Hacen llamado a Banco de Chile para condonar deuda que tiene Fabiola Campillai: “Las cuotas que quedan son los intereses y son millonarios”

Fabiola Campillai
Crédito: Fortín Mapocho

Una usuaria de Twitter reveló la situación que aqueja a Fabiola Campillai y enfatizó en la deuda que el Estado chileno mantiene con ella


Ayer, una usuaria de Twitter (@juguitodeodio1) dio a conocer a través de la red social la delicada situación que aqueja a Fabiola Campillai. Se trata de una deuda que mantiene con el Banco de Chile y que no ha podido pagar desde hace unos meses.

Según la mujer que reveló el caso, la deuda se ha ido pagando mes a mes durante dos años y medio. Sin embargo, por la situación actual que atraviesa el país, durante los últimos meses se le hizo imposible continuar con el pago.

Lo anterior generó que desde el banco comenzaran el cobro por mora y procedieran a la orden de embargo.

“Es por eso que como persona natural ha solicitado que se le condone la deuda por la situación que todos conocemos. Cabe destacar que ya ha pagado todo el dinero que pidió y las cuotas que quedan son los intereses y son millonarios”, escribió la usuaria de Twitter.

En uno de los tweet, la mujer también hizo un llamado al gobierno: “El Estado tiene una deuda eterna con Fabiola y su familia, mínimo que intente darle de ahora en más una vida lo más tranquila posible dentro de lo que se pueda.

Finalmente, el hilo concluye solicitando que se lea la carta enviada por Fabiola y desde la entidad puedan dar una respuesta.

“Hacemos un llamado a Andrónico Luksic para que reciba y lea la carta que Fabiola le ha enviado y donde pide explícitamente la condonación de la deuda”, sentencia el tweet.

Total
4K
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.