“La justicia no hace nada, es indolente”: Abandono, revictimización y clasismo en el caso de Ángela González

Ángela González

Solo una semana alcanzó a estar en prisión Juan Zamorano Álvarez, el responsable del atropello que le causó la muerte a Ángela González el pasado 30 de marzo. Hoy, tras una audiencia de apelación que no fue informada a la familia de la joven, la corte le otorgó la libertad, quedando solo con arresto domiciliario. Conversamos en exclusiva con Cristián González, padre de Ángela, quien nos señala el dolor y la rabia que le causa esta resolución.


La mañana de este jueves 8 de abril, de casualidad la familia de Ángela González se enteró que la defensa de Zamorano Álvarez había solicitado una audiencia a la Corte de Apelaciones de Santiago para conseguirle la libertad. Instancia que, curiosamente, la Fiscalía no le informó a la familia González Aros, privándolos en su derecho de participación y de ser escuchados frente a la causa del sujeto que atropelló a la joven causándole la muerte.

Según señala el documento de la 11ª Sala, en una votación de dos contra uno la Corte revocó la resolución del Juzgado de Garantía de Colina –que mantenía al acusado en prisión preventiva mientras durara la investigación–, indicando “que no existen antecedentes calificados que permitan sostener que la libertad del imputado Juan Eliecer Zamorano Álvarez constituya un peligro para la seguridad de la sociedad”, decisión basada en que el acusado no tenía antecedentes previos y “por las circunstancias especialmente particulares en que tuvieron lugar los acontecimientos”. De esta forma, pese a las agravantes que pesan sobre el accionar fatal de Juan Zamorano, según varios testigos del caso, quedó solo con arresto domiciliario y arraigo nacional.

La justicia indolente

“Estamos devastados”. La voz de Cristián González, padre de Ángela, se escucha cansada y quebrada, y no es para menos. De la noche a la mañana, le arrebataron la vida de su hija. También se puede sentir su dolor y su rabia a través del teléfono.

“Con esta noticia que nos acabamos de enterar, que salió en libertad este imbécil, volvimos a quedar mal… mal, mal, mal. Estábamos un poco más tranquilos ya con el paso de los días, recuperándonos, mi niña ya estaba descansando, la niña (hija de Ángela) “está bien”, pero nos llegó esto… Y más encima la Fiscalía no hizo nada, no nos informó nada”

Cristián González

Entre el tormentoso proceso de trámites funerarios y el duelo personal que está enfrentando como padre, Cristián no tenía mayor conocimiento de los detalles legales del caso. Tampoco había existido un acercamiento de parte del fiscal. Esta falta de comunicación indica el abandono en el que se dejó a la familia oriunda de Colina, por lo que caen las dudas sobre la Fiscalía en su intención de esclarecer y buscar la verdad de un caso que tuvo alta connotación pública tan solo hace una semana en el contexto de memoria en que se dio, como lo fue el pasado Día del Joven Combatiente y que tiene que ver la percepción de la pérdida de credibilidad en las instituciones desde el estallido social.

Es por esta razón que resulta aún más cuestionable la resolución de dejar en libertad a Zamorano Álvarez, decisión que no viene sino que a revictimizar a una familia ya golpeada con el trato indiferente del Ministerio Público, al no comunicarles sobre la audiencia de apelación, negándole el derecho como víctimas al acceso a la información y de ser oídos, además de establecer un trato digno y de acceso a la justicia.

“Justo hoy íbamos hacer los trámites de los poderes para empezar todo el proceso de la querella y nos encontramos con que este mal nacido pidió la libertad y se la dieron. O sea, la justicia no hace nada, es indolente. Lo único que les interesa es la plata. Él debe haber pagado, porque estaba con arresto hasta que terminara la investigación, y no duró ni una semana adentro y quedó libre”.

Cristián González

“Me impresiona mucho la falta de interés en un caso que refleja tanto lo que significa el despertar social desde la revuelta de octubre de 2019, de una mujer feminista, activista, defensora de los derechos humanos y que es asesinada en atención a eso”, comenta la abogada Karinna Fernández, quien recién hoy pudo tomar el caso junto a su equipo jurídico compuesto por los también abogados Renata Villamán y Fernando Monsalve.

“Hoy mismo escribiremos a Fiscalía para solicitar una audiencia y vamos hacer las gestiones y presentación de la querella. Con el equipo estamos discutiendo si será por femicidio u homicidio calificado. Es súper complejo que el sujeto vuelva a prisión preventiva, porque la corte ya estableció que no era un peligro para la sociedad en una formalización de homicidio simple. Nosotros rechazamos esta idea y me extraña que la Fiscalía no observe que acá hay un delito con un grave enfoque de género. Ahora nosotros vamos a tener que luchar por una formalización por un delito más grave que es el que nosotros creemos que se configura: homicidio calificado o femicidio”.

Karinna Fernández

Respecto a esto último, Fernández nos señala que el contexto del asesinato de Ángela cumple absolutamente con los requisitos de un femicidio, querella que no se pudo realizar con anterioridad al no contar con el audio de la primera audiencia de fiscalización, ni los antecedentes de la causa, ni la carpeta investigativa del fiscal.

“Vamos a presentar un escrito para el embargo de los bienes de este mal nacido y de ahí seguir el proceso, y cómo podemos enfocar esta desgracia como homicidio calificado y no como homicidio simple como está actualmente caratulado. También los abogados están estudiando la posibilidad de estipularlo como femicidio”, replica con firmeza el padre de Ángela.

Las respuestas de la Fiscalía

Desde la Fiscalía Provincial Chacabuco, quienes llevan a cabo la investigación por el asesinato de Ángela González, señalaron que “no se incluyó perspectiva de género en el alegato debido que el imputado tiene el dolo homicida contra el grupo. Acá, lamentablemente, quien fallece es una mujer, pero podría haber muerto un hombre, un niño o varias personas debido a que la acción, el acto homicida, es contra el grupo”.

A pesar de que se comprobó el dolo homicida contra un grupo, según señaló Fiscalía, a Juan Zamorano, empresario agrícola, se le cambiaron las medidas cautelares por no ser considerado por los magistrados un peligro para la sociedad y, además, sin notificar de la audiencia a la familia de Ángela. La Fiscalía señala que no se contactó a los familiares debido a que “se fija rápido la audiencia una vez que apelan y debido que el imputado está preso, se ve antes en la corte. Por eso no se le alcanza a informar, es de un día para otro”.

Finalmente, desde la Fiscalía también señalaron que, si bien la familia de Ángela no fue informada de esta apelación, “ellos ya fueron derivados a la Unidad de Víctimas y Testigos para que les den más atención. Además, si necesitan información directa del fiscal, que lo soliciten y él los puede atender y explicarles las dudas que puedan tener”.

“La justicia se mueve por plata”

Leslie Cárdenas, amiga y compañera de Ángela González en el Grupo Feminista Autoconvocado de Colina, señala que se cambiaron las medidas cautelares de Juan Zamorano “por plata. Todos sabemos que la justicia se mueve por plata. Al loco lo trasladaron de Colina II de la noche a la mañana y ahora, de repente, la familia se entera así, y nosotras también. Esto nos deja mal”, señala con la voz quebrada.

Para Cristián, la rabia de esta situación es mayor debido a las circunstancias en que se ha dado la situación de Zamorano Álvarez. “Para lo legal, él se entregó voluntariamente, pero lo hizo porque ya estaba acorralado por investigaciones, y si lo pillaban, ahí hubiese sido más grave”, advierte.

“Me gustaría usar este espacio que ustedes nos dan para hacer ver que la justicia, una vez más, no hace nada. Son indolentes, solamente los mueve la plata, no ven más allá, no ven la pérdida de una hija, porque a ellos no les ha pasado, entonces no entienden este dolor, que solo crece al saber que el asesino de Ángela no alcanzó a estar una semana en la cárcel y ya está en libertad, está en su casa disfrutando con su familia, mientras nosotros estamos devastados… les da lo mismo, no tienen corazón… no sé, no tengo palabras para eso”. 

Cristián González

Pese a la impotencia de Cristián, a su rabia contra el sistema judicial y a la pena profunda por la pérdida de su hija, igual guarda un atisbo de esperanza que la sociedad, esa por la que su hija luchó y se manifestó hasta su último día de vida, le de un grado de tranquilidad y paz. “Solo espero que la justicia haga algo, porque no puede quedar impune este asesinato, porque eso fue”.

Total
64
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.