Irací

¿Es sorpresivo el resultado de la elección municipal en Santiago? Tal vez para los “analistas” de La Tercera o radio Duna. Seguramente, Constanza Santa María,  Matías del Río, y otras lumbreras por el estilo, se sorprendieron. Felipe Alessandri, no tanto. Así le consta a los dirigentes socialistas y PPD con quienes se reunió, en busca de apoyo, semanas antes de la votación.


En el transcurso de un debate televisivo que transmitía el canal CNN, y mientras hablaba la candidata Irací Hassler, el también candidato, Felipe Alessandri, comenzó a realizar una serie de muecas desdeñosas. Concluyó el candidato su actuación diciendo “Hasta cuando miente ésta comunista”.

Nada retrata con mayor nitidez la mentalidad de la derecha chilena. Los que vivimos la dictadura militar (poco importa la edad que tuviésemos entonces) comprendemos con claridad cuanta violencia contienen esas palabras y esos gestos. En dictadura decir “Esta comunista” era una acusación de consecuencias temibles. No es necesario conocer la teoría del filósofo John Austin sobre los “Actos del habla” para comprobarlo.

En el contexto de libertades públicas actualmente vigentes, la misma frase busca denigrar a quién es despojado de su nombre propio (“Esta”). El nombre que nos fue dado constituye lo más profundo de nuestra identidad, ya sea imaginaria o real. Por lo tanto constituye una violencia fundamental (es decir, el fundamento de toda violencia posible) privar a otro ser humano de su nombre.

¿Es  sorpresivo el resultado de la elección municipal en Santiago? Tal vez para los “analistas” de La Tercera o radio Duna. Seguramente, Constanza Santa María,  Matías del Río, y otras lumbreras por el estilo, se sorprendieron. Felipe Alessandri, no tanto. Así le consta a los dirigentes socialistas y PPD con quienes se reunió, en busca de apoyo, semanas antes de la votación.

Irací Hassler –no cederemos al confianzudo “Irací” que utilizan determinados medios de prensa cuando se refieren a la alcaldesa electa- tuvo un valiente desempeño como concejala, defendiendo con vigor los derechos ciudadanos y la dignidad de los barrios de Santiago. Han sido testigos de ello los apoderados y alumnos de “liceos emblemáticos”, sobre todo del Instituto Nacional. Igual presencia tuvieron las concejalas electas, en particular Dafne Concha, quién obtuvo la primera mayoría comunal.

Es notorio que la votación de Irací Hassler  trasciende, con mucho, la votación del Partido comunista. También trasciende el rechazo -no menor, en todo caso- al Sr. Alessandri. La capacidad de articular una acción común desde la pluralidad de visiones críticas y transformadoras parece una de las claves de su triunfo electoral. Se desprende de lo anterior múltiples enseñanzas y serias responsabilidades.

La distinción entre un Frente amplio de vocación democrática y un PC con pretensiones  totalitarias es una demonización recurrente, y sintomática, de la derecha. Que dirigentes de “izquierda” –esgrimiendo ampulosas referencias históricas, en ciertos casos-  apelen al mismo razonamiento es tan penoso como ilustrativo de una capitulación ideológica mayor y de largo alcance.

En Chile, las libertades públicas nunca han sido conculcadas por los comunistas. Más bien han debido pagar severos costos políticos y humanos cuando ello ha ocurrido.

Decir lo contrario es fumar opio.

Total
0
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.