Katiuska Rojas: “Debemos reconocer la violencia gineco-obstétrica como un problema de salud y política pública”

En nuestro matinal conversamos con Katiuska Rojas e Irma Carrasco, ambas fundadoras de la nueva Asociación de Matronas y Matrones de Chile (ASOMAT). Queremos “reposicionar debates que son transcendentales para los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las disidencias”, afirmaron.


Esta mañana en #LaVozDeLosQueSobran conversamos con dos de las fundadoras de ASOMAT Chile. Organización nacida el 2 de marzo que busca generar un nuevo espacio para el gremio desde una perspectiva diversa y feminista.

Según la directora ejecutiva, Katiuska Rojas, se trata de una “organización que viene a reposicionar debates que son transcendentales. No solamente para los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres y las disidencias, sino que también para el trabajo y el ejercicio profesional de todas las matronas y matrones que no encontraron cabida en otros espacios”, señaló.

La instancia la componen profesionales de la matronería de todo Chile. Provenientes tanto de la atención pública, como de la privada e independiente. Los principios que mueven a este colectivo se basan en una nueva forma de ejercer la profesión: integral, diversa, inclusiva, respetuosa y feminista.

Nos invita a reconocer la violencia gineco-obstétrica como un problema de salud y política pública. No solo la violencia obstétrica, que es en la que incurren profesionales de la salud en el aspecto clínico, sino que también es la violencia ejercida por la institución de salud, muchas veces por la carencia de estructura y financiamiento“, agregó Rojas.

Observatorio de Violencias y DDHH

Al alero de ASOMAT también nació el Observatorio Contra la Violencia a Mujeres, Disidencias y Derechos Humanos. La entidad es dirigida por la matrona del Hospital San Borja Irma Carrasco, quien afirmó que les “interesa ser un observatorio para todo tipo de violencias. No solo obstétrica, sino que también sicológica, económica, de derechos humanos, social, etc”.

La idea, relata Irma, surgió en plena crisis sanitaria durante el 2020. Época en la que observaron una evidente falta de acompañamiento en los tratamientos ginecológicos y obstétricos.

“Esperábamos que el Colegio de Matronas se pronunciara, pero no lo hizo. Por lo mismo formamos un consultorio virtual de matronas. Recién a mitad de año el colegio entabló conversaciones con el Minsal. Y en todo ese tiempo hubieron muchas mujeres sin acompañamiento significativo”, contó Carrasco.

En ese marco, ratificó que su interés es no ser una organización que se quede inmóvil ante las violencias del sistema. “Nos interesa llevar un registro de estas violencias, con el fin de realizar intervenciones en los lugares donde ocurran“, cerró.

Finalmente, Katiuska interpeló a las autoridades de salud del país. “Qué quiere el Ministerio de Salud, ¿Que sigamos con una política pública de hace 10 o 20 años atrás? Hoy la salud sexual y reproductiva ha ido en avance y queremos responder frente a estos nuevos desafíos. Que también en la nueva constitución se aborde el derechos a decidir sobre nuestros cuerpos”, cuestionó.

Total
18
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.