Juan Cristobal Peña, autor del libro que inspiró la película ‘Matar a Pinochet’: “El FPMR tuvo un peso moral de responder al exterminio”

En Los Fusileros, el periodista Juan Cristóbal Peña relata cómo se fraguó y en qué falló la “Operación Siglo XX”, que tenía como objetivo eliminar al dictador Augusto Pinochet. Este fue el libro de cabecera para la película Matar a Pinochet, dirigida por Juan Ignacio Sabatini y estrenada esta semana.


“Ramiro lo anunció sin anestesia, sin darse vueltas ni irse por las ramas. Ramiro era hombre de acción, no de discursos: Vamos a matar al cancho”. Así relata Juan Cristóbal Peña en su libro Los Fusileros. Crónica secreta de una guerrilla en Chile (Debate, 2007), el momento en que Mauricio Hernández Norambuena, más conocido como Comandante Ramiro, anuncia a un grupo de incrédulos miembros del Frente Patriótico Manuel Rodríguez (FPMR) que van a ajusticiar al general Augusto Pinochet, el hombre que ha dirigido con puño de hierro los destinos de Chile durante los últimos 13 años.

Era principios de septiembre de 1986, el llamado “año decisivo” en que el Partido Comunista, por medio de su Política de Rebelión Popular de Masas y su brazo armado –el FPMR– apostaba por hacer caer a la dictadura militar. Matar a Pinochet era uno de sus objetivos principales.

Peña es uno de los periodistas que más conoce y que más ha investigado la historia y la forma de operar del FPMR, el que a su juicio, es “la organización paramilitar más poderosa que haya existido en el país”.

Por ello, no es de extrañar que Matar a Pinochet, la cinta dirigida por Juan Ignacio Sabatini y que tiene su estreno esta semana, haya tomado a “Los fusileros” como guía para contar lo que se conoció como “Operación Siglo XX” y que tenía como objetivo ajusticiar al dictador.

Emboscada que fue un fracaso, ya que nada salió como se tenía planeado. A pesar de haberla planificado por años, disponer de armamento de guerra y un teatro de operaciones en la cuesta “Las Achupallas” en el Cajón del Maipo, donde era prácticamente imposible que alguien saliera con vida, la fortuna y el destino dijeron otra cosa.

En conversación con La Voz de los que Sobran, el cronista aclara que aunque cedió los derechos del libro y no tuvo participación en la realización de la película, reconoce que la cinta está bien apegada al libro.

“La película se basa en hechos reales que aparecen en el libro pero hace sin duda una interpretación de los mismos, que es distinta al modo en que yo los trato en el libro”.

Juan Cristobal Peña

¿Qué falló en el atentado a Pinochet?

“Me parece que hubo una multiplicidad de factores, partiendo por la fortuna. Fallaron las armas que no estaban en buenas condiciones. Falló en segundo término factores políticos donde el Partido Comunista presionó para que no hubiese, de manera bastante absurda me parece, elementos que pudieran vincularlo con el atentado, de acuerdo a algunas versiones del Frente”.

Aunque Peña señala que hubo factores que influyeron en el fracaso de la operación, el de la planificación fue el más determinante. “Entre los relatos que circulan entre la militancia rodriguista, dice relación con el asombro de los expertos cubanos que se tomaban la cabeza de cómo en Chile habían optado por una operación tan rebuscada y tan espectacular para conseguir un objetivo que se pudo conseguir de una forma más efectiva”, dice.

Mientras que para el FPMR fue una emboscada que, si bien fracasó, demostró que Pinochet era vulnerable, para los escoltas del general fue una operación que no tuvo mucha preparación.

“Podrían habernos matado a todos. Yo veía a los protagonistas de esto disparar con sus fusiles M16 solo con el fusil arriba, es decir, no apuntando. Era disparar un chorreo de balas, sino nos habrían matado a todos. Yo creo que les faltó preparación”, dice el Teniente de Carabineros Yordan Tavra, quien ese 7 de septiembre de 1986 iba en el primer vehículo de la comitiva del general.

Tavra terminó sin municiones, con siete disparos en el cuerpo y a un costado del Chevrolet Opala en el que viajaba. Tras quedar fuera de combate y en evidente desventaja, decidió tirarse al suelo y hacerse el muerto.

Una muestra de lo feroces que fueron esos cinco minutos de combate entre las fuerzas rodriguistas y el aparato de seguridad de Pinochet fue el estado en que quedó el Opala: más de 100 proyectiles de guerra y el impacto de un rocket que desgarró el techo. Eso, sumado a otro vehículo que voló por los aires y los cinco muertos y 11 heridos que dejó el enfrentamiento.

Según el relato de los fusileros que se enfrentaron a Tavra, fue uno de los pocos escoltas que libró real resistencia. Esa lucha le costó un año y medio de intervenciones, prótesis y rehabilitación en Estados Unidos para recuperarse de las múltiples secuelas que le dejó el atentado.

Pero para Peña, la acción subversiva del FPMR dejó de manifiesto que la inteligencia en torno a Pinochet era muy amateur.

“El atentado dejó en evidencia las profundas debilidades que tenía el entorno de protección de Pinochet. Desde los motoristas de Carabineros que fueron un desastre, particularmente uno que no sabía qué hacer, si devolverse o si avisar al retén de Carabineros más cercano, hasta los comandos manchados que se lanzaron al barranco para salvar su vida o bien se hicieron los muertos para no ser ejecutados”.

Juan Cristobal Peña

Para el periodista, lo ocurrido en el Cajón del Maipo esa tarde de septiembre muestra una torpeza que no es muy distinta a la que se puede ver hoy en día en la inteligencia de Carabineros y las Fuerzas Armadas.

“Ser incapaces de hacer las cosas medianamente bien. Teniendo todo el poder y los recursos de un Estado para garantizar la seguridad de quien más importa para la dictadura. No pudieron garantizar lo mínimo”.

Juan Cristobal Peña

El autor de Los Fusileros pone como ejemplo de este amateurismo la forma en que los frentistas lograron burlar a las policías para salir del lugar.

“Hay un retén de Carabineros a la altura de Las Vizcachas que le abre la barrera de contención a los frentistas que los burlan como niños, haciéndose pasar por policías o CNI con el único recurso de instalar una baliza en el techo de uno de los autos”.

Juan Cristobal Peña

Pero al igual como lo ocurrido en el Cajón del Maipo dejó de manifiesto la torpeza de las fuerzas de seguridad de Pinochet, también lo hizo para el FPMR. “El Frente tuvo un peso testimonial importante, un peso moral de responder a las humillaciones, al exterminio, pero a final de cuentas, en la práctica de acuerdo a los objetivos que se planteó, no fue una causa triunfadora, sino que todo lo contrario”, afirma.

Peña dice que uno de los factores del fracaso y posterior disolución del Frente, fue la división que hubo desde un comienzo, entre los antiguos dirigentes del Partido Comunista y la oficialidad joven del rodriguismo.

“Entre ambos había un proyecto que no era coincidente. Creo que eso es interesante verlo a la luz de la historia y es algo en lo que no se repara mucho. Había dirigentes que nunca se terminaron de convencer de que la creación del Frente era una buena idea”.

Juan Cristobal Peña

Esto explicaría por qué parte de los oficiales del Frente se quejaban permanentemente de que el Partido frenaba la lucha armada. Visiones contrapuestas que quedaron de manifiesto con la división entre el Partido y el Frente en el año 87.

“No es que surgiera con el atentado a Pinochet y el hallazgo de las armas de Carrizal Bajo. Eso estuvo desde un comienzo. Pero claro, quedó en evidencia y se agudizó con las derrotas militares mencionadas anteriormente, el atentado y el hallazgo de las armas”.

Juan Cristobal Peña

Aunque el periodista agradece que una opción por la vida armada, como la que proponía el Frente, está superada debido a los traumas y heridas que dejó en la sociedad chilena y en Latinoamérica, sí considera que hay que entender el origen y el contexto en que se formó el FPMR.

“Hay que entender también esa decisión en lo que fue el extermino que fue víctima el Partido Comunista en los años setenta. La política militar del partido fue una respuesta al exterminio del que fue víctima por parte de la dictadura. Es muy difícil entenderlo de otra forma y en ese sentido es muy mañoso cuando se lo critica por fuera y por sobre todo por quienes no sufrieron la represión que sí sufrió el Partido Comunista en los años setenta”.

Juan Cristobal Peña
Total
231
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts