La caída: Jaime Mañalich deja el ministerio de Salud tras múltiples cuestionamientos a su manejo de la crisis covid-19

Polémicas con alcaldes, medios de comunicación y, especialmente, con el mundo científico, terminaron por sacar al ex ministro y amigo personal de Sebastián Piñera, de las riendas con que el Estado chileno maneja la pandemia por esta letal cepa de Coronavirus. Aquí una revisión de los errores que pusieron hoy a Enrique Paris, ex presidente del Colegio Médico, al mando de esta fundamental cartera.

Hace pocas semanas, Jaime Mañalich -con un matinal como telón de fondo-, dijo que todas las teorías en las que había creído para manejar la crisis sanitaria que estamos atravesando, cayeron como un castillo de naipes. Lo cierto es que su salida se produjo tras una serie de errores, que tienen a Chile entre los primeros lugares de contagiados por millón de habitantes.

El ex ministro de salud, conocido por su estilo entre arrogante y soberbio, deja su cargo tras diversos rounds con alcaldes, medios de comunicación, periodistas y, lo más importante, la propia comunidad científica, encabezada por el colegio médico, epidemiológico, los propios trabajadores del Minsal y centros de estudios, como el Instituto Milenio Fundamentos de los Datos y Espacio Público.

Desde el inicio, la poca claridad del porqué se tomaban las decisiones, fue la gran piedra de tope.

A mediados de marzo, los alcaldes obligaron al gobierno de Sebastián Piñera a tomar medidas más drásticas: tras la decisión de autoridades oficialistas, como Lavín, Matthei y Alessandri, de suspender las clases, el gobierno se vio forzado a plegarse. Algo que un mes después, en ese estilo triunfalista que reinaba entre el 20 y el 21 de abril, el propio Mañalich calificó como un error.

Mientras eso sucedía, el Colegio Médico y diversas voces provenientes del mundo de la salud y la ciencia, pedían cuarentena total, al menos para la Región Metropolitana, pero Mañalich insistió hasta el cansancio que el mejor sistema eran las cuarentenas dinámicas, que incluso tuvo a comunas divididas durante semanas.

Otra de las peleas, que el también amigo de Piñera, dio durante su mandato en el Ministerio de Salud, fue por el control de los mapas de contagios, que no quería liberar ni a la comunidad científica ni a los alcaldes, quienes lo pedían para que la salud primaria se hiciera cargo de la trazabilidad de los contagios. Finalmente, el 3 de junio pasado, dio su brazo a torcer tras una “reunión con el comité de expertos que asesora al gobierno”, según sus propias palabras. Pero lo cierto es que hasta hubo una polémica filtración al medio Interferencia.

La prensa independiente también fue un flanco, debido a la falta de transparencia y a los lineamientos comunicacionales que fueron confundiendo a la opinión pública. Por un lado, el exitismo, los llamados a una “nueva normalidad”, el retorno seguro, la meceta, los cafecitos y las empanadas. Y por el otro, las dudas que deslizó la destacada periodista Alejandra Matus, quien, desde Nueva York, criticó la veracidad de los datos, poniendo su lupa en la cifra de fallecidos.

Matus, junto con la comunidad científica, lograron comprobar que había datos manipulados. Situación que se terminó de comprobar el jueves con las palabras de la doctora Danuta Rajs en nuestro medio La Voz de los que Sobran. Directora durante 10 años del Departamento de Estadísticas e Informaciones de Salud (DEIS), dependiente del Ministerio de Salud, denunció que las autoridades no están usando la información oficial que entrega cada semana el DEIS y, en cambio, crearon su propio sistema de datos para las defunciones, un sistema manual que ella llamó “sui generis”.

Ayer viernes, el comité asesor COVID-19, recomendó usar los datos del DEIS para contabilizar los fallecido y hoy, un reportaje de Ciper Chile, reveló que el número que este departamento del Minsal maneja, es de cinco mil fallecidos, cifra que supera ampliamente las 2.870 muertes informadas el viernes 12.

Cuando ya parecía que Mañalich era capaz de pasar cualquier tormenta con el apoyo de Sebastián Piñera, esta mañana fue reemplazado por el doctor Enrique Paris, quien llevaba semanas sonando como su sucesor. Las siete vidas de ex ministro, ya se habían utilizado.

El Nuevo Ministro

Enrique Paris fue presidente del Colegio Médico entre 2011 y 2017 y fundador del Centro de información toxicológica de la Universidad Católica. Antes de asumir su cargo, era decano de la Facultad de Ciencias de la Universidad Mayor, labor que compatibilizaba con ser parte de la mesa social Covid-19 que lleva el gobierno.

Paris ha sido especialmente crítico con su sucesora en el Colegio Médico, la doctora Izkia Siches. “Ella (Siches) dice representar a todos los doctores de Chile y eso no es verdad. En el Colegio Médico no están todos los médicos de Chile. Además de eso, ella ganó una elección que representa a una institución, pero hay mucha disconformidad de sus palabras. No es el momento de atacar de esa manera a la autoridad sanitaria”, comentó el actual Ministro de Salud a Mesa Central.

Se le reconoce como un gran comunicador. Su estilo dista del tono autoritario de Mañalich. Aunque es un piñerista de tomo y lomo, fue asesor de Helia Molina en un proyecto de pediatría social durante el segundo gobierno de Michelle Bachelet. En el mundo médico, ven con preocupación su nombramiento, ya que según fuentes que conversaron con La Voz de los que Sobran, “nunca ha dirigido un hospital ni una clínica. No tiene ese tiempo de experiencia”.

Total
38
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.