Impuesto a los súper ricos: una urgencia democrática

Este jueves se vota en general y en particular, en la cámara de Diputadas y Diputados, la propuesta de impuesto a los súper ricos presentada por la Bancada del Partido Comunista con apoyo transversal de la oposición. Será mejorada con una indicación conjunta que complementa el impuesto patrimonial con el aumento por única vez del impuesto a las grandes empresas y la eliminación de exenciones tributarias.


El martes 06 de abril, una nota del Diario Financiero replicando a Forbes, comenta que “2020 fue un año más que positivo para la fortuna de las personas más ricas del mundo”. ¿La razón? “Los más millonarios aumentaron en más de US $5 billones (millones de millones) su patrimonio, una cifra nunca antes vista”.

La noticia continúa y agrega que además “la cantidad de ricos que incluye la publicación se disparó a 2.755, es decir, 660 más que hace un año”.

Llevada a Chile, esta situación implicó -en medio de la pandemia- que algunas personas/familias vivieran aumentos siderales en su riqueza: la familia Luksic aumentó su patrimonio en US $12.500 millones con respecto a la medición anterior, y Julio Ponce aumentó en US $2.400 millones su patrimonio. En definitiva, todos los millonarios chilenos mencionados en la publicación aumentaron su patrimonio en medio de esta pandemia: Sebastián Piñera, Roberto Angelini, Álvaro Saieh, Patricia Angelini y Luis Enrique Yarur.

La publicación del Diario Financiero concluye que “La fortuna de los millonarios chilenos analizados por Forbes llegó a US $40.300 millones, lo que es un salto de 73%” respecto de las cifras del año anterior. Forbes por su parte señala que de los millonarios del mundo “un asombroso 86% es más rico que hace un año”.

En contraste a estos “asombrosos” resultados “nunca antes vistos”, un reciente estudio del Banco Mundial, señala que en Chile, “2,3 millones de personas habrían caído en vulnerabilidad, mientras que otras 300 mil habrían abandonado los grupos de altos ingresos para sumarse a la clase media.” (El Mercurio, 07 de abril de 2021).

Esta aguda realidad es evidentemente más fuerte en ciertos segmentos sociales, así lo reconoce el Fondo Monetario Internacional FMI: “Los jóvenes, las mujeres y los trabajadores con niveles educativos relativamente bajos o con empleos informales han sufrido en general el golpe más duro”. 

También lo confirma en nuestro país Amnistía Internacional, señalando que en Chile, “La pandemia afectó de manera desproporcionada a quienes vivían en situación de pobreza y a quienes dependían de los servicios públicos de salud” (Informe 20/21, Amnistía Internacional: La situación de los Derechos Humanos en el mundo, Página 143). Asimismo lo corrobora el último “Catastro Nacional de Campamentos 2020-2021: Histórica alza de familias viviendo en campamentos”, donde se establece que aumentaron en 74% las familias que viven en esta condición respecto de la medición del año anterior anterior. De esta manera, hay 81.643 familias que habitan en 969 campamentos en Chile, que constituyen la cifra más alta desde 1996. (TECHO-Chile y Fundación Vivienda, 25 de marzo de 2021)

No hay discurso democrático que pueda sostener este nivel de contraste e inequidad en la apropiación de riqueza, menos aún en un contexto de pandemia. Tal como se ha dicho, la pandemia ha demostrado que no nos encontrábamos en el mismo barco, los súper ricos, la riqueza, no va en el mismo barco que el resto del mundo, tenemos condiciones de vida muy diferentes que incluso permiten que la tragedia del mundo sea la felicidad y crecimiento del poder de unos pocos y en nuestro país, esta historia no ha sido diferente. Ante la crisis, las personas han sobrevivido con sus propios ahorros, con el seguro de cesantía y las ollas comunes.

La ONU, el FMI y hasta los propios súper ricos han pedido un aumento de los impuestos, para hacer al menos un aporte en este contexto, que reduzca este contraste y disimule en algo la inequidad anti ética del modelo actual.

En Chile, este jueves se vota en general y en particular, en la cámara de Diputadas y Diputados, la propuesta de impuesto a los súper ricos presentada por la Bancada del Partido Comunista con apoyo transversal de la oposición. Será mejorada con una indicación conjunta que complementa el impuesto patrimonial con el aumento por única vez del impuesto a las grandes empresas y la eliminación de exenciones tributarias.

En línea con lo que se ha planteado, la propuesta busca abrir camino en Chile a un impuesto a los súper ricos, que no solo tiene el mérito de aportar con recursos que le permiten al Estado concurrir en ayuda de las familias que así lo necesitan, sino que además, tiene el mérito de aportar en rescatar a nuestra democracia de una condición a todas luces injusta, violenta, antidemocrática.

Por el bien del país, por el interés de los hogares y por necesidad democrática, esperamos que este jueves no haya ningún voto que falte para aprobar esta medida.

Total
408
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.