Izkia Siches es más astuta de lo que supone Carlos Peña

Acá es importante hablar un poco de política luego de tamaña descripción psicológica publicada ayer en El Mercurio: ¿fue tan inconsciente lo hecho por Siches? ¿Es similar a los arranques de inadaptación social que vemos cada cierto tiempo en el presidente lo que sucedió en la comentada entrevista? Todo parece indicar que no.


En una columna academidicista, como de costumbre, el rector de la Universidad Diego Portales y columnista de El Mercurio, Carlos Peña, describió el ambiente en el que se dio la polémica entrevista a la presidenta del Colegio Médico, Izkia Siches, donde trató de infelices y nefastos a miembros del oficialismo, como el adecuado para que se pudieran romper todos los protocolos lingüísticos que dieron como resultado este “escándalo de la semana”, como decía un programa de farándula en aquellos años en que todo y nada era tan grave.

Y es cierto. El programa “La Cosa Nostra” fue el ambiente preciso, con entrevistadores que buscaban la cuña durante toda su duración, y una constante promoción de una candidatura a la que ella, una y otra vez, se negaba con la excusa de tener poca experiencia. Peña esto lo vio como la demostración más evidente de su “infatilización” por parte de los tres hombres que reían y le aplaudían todo dicho, como si estuviera siendo azuzada y su comentada inexperiencia fuera puesta en escena ante todos los que se sonrojaban con sus declaraciones.

Para el columnista, esto fue el ejemplo mismo del rol que el inconsciente cumple en la vida diaria, destruyendo toda normativa social de convivencia. Para él esto era indudable porque, una vez terminada la entrevista, la doctora decía “me van a retar” con una cara risueña, pero sin tanto sentimiento de culpa como el que cree el académico.

Y acá es importante hablar un poco de política luego de tamaña descripción psicológica publicada ayer en El Mercurio: ¿fue tan inconsciente lo hecho por Siches? ¿Es similar a los arranques de inadaptación social que vemos cada cierto tiempo en el presidente lo que sucedió en la comentada entrevista? Todo parece indicar que no. La inexperiencia de la líder gremial parece ser más bien un coqueteo político, una manera de no hacer evidente que tras su conducción del Colegio Médico no solo hay buena gestión, sino también una postura clara ideológica frente a la forma en que el Estado ha conducido la pandemia. Y eso no está mal. Al contrario, es sumamente necesario para entender que no hay una visión común sobre cómo tratar un tema de tal complejidad.

¿Fue correcta la forma en que Siches apuntó al gobierno? Claramente, según los protocolos institucionales, no. ¿Pero eso convierte esto en una mala estrategia política? Cuesta creerlo. Si bien las relaciones entre La Moneda y el Colmed se verán aún más rotas, lo cierto es que lo han estado hace bastante tiempo por la sola existencia de la figura de Siches y su rol en el último año. Por esto, lo que hizo el peor dolor de cabeza del gobierno fue visibilizar algo que esos gestos de buena crianza callaban, y es que aún, luego de gestiones exitosas como la de la vacuna, y todo discurso de Estado, hay dos visiones que no pueden llegar al más mínimo acuerdo, porque hay un Ejecutivo que no sabe articular ni mucho menos ejecutar.

Entonces, ¿fue infantilizada la doctora o simplemente usó el lugar indicado, y el fanatismo de quienes la entrevistaban, para decir lo que en otro contexto no puede decir? Si es lo segundo, entonces no es tan ingenua como supone Peña.

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.