La caída del teatro de Sichel

Foto: Agencia Uno

¿Cuál podría ser el golpe que dio entrevista? Que, si bien para algunos Sichel no era el Rojas Vade de derecha que algunos andaban buscando, tampoco su historia era algo que escapara de lo que sucede en muchos hogares. Me podrán decir que eso lo hará más cercano con su electorado y podrá reunir más votos de los que tenía antes de esta entrevista. Pero lo dudo. ¿Por qué? Porque ahora su relato político fue desmenuzado y puesto en un espacio tan terrenal que ya no puede ser el único sustento de toda una campaña.


                                        

El tema de la verdad o la mentira está muy presente en toda batalla electoral. Sobre todo en días en que hay ciudadanos que, en vez de buscar gente que los represente, quieren creerle a alguien hasta los más mínimos detalles de su vida personal. Cualquier tema que ose aparecer como cuestionable, cualquier relato que no parezca tan real, tan creíble, es de inmediato juzgado públicamente.

The Clinic entendió esto e hizo lo que cualquier medio movido por una línea editorial clara haría: fue a buscar al “primer padre” de Sebastián Sichel para ver si el discurso de campaña del candidato de la derecha era exactamente como el que repetía. Y, como era de esperar, encontró a alguien que quería desmentir lo contado por el presidenciable. Sin embargo, si uno ve detalladamente la entrevista, al contrario de lo que tal vez se pretendía, los hechos relatados por Saúl Iglesias, quien fuera el padrastro de Sichel durante mucho tiempo, no se alejaban mucho de lo que contaba el hijo de su exmujer. No había diferencias sustanciales, salvo una, valga la redundancia, sustancial: la forma en que hablaba de estos.

Iglesias, a diferencia de Sichel, no le daba connotaciones épicas a lo vivido en esos años que son todo el capital emocional que sostiene la candidatura del oficialismo. Donde Sebastián veía una historia de dolor, Iglesias, en cambio, solo recordaba cosas que formaron parte de su vida. Y es lógico, porque Sebastián Sichel pudo haber padecido cosas que su padrastro no notó o no quiso notar. Pudo haber sufrido de manera más lacerante lo que para quien le dio su primer apellido no era tan grave; como, por ejemplo, el maltrato a su madre de parte de él. Porque si hay algo que deja en claro la entrevista es que Saúl golpeó a la madre de Sichel.

Pero no olvidarse que el exministro del gobierno de Piñera usa esto, aunque lo haya vivido y lo haya sentido así, como una herramienta de campaña. Y tras eso, siempre, aunque haya verdad en todo lo que cuenta, hay una impostura, una escenificación teatral porque lo que se quiere lograr es un objetivo. Por lo tanto, la entrevista a Iglesias le quitó toda espectacularidad electoral a lo que se cuenta casi como una historia excepcional, mientras, al mismo tiempo, intenta hacerlo parecer como un gancho para votantes que se sientan identificados con su historia o bien se compadezcan de ella y le den su voto. Y el sufrimiento de quien se postula a algo es ahora más importante que su capacidad política. Capacidad que, vistos los últimos acontecimientos en relación a su sacó o no sus retiros de las AFP, no tiene. Ni él, ni su comando entienden cómo funciona la política.

Entonces ¿cuál podría ser el golpe que dio esta entrevista? Que, si bien para algunos Sichel no era el Rojas Vade de derecha que algunos andaban buscando, tampoco su historia era algo que escapara de lo que sucede en muchos hogares. Me podrán decir que eso lo hará más cercano con su electorado y podrá reunir más votos de los que tenía antes de esta entrevista. Pero lo dudo. ¿Por qué? Porque ahora su relato político fue desmenuzado y puesto en un espacio tan terrenal que ya no puede ser el único sustento de toda una campaña. La misma cercanía con los “problemas reales de la gente” a la que se podía sacar provecho debido a su historia, hoy es demasiado cercana, demasiado común, demasiado característica de las familias chilenas, por lo que, ante su discurso aprendido de cuánto ha sufrido, la respuesta ya no parece ser “te entiendo y votaré por ti”, sino “todo el mundo ha sufrido, así es la vida, dura”.

No se descubrió nada. No se lo culpó de ninguna mentira; pero pasó algo peor: su principal argumento político perdió toda relevancia.

Total
57
Shares
1 comment
  1. Solo decir que: The Clinic solo publico la respuesta a lo expuesto a través un libro y por TV abierta, por su contra parte y que pienso que corresponde absolutamente al ámbito privado, teniendo en mente que de existe un hecho de VIF, lo que corresponde es denunciarlo a la fiscalia correspondiente, personalmente no acepto ni el mas mínimo intento de VIF y lo considero inaceptable. Finalmente creo que no afecta bajo ningún punto de vista a la Política de Chile

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.