Inmunóloga: “Mantener la estrategia de inmunidad de rebaño es una aberración ética, moral y académica”

Inmunóloga: “Mantener la estrategia de inmunidad de rebaño es una aberración ética, moral y académica”

Nuevo ministro, vieja estrategia

Cuantas más personas tengamos con anticuerpos IgG se podrá contar con mayor porcentaje de inmunidad y menos posibilidades de una segunda ola aseguró el Ministro Enrique Paris en su primer día hábil en el cargo, dando cuenta de que la estrategia de inmunidad de rebaño sigue vigente en el Ministerio de Salud, cuestión que resulta en extremo peligrosa para la inmunóloga clínica y Ph.D. en Ciencias Biomédicas, Mercedes López y para el psicólogo y magíster en Salud Pública y Global de la Universidad de Harvard, Gonzalo Bacigalupe, a quienes consultamos de inmediato.

– Yo esperaría que el ministro haya sido sacado de contexto, que el sentido de lo que quiso decir fue otra cosa, porque la inmunidad de grupo sin vacuna requiere al menos al 60% de la población infectada, y eso es no menos de 11 millones de chilenos “, dice López.

– Imagínate un 60% de infectados, cuando la letalidad en este momento es del 1.2% eso significa que van a morir 110 mil personas por COVID-19, y esa es una letalidad todavía baja, no sabemos si se va a mantener así. Pero además hay todo un grupo de personas que morirían por falta de atención porque es un colapso total. Los números en términos absolutos son devastadores, afirma Bacigalupe.

Ambos científicos valoraron el cambio de tono del nuevo Ministro de Salud Enrique Paris respecto a su antecesor este fin de semana, en términos de abrirse a la conversación, reconocer la opinión de la comunidad científica organizada e independiente y dejar atrás el discurso bélico y agresivo que tenía el ministro Mañalich. Y vamos a insistir en colaborar, pero no podemos hacerlo con una estrategia que significa que se sigan contagiando a las personas. Se necesita detener el contagio y aplanar la curva. No basta simplemente tener una meseta con muchos fallecidos y contagiados todos los días, dice Gonzalo Bacigalupe.

– Hay que ser absolutamente claro – dice la doctora López – en que la inmunidad de grupo, como estrategia epidemiológica, es una aberración ética, moral y académica. Esa estrategia implica que va a morir y enfermar mucha gente y otros tantos van a quedar con secuelas. Y los afectados no son solamente los viejos y los enfermos. En Chile fundamentalmente son los pobres. Al aplicar la inmunidad de rebaño estás afectando a la gente por su condición socioeconómica, los más vulnerables van a morir por COVID-19 y eso es ética, moral y académicamente inaceptable en un país civilizado.

Mercedes López

Para los expertos es el momento de que se enfrente la estrategia del Ministerio de Salud en la pandemia.

– Es insostenible. Significaría estar con los hospitales siempre con pacientes COVID-19 por meses. A eso apostaron y es una apuesta que no fue sanitaria, sino hospitalaria de la enfermedad. Eso no es salud pública, una apuesta de salud pública es evitar los contagios, es prevenir. Por eso que las cuarentenas dinámicas primero y las cuarentenas reactivas en vez de preventivas, nos tienen donde nos tienen.

– Y se puede alargar mucho más también. La comunidad científica en general e incluso los comités asesores, hemos planteado al gobierno en todas las formas posibles que no es sustentable. Lo que pasa es que nadie ha cuestionado públicamente todavía la estrategia global. Y la estrategia global es una estrategia política que viene desde el Segundo Piso de La Moneda y en eso yo no tengo ninguna duda y (Enrique) Paris no la ha cuestionado. Y nos pueden tener en esta meseta por meses y por supuesto eso significa que no hay Proceso Constituyente porque debemos pensar que por lo menos de aquí a agosto se va a mantener esta situación, dice Bacigalupe.

Gonzalo Bacigalupe

– La estrategia política es una cosa – agrega Mercedes López -y otra muy distinta es que nosotros, médicos y científicos, tomemos una posición ética de lo que está pasando. Máss allá de las acciones políticas del Segundo Piso de La Moneda estamos hablando de que esto puede significar una catástrofe de una magnitud similar al terremoto de Chillán pero, a diferencia de un terremoto, las consecuencias de una pandemia son prevenibles. Entonces aquí hay una cuestión ética fundamental que el 18 de octubre puso sobre la mesa, y es que ya basta de estas formas, lo que tiene que primar es la ética en el actuar.

– No hay tiempo para seguir experimentando con inmunidad – dice el doctor Bacigalupe- porque significa tener personas fallecidas que son totalmente prevenibles. Prefiero un país un poco más pobre, que tener los cementerios llenos, así de trágico es. Y no me vengan con esta cosa de que si la economía esta mala, va morir más gente. No es así, porque además del punto de vista puramente económico los fallecidos tienen un impacto en la economíaa terrible, porque baja la confianza y se producen problemas de salud mental hay una concatenación de cuestiones y a eso le agregas todos los desastres que tenemos: la sequía, la crisis climática. Todo eso no se detiene. Entonces no es tan fácil decir “vamos a tener inmunidad”, eso lo creyó mucha gente, hay políticos que todavía piensan así, transversalmente.

– No soy economista – afirma Mercedes López – pero mientras más mantengamos la situación que tenemos, sin bajar el número de casos, las cuarentenas no van a poder ser levantadas. Y eso para la economía es un desastre. La única manera para tratar de disminuir el número de casos en la situación en la que ya está la Región Metropolitana, es fortalecer las medidas para que la gente no se mueva y el virus no se mueva con ellas. Y en esto voy a dar mi opinión muy personal. El Acuerdo Nacional se queda absolutamente corto. ¿Cómo alguien piensa que con $100.000 alcanzan para que una familia pueda vivir un mes?, es absolutamente absurdo, por más Acuerdo Nacional que sea. Que se hayan sentado a conversar para salir con eso es una vergüenza, y te lo digo responsablemente: es una vergüenza a estas alturas del partido.

PCR Positivo

Otro aspecto relevante de la estrategia no escrita llevada a cabo por el Minsal desde que se inició la pandemia en Chile, se funda en los testeos PCR. Hasta ahora el PCR positivo determina varias situaciones como que el paciente pueda tener acceso a una licencia médica, a una residencia sanitaria e incluso determina los casos de muerte COVID-19 que se informan.

-Aquí se han cometido varios errores. Cuando testeas tienes que partir de la base de que el testeo tiene que ser bien hecho, que cuentas con un número de test adecuados y que el médico pueda tomar decisiones más allá del resultado del test, porque un paciente que tiene un contacto estrecho debería ser cuarentenado, aún cuando el PCR salga negativo, dice Mercedes López.

Y agrega que el uso de testeos masivos también depende de la etapa de infección presente en una comunidad.

-Si estás en una etapa en que aún puedes trazar y aislar los casos, el test PCR es fundamental, porque la infección todavía no está libre en la comunidad. Pero si la infección es comunitaria, el tema de los síntomas o no síntomas pasa a un segundo plano y lo que hay que hacer es una cuarentena preventiva y no esperar a que la situación esté descontrolada como en Santiago. En este caso el paciente con síntomas COVID-19 es COVID-19, independiente de que tenga o no el PCR. Porque además el número de test que tenemos disponibles es poco y tenemos un retardo (en los resultados) impresionante, de 4 y 6 días, lo que hace que no podemos tomar decisiones de Salud Pública guiados por el PCR.

Gonzalo Bacigalupe concuerda:

-La positividad de los test PCR en Santiago es tan alta que da lo mismo que haya testeo. Necesitas un alto testeo cuando hay que hacer trazamiento para ir viendo dónde está el contagio. Pero cuando entre dos y tres personas de cada cinco que se testean son positivas, lo que estás diciendo es que la mitad de la población está contagiada. Eso es algo muy trágico. La OMS y todos los organismos sugieren que la positividad debiera estar bajo el 10% y en el 5% sería ideal. Y hoy día estamos con una positividad que varía entre el 30 y el 40%. Es altísimo y entonces empiezan a hablar de la Segunda Ola estos expertos que van a matinales que es básicamente un volador de luces. Porque no hay Segunda Ola. Estamos todavía en la Primera Ola y ni siquiera sabemos si en la parte más alta.

Para el experto en Salud Pública:

Eso tiene que ver con una obsesión que, yo creo, viene desde la Presidencia. Pienso que (Sebastián) Piñera cree que lo importante es llegar a un punto muy alto y de ahí vamos a comenzar a bajar. Y esa es una premisa totalmente falsa y lo sabemos la gente de Salud Pública. Podemos llegar a un punto muy alto y mantenernos allí con algunas variaciones para arriba o para abajo, pero básicamente mantenernos en altura. No es el volcán Osorno, esto es una planicie altiplánica como el Láscar. Y todo el lenguaje sobre Primera o Segunda Ola no corresponde este momento. Tenemos que empezar hablar de como paramos el contagio, porque la bajada aún no la visualizamos.

Otro concepto que complica, según la doctora López, es el de Casos Activos cuya definición se publicó el 8 de junio:

-Como aquellos casos en los que habían PCR positivo y que tenían fecha de primeros síntomas. Eso significa que estás dejando afuera a todos los PCR positivos asintomáticos, que sí contagian.

Para la inmunóloga Mercedes López una pandemia es una situación tan compleja que requiere una estrategia en varios niveles:

 –Lo primero es la triada clave testear, trazar y aislar. Testear requiere aumentar la capacidad de las universidades para poder hacer PCR. Trazar tiene que quedar a cargo de la Atención Primaria de Salud, que es la que conoce a su comunidad. Para eso se necesita entregar recursos a la APS y por supuesto la información. Y aislar, en caso de personas o cuarentena en caso de comunidades, para que sea efectiva se necesita que el Gobierno se abra a dar apoyo social real a las familias. Las cuarentenas tienen que disminuir la movilidad de la ciudad en por lo menos el 60% para ser efectivas. Si no se logra, vamos a seguir viendo la situación de la Región Metropolitana, donde contagios y muertes se van a alargar por Junio y Julio y van a disminuir recién en Agosto.

-Todo ello se debe acompañar de educación a la población y una Comunicación de Riesgo adecuada para que la gente sepa claramente como cuidarse. Además en Chile la estrategia tiene que aplicarse en los territorios de manera diferente, tomando en cuenta las diferencias culturales, económicas y sociales entre las comunas, pues no es lo mismo la estrategia que vas a usar en Las Condes que en La Pintana, por ejemplo. Esta diferencia también se debe dar según el estado de infección. Se tiene que tener una estrategia distinta en las regiones donde la infección recién está comenzando, versus donde la infección está descontrolada como es Santiago, afirma López.

Fallecidos COVID-19

– Si el Ministro Enrique París quiere cambiar la situación lo primero que tiene que tener es una estrategia coherente y multidisciplinaria. Y a estas alturas del partido, tiene que recomponer la confianza de la ciudadanía en la gestión del Ministerio de Salud y del Ministerio de Ciencias, dice la inmunóloga Mercedes López.

– Creo que el manejo que se hizo de la información, el ocultamiento y la manipulación de los datos es un asunto tan grave que las responsabilidades tienen que ser puestas sobre la mesa. Hay un problema ético que es aún mayor cuando de esa información dependía el manejo adecuado de una pandemia, que hoy día está teniendo cerca de 250 muertes diarias.

-Para los científicos es muy grave porque para nosotros es esencial saber que nos están entregando los datos adecuados, no manipulados. Y desde el punto de vista de la salud se vuelve aún más serio, porque hay un principio básico que eso no dañar y cuando se ocultan datos se daña la vida y salud de las personas y ahí tienen que haber responsabilidades. Por eso es la carta de 100 científicos pidiendo la renuncia del Ministro de Ciencias Andrés Couve, que blindó la absoluta falta de transparencia de los datos del ex Ministro Mañalich y justificó informaciones y datos que no eran correctos. Cuando justificó la forma en la cual son informados lo fallecidos en Chile, que va incluso en contra de la recomendación de la Organización Mundial de la Salud, el violó un principio básico de manejo de toma de decisiones en el sector salud.

¿Por qué es tan importante contar correctamente los fallecidos?

-Porque te da una señal de lo colapsado que está el sistema. Si no sabes eso, mal vas a tomar las decisiones que prevengan ese colapso y entonces mantienen a todo el mundo en una especie de burbuja y permite mantener estos relajos, como que hasta la semana pasada se estaba hablando de que los colegios volvieran a abrir.

Mientras se escribía este reportaje, la autora detectó que las cifras de fallecidos en el informe diario del Ministerio de Salud y el informe de la Organización Panamericana de la Salud (OPS o PAHO por su sigla en inglés) son casi idénticas: 3.362 y 3.356 respectivamente.

Dado que la OPS informa que las cifras que entrega en su data por países incluyen casos confirmados y probables, esta coincidencia no debiera existir, pues los informes del Ministerio de Salud, a la fecha, sólo incluyen fallecimientos confirmados.

Informes OPS y Minsal

Para entender esta situación recurrimos a la experta en Estadísticas de Salud, Danuta Rajs, quién consultó al Comité Nacional de Estadísticas Vitales:

  • Ellos me informan que (el Ministerio de Salud) no ha estado enviando los datos del DEIS a la OMS, ni a la OPS. Por lo tanto, la OPS ha tomado la cifra que el Ministerio ha estado informando por la prensa. La nota que la OPS pone debajo de su tabla (sobre que informa casos confirmados y probables) es para todos los países. Deberían poner la excepción para Chile, dice Rajs. Asimismo, aclara que la consulta fue realizada al Jefe del DEIS, Sr. Carlos Sans Farfán , en el contexto de una reunión del Comité Nacional de Estadísticas Vitales.

Además, la doctora Danuta Rajs dijo que nunca informó a ningún medio de comunicación que el DEIS registraba más de 5.000 casos de defunciones por COVID-19 en Chile. Por la misma razón que dio a La Voz de los que Sobran en la primera entrevista donde reveló que el DEIS tenía todas las defunciones COVID-19 codificadas desde el inicio de la pandemia: porque no tiene acceso a la base de datos del DEIS, al estar jubilada.

La cifra difundida en algunos medios como muertes por COVID-19 durante la pandemia, 5.682 fallecimientos, fue contrastada por La Voz de los que Sobran, y correspondería al mismo número de muertes que entrega la base de datos pública del DEIS, pero referida al total de fallecimientos, en la Región Metropolitana, de todas las causas de muerte que existen, en el mes de mayo. Una base de datos que publicamos detallada por comunas en el artículo DEIS: fallecimientos por comuna en la Región Metropolitana.

Sobre el Autor

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *