La CIDH llama a los Estados a garantizar los Derechos Humanos de las mujeres trabajadoras sexuales en tiempos de COVID19

El pasado 12 de noviembre en un hecho calificado como “histórico” por Fundación Margen de mujeres trabajadoras sexuales en Chile, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) con sede en Washington, D.C., manifestó su preocupación por el impacto del COVID19 en la situación de los Derechos Humanos de las mujeres trabajadoras sexual en las Américas. Por ello, la CIDH reiteró su “llamado a todos los Estados a reforzar las garantías a los derechos económicos, sociales, culturales y ambientales durante las medidas de contención y mitigación de la pandemia, y a erradicar la estigmatización y discriminación a la que están expuestas”.

La CIDH reconoce haber “recibido información de organizaciones de la sociedad civil que indican que, en el contexto actual, las trabajadoras sexuales de diferentes Estados de la región han sufrido impactos diferenciados en la situación de sus Derechos Humanos durante la pandemia”. La información a la que se refiere la CIDH ha sido proporciona por la Red de Mujeres Trabajadoras Sexuales Latinoamérica y el Caribe REDTRASEX, colectivo de diversas organizaciones de mujeres trabajadoras sexuales que integra Fundación Margen de Chile.

“La Comisión tiene conocimiento de que las mujeres trabajadoras sexuales se han visto afectadas por la ausencia de ingresos ante la imposibilidad de ejercer su labor durante las medidas de confinamiento y distanciamiento social impuestas en varios países de la región, lo que ha resultado en un incremento en la pobreza a la que se enfrentan desde antes de la pandemia”, señala el comunicado de la CIDH, ampliamente difundido en redes de organizaciones de mujeres trabajadoras sexuales de la región, agregando que “viéndose imposibilitadas de cubrir los costos de servicios esenciales, como electricidad, agua o, incluso, el pago de alquileres, muchas de esas trabajadoras han sido desalojadas de sus viviendas o de los hoteles y apartamentos donde viven”.

Junto con advertir hechos de violencia policial en contra de las trabajadoras sexuales, situación denunciada pública e institucionalmente por la REDTRASEX, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos destaca “la situación de particular vulnerabilidad de las mujeres cis y trans trabajadoras sexuales ante la violencia, tanto por parte de ciudadanos como de agentes de las fuerzas de seguridad pública. Por ello, insta a los Estados a tomar medidas de prevención de la violencia y de sensibilización con perspectiva de género a todos los funcionarios del Estado, incluyendo a las fuerzas policiales, con el fin de generar confianza en las interacciones de las mujeres con los representantes del Estado. Estas medidas de sensibilización deben incluirse, también, en los programas de formación de personal estatal encargado de atención médica y social, con el fin de que las mujeres que ejercen trabajo sexual puedan acceder a sus derechos económicos y sociales, así como reportar hechos de violencia y situaciones de explotación laboral, esclavitud o trata de personas con fines de explotación sexual”.

Situación en Chile

Herminda González, vocera de Fundación Margen y Secretaria Organizacional de la REDTRASEX, valora la declaración de la CIDH porque “representa un hecho histórico, un significativo avance considerando la relevancia e importancia que tiene la Comisión Interamericana de Derechos Humanos de la OEA”.  “Esta declaración –agrega la dirigente de Fundación Margen- fortalece nuestra lucha como mujeres trabajadoras sexuales en el ámbito internacional, motivándonos a seguir participando, trabajando e incidiendo en encuentros y reuniones de organismos multinacionales, animando en todos los Estados y Gobiernos de América Latina y el Caribe a reconocer nuestra existencia y derechos como mujeres trabajadoras sexuales”.

“Nosotras esperamos que esta declaración de la CIDH, difundida en tiempos donde debatimos una nueva constitución para Chile, visibilice las urgencias y necesidad de las mujeres trabajadoras sexuales. No es posible imaginarse un nuevo Chile que discrimine y estigmatice a las trabajadoras sexuales. Respeto, dignidad y derechos laborales es lo demandamos porque nosotras también aportamos e integramos este país”, concluye Herminda González.

En septiembre pasado, Fundación Margen de Apoyo y Promoción de la Mujer denunció públicamente grave e inaceptable violencia policial e institucional en contra de las mujeres trabajadoras sexuales en Chile, la cual se ha visto recrudecida en los actuales tiempos de crisis sanitaria por COVID19 y ejemplificada en aparatosos operativos y reiteradas detenciones, entre otras acciones policiales. Evidenciamos, además, que estos injustos e irregulares operativos de la policía civil y uniformada son realizados en compañía de la televisión, exponiendo a las trabajadoras sexuales al escarnio público, la estigmatización y discriminación social.

En aquella oportunidad señalamos y ahora lo reafirmamos: Somos un sector de la sociedad presente y existente, condenado al olvido y condicionado a la marginalidad. Somos mujeres, jefas de hogar y proveedoras de familia. Somos trabajadoras sexuales autónomas y exigimos respeto y dignidad para nuestro trabajo.  El trabajo sexual es trabajo.

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) es un órgano autónomo de la Organización de los Estados Americanos OEA, teniendo como mandato la promoción, observancia y defensa de los Derechos Humanos en la región.

Total
5
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts