La educación parvularia no se vende, se defiende: “niñas y niños no han sido primeros para este gobierno”

La educación parvularia no se vende, se defiende: “niñas y niños no han sido primeros para este gobierno”

Necesitamos Políticas Públicas en Educación Parvularia que no dependan del Gobierno de turno y que sea garantizado el derecho universal a la educación en la Nueva Constitución, que se apunte hacia una visión de largo plazo y no se abra la posibilidad como ha ocurrido, de disgregar, desmantelar la Educación Parvularia Pública, ampliando la oferta pública con un financiamiento sostenido para la Primera Infancia. Colocando al centro el Interés Superior del Niño y de la Niña.

En Abril, Mayo , Junio y ahora en Julio 2020, este Gobierno ha puesto suma urgencia en Congreso a sus Proyectos de Educación Parvularia: Sala Cuna que no es Universal, Subvención de Niveles Medios y Kínder Obligatorio; cuando las necesidades eran y son claramente otras en contexto de crisis sanitaria por Covid-19; recién pasado más de 100 días, gracias a la presión de la ciudadanía llegando tarde con una iniciativa de ley para proteger la vida de niños y niñas, pero solo aquellos niños y niñas de madres y padres trabajadores, no habiendo cautelado antes y hasta la fecha, el derecho a la maternidad y protección de niños y niñas; con consecuencias graves de muertes de niños y niñas y pretendiendo una vez más que el costo, ahora de los cuidados de niños y niñas lo asuman las y los trabajadores, mediante su fondo de seguro de cesantía y no el Estado.

Esto es solo uno de los lamentables ejemplos de esta administración en relación a incumplimientos de tratados internacionales relacionados a derechos de niños y niñas.

En Educación Parvularia, teníamos la esperanza de que con la creación de la Subsecretaría de Educación Parvularia, los esfuerzos serían dirigidos a mejorar la calidad y aumentar cobertura para llegar a un mayor porcentaje de niños y niñas; pero este Gobierno dilapidó los avances sostenidos en aumento de cobertura en Educación Inicial Publica, que desde el año 2006 con apoyo transversal impulsaban la universalización en todos los niveles de Educación Parvularia.

Se había logrado construir nuevas salas cunas y jardines infantiles del Estado, contando con una infraestructura de vanguardia, con estándares internacionales, Salas Cunas y Jardines infantiles Públicos que cumplen con coeficientes técnicos, con supervisión y acompañamiento permanente de equipos multidisciplinarios y redes que velan por la protección y seguridad de niñas y niños. Algo que debiese ser un Derecho para todos los niños y niñas de nuestro país sin discriminar. Inentendible es haber parado la creación de nuevas salas cunas y jardines infantiles por parte del Estado. Queda claro entre las organizaciones y las y los trabajadores de Educación Inicial, que el foco no está siendo el entregar una Educación Parvularia de calidad para los niños y niñas, de forma de velar por sus Derechos.

La opción de este Gobierno ha sido ampliar cobertura mediante salas cunas particulares y colegios particulares subvencionados, quienes no cuentan con supervisión permanente, redes y solo son fiscalizados por denuncias, al no tener la dotación suficiente la Superintendencia de Educación. Hoy solo un poco más del 10% de Salas Cunas particulares, cumplen con la normativa vigente relacionada a Autorización de Funcionamiento o Reconocimiento Oficial. Al respecto vemos como se presentan 3 iniciativas de ley totalmente disgregadas, que profundizan y precarizarán la actual oferta de Educación Parvularia, promovidas por la actual Subsecretaría de Educación Parvularia, Ministerio de la Mujer, del Trabajo y Presidencia.

Es un deber por ello develar el LUCRO escondido en los 3 Proyectos de Ley de este Gobierno:

1.- SALA CUNA NO UNIVERSAL: En el nivel de Sala Cuna se opta por un beneficio, mediante la entrega de un certificado o voucher por parte de la Superintendencia de Trabajo y Previsión Social, beneficio pagado por todas las trabajadoras y trabajadores y todos los empleadores con una cotización adicional de un 0,01 % cada uno y con la utilización de excedentes de Fondos de Seguro de Cesantía; hoy Fondo que es tan importante utilizar en quienes han quedado cesantes.

El negocio está en generar un ahorro a las grandes empresas que hoy entregan el derecho de sala cuna a través del artículo 203 del código del trabajo a sus trabajadoras, cambiando este derecho por un beneficio. Lo preocupante es este beneficio no se podría entregar, ya que no existe oferta suficiente para poder dar cumplimiento a lo planteado, puesto solo el 10% de las salas cunas particulares cumplen con la Autorización de Funcionamiento o cuentan con Reconocimiento Oficial. Podrán entonces entregar esta oferta de Sala Cuna solo aquellos que tengan la espalda financiera para suficiente para poder obtener esta preciada certificación.

Esta Sala Cuna no es universal, no es para todos los niños y niñas, solo sería para madres trabajadoras formales. Quedan fuera hijos e hijas de madres trabajadoras a honorarios que no tengan más de 1 año de cotización, trabajadoras informales, temporeras, estudiantes, discriminando a mujeres, niños y niñas.

Se juega comunicacionalmente con algo que no es, engañando a la ciudadanía. Y como dijo defensora de la Niñez, abriendo la puerta a un segundo SENAME, al traspasar algo que es responsabilidad del Estado a terceros, no teniendo la capacidad para fiscalizar.

Este proyecto, excluye la posibilidad de bono compensatorio para cuidado del hijo o hija enfermo(a), por lo que deberá costear la madre. Perderán el Beneficio de Sala Cuna, aquellos niños y niñas de trabajadoras, que se enfermen por más de dos meses, que supere el 55% de inasistencia, y que no cuenten con certificado médico, afectando a aquellos de mayor vulnerabilidad. No considera decisiones de familias en relación a la protección de la salud de los niños y niñas en meses de invierno, donde no asisten, para evitar enfermedades recurrentes en esta estación del año. Excluye la posibilidad que un hijo/a se enferme por 30 días, pudiendo reincorporarse sólo por una vez, ya que si vuelve a enfermar pierde el derecho y será de costo de la madre el pago de su cuidado. Excluye la posibilidad de salas cunas anexas al lugar de trabajo, que existen en cierta clase de empleos donde gran parte del personal es femenino, por ejemplo, trabajo por turnos rotativos, como hospitales, clínicas en cuyo caso, las madres y o padres que tienen turnos nocturnos y de 24 horas.  Esta ley no considera excepciones. Excluye los acuerdos sindicales con el empleador alcanzado por la negociación colectiva.

2.- SUBVENCIÓN DE NIVELES MEDIOS: Se pretende subsidiar a colegios particulares subvencionados permitiendo impartan los niveles medios de Educación Parvularia, niños y niñas entre 2 y 4 años. Algo aberrante y un claro retroceso desde el punto de vista de los derechos del niño y la niña y de Educación Parvularia. Colegios Particulares Subvencionados no consideran infraestructura necesaria para la atención de niños menores a tres años que no controlan esfínter que requieren de salas de mudas. Se abre la posibilidad cierta de una escolarización muy temprana y el negocio mediante el financiamiento de arriendo de establecimientos. Veríamos lo ya ocurrido con la escolarización temprana de Pre Kínder y Kínder en colegios. Y una migración desde la Educación Parvularia Pública a los colegios particulares Subvencionados, como lo sucedido en la Educación Escolar.

3.- KINDER OBLIGATORIO:  Proyecto innecesario y que promueve la inequidad, hoy más del 96% de los niños y niñas accede a Kínder, solo cerca de 6.000 niños y niñas no accede por diferentes razones, vinculadas a falta de oferta: en zonas rurales, aisladas, fronterizas, campamentos, en hospitales o niños y niñas enfermos que no pueden acceder. Esta iniciativa los limitaría y generaría una gran barrera de entrada. Se plantea hacer un test de nivelación a estos niños y niñas de 5 años para acceder a primero básico, vulnerando todos sus derechos y creando un negocio con ese test.

Necesitamos Políticas Públicas en Educación Parvularia que no dependan del Gobierno de turno y que sea garantizado el derecho universal a la educación en la Nueva Constitución, que se apunte hacia una visión de largo plazo y no se abra la posibilidad como ha ocurrido, de disgregar, desmantelar la Educación Parvularia Pública, ampliando la oferta pública con un financiamiento sostenido para la Primera Infancia. Colocando al centro el Interés Superior del Niño y de la Niña.

Sobre el Autor

Sandra López Palma

Vocera, EVEP INICIAL.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *