La Cisterna: Los caminos para suceder a Santiago Rebolledo

Entre los concejales que aparecen en el listado de los partidos como posibles candidatos, al menos cuatro tienen un pasado manchado por la corrupción o malas prácticas en su hoja de vida. En este contexto la pregunta es ¿Quién ocupará el sillón municipal?


En mayo de 1925, La Cisterna nació como comuna por Decreto Supremo y un mes más tarde Atilio Mendoza sería escogido su primer alcalde. De ahí en  adelante este sillón municipal ha sido uno de los más codiciados de la zona sur de la capital. Desde diciembre de 2004 la jefatura comunal ha estado en manos del sociólogo de la Universidad de Chile, Santiago Rebolledo Pizarro. En ese entonces era el hombre fuerte en la interna del PPD. Comenzó a los 49 años una administración que -a raíz de la ley que puso límites a la reelección a cargos públicos-  ahora llegará a su fin.

Con 91 mil habitantes, La Cisterna se divide entre zonas residenciales y comerciales. La Gran Avenida ha sido la base de su sustento y crecimiento económico con las intermodales de Lo Ovalle y La Cisterna como principales núcleos. Si bien en el último año ha aumentado la delincuencia, la administración municipal ha estado exenta de contratiempos, sin mayores aspavientos.

Rebolledo ha tenido contentos a sus vecinos y lo sabe. No por nada ha logrado mantenerse 16 años en el cargo. El ahora experimentado alcalde deja el puesto no solo por obligación, sino también porque su carrera sigue y su destino está en la Cámara de Diputados.

Imagen De Santiago Rebolledo, alcalde de La Cisterna
Santiago Rebolledo, alcalde de La Cisterna

Las miradas para encontrar al sucesor apuntan primero a su concejo municipal que hoy cuenta con ocho miembros: seis son de centro izquierda y dos de Chile Vamos. Desde la derecha ven como gran oportunidad retomar al sillón, pero el concejal UDI Alexis Flores Ahumada, quien aparecía como la principal carta, se vio involucrado en el escándalo de las residencias sanitarias al interior del Ministerio de Salud en plena Pandemia.

Hasta el pasado 17 de junio era el asesor más cercano del subsecretario de redes asistenciales, Arturo Zúñiga, pero tras un reportaje del medio Interferencia se evidenció que había presionado para acelerar pagos a hoteles contratados por el Minsal para funcionar como residencias sanitarias. Alexis Flores buscó favorecer a los dueños de los recintos y el evidente conflicto de interés derivó en una investigación que lleva adelante la Fiscalía de Alta Complejidad Centro Norte.

Captura: Interferencia

Con la querella presentada por el Minsal y la denuncia realizada por diputados de oposición acusando “Fraude al fisco”, la Contraloría General de la República inició un sumario y Flores fue destituido de su cargo en el ministerio. También, a raíz del Caso Basura que reveló irregularidades en diversos municipios, quedó en evidencia que mantuvo un contrato a honorarios entre agosto de 2012 y mayo de 2013 por un millón cuatrocientos mil pesos brutos mensuales por cumplir funciones de editor y productor de la radio municipal de Colina. Sin embargo, la Contraloría estableció que nunca asistió. Funcionarios declararon que no lo conocieron.

Otro nombre que suena con fuerza para reemplazar a Santiago Rebolledo, es el concejal Orlando Morales Becerra, miembro del desaparecido grupo del G-90 del Partido por la Democracia. Sus opciones de ir nuevamente a concejal se agotaron y va por la alcaldía, sin embargo en la interna del PPD aún duele la herida que dejó uno de los episodios más sombríos del partido y que tuvo al concejal como protagonista cuando fue Director Metropolitano de Chiledeportes (entre mayo y noviembre de 2006).





Tras los resultados de un sumario realizado al organismo estatal por la Contraloría, se estableció que Morales ordenó a su jefe de gabinete, Andrés Farías, crear una lista con todos los parlamentarios, alcaldes y autoridades públicas del partido para entregarles por transacción directa dineros pertenecientes al presupuesto de la entidad. “Pon a todos los diputados PPD, que son diez, y los alcaldes, que son nueve, todo a razón de tres millones de pesos por alcalde y uno y medio por diputado”, fue la orden dada por Morales, que luego reconocería ante la Fiscalía Metropolitana Oriente, y fue removido de su cargo. La investigación salpicó a figuras claves del partido como Enrique Accorsi, Jorge Insunza, Tucapel Jiménez, Carolina Tohá e incluso al actual senador y hombre ancla de la colectividad, Guido Girardi. Si bien se estableció que los parlamentarios no recibieron dichos dineros, el caso hoy rebrota hechos que las filas del PPD quieren evitar a toda costa para no empañar el trabajo del partido de cara al plebiscito y las municipales.

Otro que aparece en la lista de candidatos, pero con menos opciones, es el concejal socialista Patricio Ossandón, pero su pasado le pasa la cuenta al igual que Flores y Rebolledo.

En enero de 2019 fue denunciado por el mismo municipio luego que una funcionaria revelara que en dependencias de la concejalía, Ossandón la abrazó por la espalda y frotó sus genitales. La acusación reveló situaciones de acoso como invitaciones a salir u ofrecimientos de mejores puestos laborales. Antes de este hecho, también quedaron al descubierto los vínculos que tenía el alcalde de San Ramón con el narcotráfico en la comuna. Ahí se reveló que Ossandón tuvo contratos a honorarios por 999 mil y 888 mil pesos con dicho municipio por su colaboración en proyectos y asesorías en seguridad ciudadana y participación.

Completando la posible nómina de candidatos a la alcaldía se encuentra el concejal de Renovación Nacional, Bernardo Suarez, quien en agosto de 2018 fue detenido por personal de Carabineros en la comuna de San Miguel. El motivo fue haber participado en un accidente de tránsito, al chocar contra otro vehículo, afortunadamente sin lesionados. Sin embargo, según la alcoholemia, Suarez se encontraba en estado de ebriedad, razón por la que fue detenido por “daños a la propiedad privada” como agravante en el caso.

Entre los otros cuatro concejales del municipio las posibilidades de llegar a la alcaldía son dispares. La histórica militante de la Democracia Cristiana, María Angélica Pinedo, dejará vacante su lugar en la concejalía, pero sin intenciones de ir por una candidatura al municipio.

Uno que sí tiene pretensiones de llegar a la jefatura comunal es el concejal PPD Marcelo Luna Campillay, con buen arrastre entre vecinos por su trabajo territorial y gestión. Lo mismo sucede con la concejala socialista, Ximena Tobar. Ambos son los únicos de este grupo de concejales que parecen tener posibilidades de llegar al sillón municipal de La Cisterna.

Desde la sociedad civil, la arquitecta y presidenta de “Cisterninos por nuestros barrios”, Lorena Meneses, se ha mostrado activa con el movimiento social habitacional que representa, pero aún no ha dado señales de querer llegar al municipio.

Total
73
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.