La incansable búsqueda de justicia por parte de la familia de Kevin Gómez, joven asesinado por un militar el 20 de octubre de 2019

Conversamos con Víctor Briceño (42) hermano mayor de Kevin acerca de la infancia, vida y muerte del más pequeño de la familia. Se devela el crudo testimonio del asesinato por la espalda a Kevin Gómez por parte de un militar en Coquimbo durante el estallido social, la impunidad y la larga espera por justicia. Aquí profundizaremos en la historia de Kevin y la lucha por justicia de su familia.


La noche del domingo 20 de octubre de 2019, Kevin Gómez (24) fue asesinado por el militar Cristián Isaac Care Care. La explicación del uniformado es tanto insólita como devastadora: confundió una bolsa con ropa que llevaba el joven con un artefacto explosivo y por eso le disparó un escopetazo por la espalda que acabó con su vida pocos minutos más tarde. Ese mismo día, pero más temprano, la familia de Kevin, como todos los domingos, almorzó con todos sus integrantes en la mesa. El día domingo era sagrado y siempre se reunían para conversar y almorzar, esto poco a poco se transformó en una tradición.

Kevin salió ese domingo de su casa poco antes que comenzara el toque de queda. Nadie se dio cuenta de esto. Luego hubo un llamado, en donde el joven señalaba “que no se preocuparan”. Posterior a esto, no supieron nada más de él hasta el martes. Su familia pasó cerca de 30 horas sin noticias sobre el paradero de Kevin. Apenas acabó el toque de queda del 20 de octubre, comenzó una búsqueda frenética que los llevó a centros hospitalarios, comisarías e incluso el Servicio Médico Legal. Nada arrojaba pistas de lo ocurrido. La búsqueda terminó el 22 de octubre y el resultado fue devastador: Kevin había sido asesinado.

Conversamos en forma extensa con Víctor Briceño (42) hermano mayor de Kevin acerca de la infancia, vida y muerte del más pequeño de la familia. De relato, se desprende además el crudo testimonio de la lentitud del caso en términos judiciales, las diligencias trabadas por meses y los informes que aún ni siquiera están listos, todo esto traduce en una larga espera de justicia que, una vez más, como en tantos casos de asesinados en el contexto del estallido social, pareciera no existir.

Kevin llegó cuando tenía 2 años a la vida de Víctor y su familia. A pesar de no ser un hermano de sangre, era uno más de la familia, al igual que todos los demás, y así se lo demostraron todos los miembros del núcleo familiar, quienes lo amaron, cuidaron y lo vieron crecer. Kevin era hijo de una prima de Víctor, pero por circunstancias de la vida creció en la casa de los Briceño, siendo parte de ellos, la alegría del hogar, el regalón.

Víctor recuerda que Kevin era un chico bien alegre, le gustaba la música, él era el tambor mayor de una banda de guerra y participó en varios eventos junto a su banda alegrando a la gente con su música. Además, estaba muy interesado con el tema de operación de maquinaria pesada y realizó un curso al respecto. Cuando lo asesinaron él se encontraba trabajando en una empresa de maquinarias.

Además de su trabajo y gusto por la música, Kevin ayudaba a su pareja a criar a su hija. La relación era de mucho apoyo, recuerda Víctor. Todo lo anterior se quebró en un disparo, una bala y varias decisiones políticas.

¿Cómo vivieron el 18 de octubre como familia?

-Nosotros somos una familia bien unida, yo no vivo con mis papás, pero por lo general paso día por medio acá. Los domingos son sagrados, siempre nos juntamos. Lo que pasó ese día, 18 de octubre, lo veíamos bien lejos, porque claro, siempre muestran noticias de Santiago. Nosotros estábamos bien lejanos a eso, al menos yo, con 40 años sin mucho que poder pelear y eran los jóvenes quienes estaban peleando para su futuro. De todas formas, se le bridaban todo el apoyo a la gente que estaba reclamando sus derechos, de todas formas, yo un poco cobarde.

En Coquimbo no se dieron los hechos hasta el día 19 y 20 recién. Yo, la verdad, no sabía si Kevin estaba muy de acuerdo o no. De todas formas, con las marchas y la reacción que tuvo la gente me imagino que todos estábamos muy de acuerdo con lo que estaba realizando la gente en ese momento.

Como habías mencionado, para ustedes como familia los domingos es un día sagrado para el encuentro y fue precisamente un día domingo donde un militar asesinó a Kevin por la espalda, ¿recuerdas cómo fue ese día?

-Sí, nosotros nos juntamos en la casa ese día, como te decía, los domingos son sagrados para nosotros. Mi hermana vive en la casa de mis papás con su familia y Kevin también vivía acá con su pareja y su hija.

Ese día estuvimos toda la tarde juntos, almorzamos, vimos noticias para saber qué estaba pasando, viendo las barricadas. Buenos, nosotros vivimos en el sector alto de Coquimbo y eso nos permite ver, prácticamente, toda la ciudad. Vimos muchas humaredas por el tema de las barricadas. Yo le había mencionado a Kevin el sábado que habían declarado el toque de queda y que no saliera. Nosotros lo conversamos el sábado y el domingo. La tarde del 20 de octubre se acercaba el toque de queda y yo debía devolverme a mi hogar y nuevamente le repetí que no saliera, que se quedara en la casa, que no saliera a la calle, que no fuera a visitar amigos y ese tipo de cosas.

¿Tú sabes por qué Kevin salió esa noche?

No, no sé. Mira, en esos momentos previos, a Kevin le sonaba mucho el teléfono, mucho, mucho. No paraban de llegarle mensajes y de un momento a otro desapareció. La casa de mis papás es de dos pisos con salidas independientes y nosotros pensábamos que había subido al segundo piso y que estaba en su pieza y cuando su pareja lo fue a buscar él ya no estaba. Comenzaron a llamarlo para saber dónde estaba, qué pasaba, y la única respuesta fue que ya volvía y que no se preocuparan.

Kevin no tan solo no contestó más su celular, sino que nunca volvió a su casa. La ausencia del menor de la familia hizo que todos se movilizarán en su búsqueda un par de horas después de no saber más de él. Víctor continúa su relato:

El 21 de octubre mi hermana me llamó en la mañana, ella se iba a su trabajo y yo, como me desempeñaba en faenas por turnos, me encontraba en mi descanso. Ella me llamó para decirme que Kevin no había llegado a la casa. En ese momento, yo iba en la locomoción colectiva y en la radio anunciaron que habían asesinado a un joven en el centro de Coquimbo. Yo, por instinto, me levanto y me voy directamente al hospital, sin preguntar nada, me voy directamente al hospital y comienzo la búsqueda todo ese día.

Hacemos una pausa. La pena que embarga a Víctor y su familia se puede transmitir a través de su voz. Kevin no tan solo era el menor de la familia, sino que, además, era la alegría del hogar y con él las risas, ahora tan distantes en el tiempo, nunca faltaron. La desesperada búsqueda de la familia de Kevin duró casi 48 horas.

El día lunes lo comenzamos a buscar porque no teníamos noticias de él. Su teléfono sonaba, sonaba y no encontrábamos respuestas. Lo llamamos toda la noche del domingo para el lunes y estuvimos todo el lunes buscándolo. Ese día fui a urgencias del Hospital de Coquimbo y no obtuve ninguna información, me mandaron a la PDI y ninguna información, de la PDI me voy al juzgado y ninguna información, luego a Fiscalía y ninguna información. Buscamos en las comisarías y no encontramos nada. Después me fui al Servicio Médico Legal y ahí viví una experiencia que jamás pensé que iba a vivir, ya que entré a reconocer tres cuerpos, de los cuales, gracias a dios en ese momento, ninguno era el de Kevin. Uno de los cuerpos que reconocí en ese lugar, y que me di cuenta después, fue el de Romario Veloz, otro joven asesinado por militares.

¿Cómo y cuándo descubrieron que a Kevin lo habían asesinado?

-Mira, lo buscamos todo el lunes, yo ese día fui dos veces al Servicio Médico Legal, en la mañana y en la tarde, ya que me habían dicho que había una persona N.N. en el lugar. Después en el Servicio Médico Legal me dijeron que en el hospital había un cuerpo sin identificar y vuelvo al hospital ya tipo 5 de la tarde y no me entregaron ningún tipo de información. Buscamos tanto ese día que nos dio el horario de toque de queda y nos tuvimos que devolver a la casa. El martes junto a mi hermana y gran parte de mi familia, nos dirigimos a la PDI a poner una denuncia por presunta desgracia y mientras me estaba entrevistando con el detective, la mamá biológica de Kevin se comunica con mi hermana que estaba justo detrás de mí. Ella llamó para decirnos que desde Fiscalía la estaban contactando y que necesitaban urgente hablar con ella y que la iban a mandar a buscar para que se presentara en el lugar. Mi hermana me mandó un WhatsApp para comunicarme todo eso. Yo en ese momento le pregunté al detective por qué razón estaban intentando contactar a la familia desde Fiscalía y él me responde que mejor vaya directamente al lugar.

En la Fiscalía nos cuentan la noticia, nos muestran la foto de Kevin y todo. El día que lo mataron andaba sin documentos y lo reconocieron por sus huellas dactilares casi un día después de que un militar lo asesinara.

Víctor comenta que apenas el detective les dijo que recurrieran a Fiscalía, él ya se había hecho la idea de que Kevin estuviera muerto. Su madre y hermana hablaron con el fiscal y no hubo ningún cuerpo que identificar ni reconocer, ya que en ese momento le mostraron la foto del carnet de Kevin. A pesar de que eso pasó hace más de 18 meses, aún no existe justicia ni atisbos de ella para la familia del joven asesinado.

Tras la muerte de Kevin sentimos mucha pena de haber perdido a nuestro hermano menor, solo podíamos sentir una inmensa tristeza porque nos quitaron a nuestro hermano. Después de un tiempo de asimilar lo que había pasado con Kevin, comenzamos a sentir rabia e impotencia por la inexistencia de justicia.

El nombre del militar que asesinó a Kevin por la espalda es Cristián Isaac Care Care, según él y como lo declaró ante un juez tan solo dos días después de dar muerte al joven, “iba sentado en la puerta trasera derecha del camión institucional, patrullando por una calle que no sé su nombre, cuando me percaté que, del interior de la tienda, por una puerta, venía saliendo un sujeto masculino joven. Vestía un polerón con cierre color gris, levantó ambas manos con un bulto que no logré precisar qué era… circunstancia en que sentí que me iba a agredir a mí o al equipo, por lo que efectué un disparo con mi escopeta marca Ryot repetidora calibre 12 mm, en dirección a dicho sujeto y al suelo”. Según señala el militar, que lleva 18 meses en prisión preventiva en el Regimiento 21 de La Serena, pensó que la bolsa que llevaba Kevin en sus manos eran explosivos y por eso lo asesinó con un disparo por la espalda.

La prensa dio a conocer, en octubre de 2019, que Care Care fue primer militar formalizado por homicidio en el contexto del estallido social. Sin embargo, aún no se realiza el juicio, a pesar de que él ya se declaró culpable de ser el asesino de Kevin. ¿Por qué crees que se ha tardado tanto la Fiscalía para cerrar el caso?

Hay muchas diligencias que se han solicitado, pero no se han realizado y todo eso para nosotros ha sido bastante tedioso. Bueno, nosotros sin ser conocedores del tema de leyes, pero hay videos, cámaras del municipio, el tipo se declara culpable, le retuvieron el fusil con el que disparó. Entonces, ¿qué más hay que investigar? Imagínate que nosotros nos informaron de la muerte de Kevin en Fiscalía y al mismo tiempo, al frente, en juzgado lo estaban formalizando.

Desde entonces él lleva 18 meses en prisión preventiva y se le ha negado 4 veces el cambio de medida cautelar por arresto domiciliario en forma unánime. Los jueces de la Corte de Apelaciones le han negado que salga de prisión preventiva porque lo consideran un peligro para la sociedad.

¿Cuál es tu opinión respecto a la versión que entregó el militar? A propósito de confundir una bolsa con ropa y pensar que era un artefacto explosivo.

Cómo él iba a atacarlo si le disparó por la espalda. Cuando Kevin sale de la tienda, él gira su torso y en ese momento le dispara a dos metros, a dos metros. Ellos iban en cuatro camiones, con más de 20 efectivos, ¿Cómo no iban a poder reducirlo? ¿Dónde está el tiro al aire? ¿Dónde está el detente? ¿Dónde está el para?

¿Tú crees que en la acción del militar influyó las declaraciones de Sebastián Piñera en donde señalaba que estaba en guerra? Ya que, lamentablemente, esto no se detuvo con la muerte de Kevin, al contrario, estos incidentes se masificaron y profundizaron.

Obvio, porque para mí él estaba dando chipe libre de hacer lo que quieran, que maten, mutilen. Mira, te vuelvo a ejemplificar con algo bien vano, la guerra, para mí, es arma con arma, igualdad de condiciones muchas veces. Muchas manifestaciones eran en forma pacífica. Sin embargo, los militares y Carabineros hacían lo que querían. No había ningún respecto por la vida, con los adultos mayores, con familias que salían pacíficamente a manifestarse con menores de edad. Ellos no tuvieron ningún respecto con nadie porque Piñera les dio carta libre para que hicieran lo que quisieran. La guerra que inventó Piñera contra su propio pueblo era muy desigual. En esta supuesta guerra que tenía Piñera en su cabeza era tan desigual que no hubo ningún muerto por parte de los agentes del Estado y todos los muertos fueron gente indefensa que salía a protestar.

Ahora, te hago una pregunta yo a ti, ¿qué hubiese pasado si hubiera sido Kevin quien le disparó al militar? ¿Estaría un año y seis meses en prisión preventiva mientras dura la investigación? ¿O estaría condenado?

Respondo a la pregunta de Víctor señalando lo que la historia ha demostrado, las diferencias sustanciales de “ejercer justicia” en el país. Probablemente, si hubiese sido Kevin quien disparó, él estaría condenado a cadena perpetua, con Ley de Seguridad del Estado de por medio y si hubiese llegado a juicio, ya que, en este escenario hipotético, los mismos militares que estaban esa noche presente pudieron haber matado a Kevin y después presentar esto como defensa propia.

Víctor señala que es precisamente a lo que iba él, de por qué tanta injusticia, por qué hay tanta desigualdad de condiciones o porque la mayoría de la gente que salió a protestar eran obreros y trabajadores.

A propósito de la justicia, ¿cuáles han sido las respuestas de La Fiscalía para no avanzar en el caso?

Lamentablemente, no existen las respuestas de Fiscalía. No hay ninguna respuesta. Lo único que supe, a través de nuestro abogado, que aún no tienen listo el informe de reconstrucción de esa y esa diligencia fue realizada en noviembre del año pasado. Ese informe aún no está listo y eso que han pasado seis meses.

¿Cuál es tu opinión respecto a la justicia de este país?

Yo creo que hay intereses políticos, en el caso de Kevin hay trabas por parte del ejército. Nadie ha querido realizar un sumario administrativo al ejército para saber quién fue el que dio la orden, si este tipo que asesinó a Kevin salió con la orden de salir a disparar. Nadie ha hecho un sumario, nadie ha querido hacer un sumario. La Fiscalía lo primero que debió hacer, de la mano con el caso de Kevin, fue hacer un sumario administrativo al ejército. Ellos están de que sí, que no, que no sé, que no me acuerdo, que tal vez y les dan ataques de amnesia, ellos están con un pacto de silencio y todos lo saben. Ellos se cubren entre ellos, se cubren las espaldas. Además, Sebastián Piñera les ha dado chipe libre para que hagan y deshagan.

¿Cuál es tu opinión respecto a Sebastián Piñera a propósito de su declaración?

Para mí, sinceramente, es tan simple, y no quiero ocupar otro tipo de palabras, es una persona que no tiene mente, no tiene cordura. Sale con tanta estupidez que llega a dar risa, llega a dar risa escucharlo muchas veces. Ya no sabemos si es una persona o un payaso quien nos está gobernando. 

Total
198
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.