Insólito: Conmebol confirma Copa América en Brasil, el país con peores cifras en la pandemia, buscando mejorar popularidad de Bolsonaro

Brazilian President Jair Bolsonaro (C) gestures between Justice Minister Sergio Moro (L) and the president of the South American football’s governing body Conmebol, Paraguayan Alejandro Dominguez, before the Copa America football tournament final match between Brazil and Peru at Maracana Stadium in Rio de Janeiro, Brazil, on July 7, 2019. (Photo by Juan MABROMATA / AFP)

El país verdeamarillo se acerca al medio millón de muertes por Covid, pero recibirá esta nueva edición del torneo continental. Brasilia utilizó a un ministro militar en la negociación, con el objetivo de transformar el evento en comodín para recuperar el prestigio del mandatario de ultraderecha.


La Conmebol anunció este lunes (31/5) una gran sorpresa, que remeció el mundo de fútbol y también la política sudamericana: la edición de este año de la Copa América finalmente será disputada en Brasil.

Aunque ya se esperaba el cambio de anfitriones en este torneo, el hecho de que Brasil haya sido el país elegido generó una sorpresa gigantesca, no solo por lo inesperado, pero sobre todo por el sin sentido.

Inicialmente, la Copa América 2021 debería haber ocurrido en Argentina y Colombia. El país cafetero se bajó de la organización debido al estallido social en el país que tiene arrinconado al gobierno de Iván Duque. Sin embargo, en el caso argentino, el problema se da por las crecientes cifras de contagios y muertes por la segunda ola de la pandemia de Covid-19.

Por esa razón, no parece muy comprensible que la alternativa elegida por la Conmebol (Confederación Sudamericana de Fútbol) sea Brasil, el país que carga con las peores cifras de Covid en la región, y la segunda peor del mundo (solamente detrás de los Estados Unidos).

Porque eso significa que la Copa América ocurrirá en un país que está cerca de alcanzar el medio millón de muertes por Covid, debido a que registra casi 2 mil nuevas víctimas diarias, y donde la vacunación ha sido más lenta, debido a una política sanitaria del gobierno de Jair Bolsonaro que cuestiona la efectividad de las vacunas y que ha apostado por la llamada “inmunidad de rebaño”.

Para entender porqué se llegó a esa decisión hay que relatar que, en los últimos días, Brasilia puso prioridad en su agenda a las negociaciones para traer el evento al país, por considerar que usarlo políticamente sería una buena estrategia para recuperar el prestigio del mandatario, cuya popularidad está en uno de sus peores momentos.

El presidente brasileño puso al general Luis Eduardo Ramos, ministro de la Casa Civil (similar al Ministerio del Interior en Chile) al frente de la negociación express con la Conmebol que finalmente logró trasladar el torneo para suelo verdeamarillo.

Encuestas recientes indican que la popularidad de Bolsonaro bajó 6 puntos en las últimas semanas, llegando a un 24%, mientras su rechazó sigue en aumento , situación que se verificó en el último fin de semana, cuando varias ciudades brasileñas vivieron grandes manifestaciones en su contra, pidiendo su juicio político por su responsabilidad en la mala gestión económica y sanitaria del país en los últimos meses .

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.