich se levanta de entre los muertos para seguir en la política, uno por la constituyente y el otro por Vitacura. Un insulto a nuestra inteligencia, por cierto.

No obstante, las vitrinas que han tenido los referentes políticos de un lado y otro han abierto una zanja enorme y profunda entre la sustancia y el show. Los matinales están obligados a tener la noticia de moda, razón por la que el caso de “Nanito” Calderón estuvo tanto tiempo y en cadena nacional. Nos puede gustar o no la noticia, pero el fondo de este debate nos dejó grandes reflexiones: la justicia no aplica del mismo modo para moros y cristianos, así como también que a través de Whatsapp son todos amigos. “¡Son todos narco!”, dice la canción.

De domingo a lunes hubo una tormenta de información política que resulta complicado encontrar de donde sujetarla, pero le haremos empeño: los matinales y los programas de debate se han divorciado a tal punto de diferenciarse, que casi podríamos decir que pasó Cubillos con Allamand y los miran sonrojándose. En contadas excepciones, como lo que intenta sostener Julio César Rodríguez en CHV, se dan instancias en las que podemos ver como sonríen o se desfiguran rostros de los actores y actrices políticos según el tópico en conversación. Pero más allá, está peludo.

El domingo hubo un doble impacto. Así como si se tratase de una batalla en parejas de la lucha libre, La Red en su programa Pauta Libre y CHV/CNN con Tolerancia Cero entregaron momentos importantes a destacar. Teniendo como invitada a Jacqueline Van Rysselberghe, el programa de La Red tiene un lujo del periodismo femenino: la terna Mónica González, Mirna Schindler y Alejandra Matus (vía telemática), con la moderación de José Antonio Neme. Además de escuchar las motivaciones de la presidenta de la UDI – partido con más causas y militantes perseguidos por corrupción– para estar a favor del rechazo y de la “movilización” de camioneros, entre otras causas con sensibilidad social tan propia de la derecha.

El punto de partido se lo lleva Mónica González, cuando emplaza a la senadora que se toma un vinito en cama mientras ejerce su labor en el Congreso, puesto que le enrostra su relación con Jaime Orpis y su vinculación directa con la Ley de Pesca (sí, la misma que lanzó al estrellato a Pablo “Lázaro” Longueira).

Más tarde, en el segundo capítulo de la temporada 2020 de Tolerancia Cero, tuvieron de invitado a Daniel Jadue, alcalde de Recoleta. Matilde Burgos fue la moderadora del panel que estará cada 15 días protagonizando el debate: Macarena Lescornez (The Clinic), Daniel Mansuy (SIGNOS) y Daniel Matamala. La conversación giró en torno a la eventual candidatura presidencial de Jadue. Pasando punto por punto desde lo que significaría la posibilidad de tener un presidente comunista, continuando con el por qué de la ausencia del Partido Comunista en el “Acuerdo Por la Paz”, siguiendo por el inconsciente colectivo impuesto sobre la posible representatividad que podría tener el Partido Comunista en el balotaje –dándose el espacio para hasta bromear con que “hasta el momento, nadie se ha comido una guagua en su comuna”– hasta qué tipo de propuestas tendría como pilares de su campaña.

Lo que se le ha criticado constantemente al alcalde Daniel Jadue ha sido la destemplanza en sus participaciones televisivas, siendo superado en algunas ocasiones por excesiva vehemencia en sus declaraciones y un tono irónico de emplazamiento a quienes le ofician de interlocutores. Sin embargo, la versión que tuvo lugar en Tolerancia Cero destacó por superar aquellas críticas. Si hay algo que no se le puede adjudicar a Jadue es el mote de no estar preparado, porque el tipo no come vidrio.

Lo que hay que reconocer es que aparentemente la posibilidad de posarse en el sillón presidencial le está dando una oportunidad de mejora en el mensaje y en el alcance que este podría llegar a tener. Daniel Jadue estuvo sólido y claro, poniendo sobre la mesa temáticas de gran relevancia como el reconocimiento de los pueblos originarios, la modificación de los fondos previsionales y sus diferencias sustanciales con el eterno candidato presidencial, Joaquín Lavín.

Tras un domingo noticioso, era de esperar que hubiese un equilibrio de las fuerzas, y es ahí donde vimos a primera hora dos imágenes que ciertamente quisiéramos borrar, pero no podemos: la rigidez de Evelyn Matthei en Bienvenidos y el nuevo oficio –a la larga lista existente en su currículum– de Lavín como notero de Contigo en la Mañana en CHV. Por una parte, en el canal de Luksic la presencia de Evelyn en el estudio tuvo como interlocutores a los siempre serviles Polo Ramírez, Amaro Gómez-Pablos y Tonka Tomicic. La puesta en escena del matinal iba con claros esfuerzos a una suerte de lanzamiento de campaña presidencial de la alcaldesa de Providencia. Sin embargo, todo se diluye cuando aparece en pantalla una muy venida a menos Raquel Argandoña, quien rompe en llanto tras darle la palabra en su retorno a la tevé, tras el numerito familiar.

Pero la mañana siguió siendo noticia y tuvimos a Joaco Lavín tapando bocas de que no tiene calle (?). Claro que la tiene, ¿o acaso Isidora Goyenechea, Presidente Riesco y Apoquindo no son calles? ¡Qué exigentes que son! Bueno, la cosa es que micrófono en mano y por un largo espacio televisivo, tuvimos al que nos sale hasta en la piscola candidato UDI, supernumerario, pinochetista y Chicago Boy, con su piel de oveja, pareciendo amoroso y simpático para las cámaras.

Finamente, la noche del lunes corona con el debate #AprueboRechazoMV de Mentiras Verdaderas de La Red. Protagonizan los diputados Diego Shalper y Pablo Vidal. RN vs. RD. No nos vamos a referir al aspecto de ambos, porque no corresponde, así es que omitan ese detalle y no se fijen ¿queda claro? De lo que sí nos vamos a referir es como Vidal sepultó las aspiraciones de su contraparte con frases como estas: “Esta Constitución es el dique de contención que privilegia a las grandes empresas para ejercer negocios”, “Espero te escuchen las comunidades de Til Til o Petorca que no tienen agua para beber, por culpa de empresas beneficiadas por esos derechos” y rematarlo con “¿Por qué no hacemos mejor un congreso unicameral? Es más barato, más expedito y más representativo”.

Shalper, en cada intervención de Vidal, no escatimó en risas burlescas, contraargumentar desde el emplazamiento y repetir un discurso evidente. Muy por sobre otras ocasiones, el diputado frenteamplista Pablo Vidal estuvo soberbio en sus argumentos, se mantuvo impertérrito ante la constante provocación de Shalper y demostró una distancia enorme en preparación para el momento con su par.

La Red está haciendo bien las cosas en materia de posicionar el debate y realizar periodismo de calidad. Los canales de las grandes ligas están en deuda literal y metafóricamente. Los matinales no son el mejor espacio para informarse, pero el deseo por figurar y los casos que adquieren algún grado de connotación preponderante de interés público, van dejando ciertas joyitas a las que hay que estar atentos. La Red está poniendo bien las lucas, porque mientras los canales más importantes tienen que verse obligados a informar poniendo en su parrilla post matinal a los noticiarios, el canal que tiene a Pauta Libre y a Mentiras Verdaderas se da el lujo de seguir con Mujer, casos de la vida real y El Comisario Rex. Total, la pega ya está hecha.

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.