La extradición del “Comandante Emilio”: un ‘gustito’ de la derecha chilena

Agencia Uno

A pocos meses de que finalice el gobierno de Sebastián Piñera, cómplice y artífice de las violaciones a los Derechos Humanos en dictadura y durante el estallido social de 2019, la derecha celebra la decisión de extraditar a Raúl Escobar Poblete, apostando así a un gesto político que busca únicamente fortalecer a su sector y rescatar del abismo en el que pende la figura de su máximo ideólogo, Jaime Guzmán.


Raúl Escobar Poblete pisa Chile con el traje que armaron los medios de comunicación durante los años noventa y que planchó la derecha chilena: un criminal y terrorista fugado de la justicia. Al igual que él, muchos otros luchadores y luchadoras que entregaron su vida para combatir el Terrorismo de Estado fueron marginados de la vida democrática y, más aun, perseguidos por la transición que instaló la política de los acuerdos y del borrón y cuenta nueva. Ellos y ellas no cabían en ese país que buscaba enterrar su pasado.

Bien sabemos que la reparación luego de cruentos años dictatoriales, no llegó. Tampoco una política de memoria integral que permitiera reconocer a quienes se enfrentaron en el pasado a las atrocidades de un régimen que exterminó y desapareció. Entonces, no podemos omitir que quienes por años vivieron en clandestinidad escaparon de las garras del olvido.

Haciendo siempre el peligroso ejercicio de mirar hacia fuera, podemos decir que en Europa los combatientes antifascistas, terminada la Segunda Guerra Mundial, fueron honrados por su entrega a una causa noble: detener el avance del odio, la violencia y el horror. Sin embargo, en Chile la historia es distinta. Y, aun cuando se guarden las proporciones de ambos hechos históricos, la lucha en contra de la dictadura sigue siendo un hecho aislado, una ‘anécdota’ que en ocasiones no ocupa en nuestra narrativa el lugar que realmente merece.

El gobierno de Sebastián Piñera buscó, desde la detención ilegal de Raúl Escobar Poblete en México, su extradición a Chile para condenarlo por el crimen de Jaime Guzmán. No funcionó con Ricardo Palma Salamanca, quien fue asilado en Francia, y lo logró con Mauricio Hernández Norambuena -“Ramiro”- al traerlo a una cárcel chilena.

Raúl Escobar Poblete, “Comandante Emilio”

La derecha durante meses se ha jugado una carta que es a todas luces simbólica. La llegada del “Comandante Emilio” es una demostración de fuerza. Es la oportunidad del Gobierno para decir que ‘del otro lado’ también hay un hombre “torturador, secuestrador y mutilador de mujeres”, aunque las acusaciones en contra de Raúl en México estén sustentadas en un juicio sin pruebas y un proceso colmado de irregularidades. Se trata de nivelar la cancha y de paso dejar en claro que hay vidas que importan más que otras.

Emilio es una especie de trofeo. Y, aun cuando tenga que volver a cumplir la condena que la justicia mexicana dictaminó, el Gobierno necesita de este gesto político. La derecha requiere decirle al país que movilizando todo lo que está en sus manos, han hecho los esfuerzos para perseguir a quienes le arrebataron a su mayor líder y que hoy, mientras Chile se dispone a redactar una nueva Constitución buscando desamarrar la suya, su legado sigue respirando.

La historia es majadera, nunca está cerrada del todo y se construye diariamente. No por nada el Gobierno se empeña en reforzar el discurso que han instalado por años: el de la seguridad y la justicia para enfrentar a ”los malos’‘. Bien sabemos que ese traje no les cabe a ellos, pues podemos ver cómo cómplices de crímenes fueron o siguen siendo ministros de Sebastián Piñera y cómo entre sus filas conviven saqueadores del Estado y sus municipios.

Siempre hay tiempo para tomarse ‘un gustito’, y si la extradición de “Emilio” logra saciar la sed de todo un sector que clama por ‘justicia’ para los suyos, Piñera será el primero en empinar la copa.

Total
64
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
Mujeres mapuche
Leer más

Declaración Pública por las mujeres mapuche fallecidas en Ercilla: “Solo las queremos en nuestros recuerdos y corazones”

El comunicado firmado por la familia, pide que se deje de relacionar las muertes de dos mujeres mapuche de una comunidad en Ercilla a denuncias contra forestales u alguna organización sindical o activista de la demanda territorial del Wallmapu. "No necesitamos que nuestra Iris y nuestra Rocío sigan en oca de todas y todos", declaran.
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.