Habla la hija de Hugo Bustamante sobre lo que se vive al tener un padre femicida

Cinco días antes que la policía encontrara el cuerpo de Ámbar en la casa de Hugo Bustamante, Marcela se encontró con su padre borracho y drogado, diciendo cosas sin sentido. De ahí ella comenzó a sospechar sobre la participación de su papá en el femicidio, según lo contado a Revista Sábado.


Una de las hijas de Hugo Bustamante habló con Revista Sábado sobre Hugo Bustamante y el Caso Ámbar, Marcela, cuyo nombre fue cambiado por el citado medio para evitar represalias, ha sufrido la carga de ser la hija de un asesino.

“La verdad es que Hugo era muy cariñoso, atento y siempre preocupado de tenerme un presente o dinero. Quizá no era mucho, pero era lo que él podía en ese entonces. Pero nunca fue de mi agrado visitar ese lugar”, comentó Marcela sobre las visitas que hacía a su padre cuando era pequeña.

Después de que Hugo Bustamante fuera detenido por el caso “el asesino del tambor”, Marcela, quien iba al colegio en ese entonces, comenzó a ser aislada de sus compañeros y los papás de ellos prohibían tajantemente juntarse con ella y su madre decidió retirarla del colegio. Una de las secuelas que sufrió durante ese periodo, dice, fueron los problemas para dormir y los sueños recurrentes con Verónica y Eugenio.

Tiempo después como una forma de cerrar el ciclo, Marcela se aventuró y vió el capítulo “El Asesino del tambor” donde cuenta la historia de Hugo Balmaceda “No podía creer ni razonar lo que estaba viendo. Mi mamá llego casi terminando el capítulo y me pilló llorando desconsoladamente. Me abrazó fuerte y no dijo mucho, Lo único que recuerdo es que me dijo que todo iba a estar bien”, comentó.

Años después, Marcela vivió un episodio de violencia de género cuando su ex pololo trató de ahorcarla, en ese tiempo tenía 17 años y estaba embarazada de su pareja de ese entonces. “Yo pensaba que, si aguantaba esos golpes, quizá terminaría como Verónica”, quién fue asesinada por Balmaceda en el pasado junto a su hijo.

De ahí, Marcela comenzó a surgir hasta que se reencontró con Hugo. “El me abrazó muy fuerte, me dijo que era la única mujer que lo hacía llorar”. Incluso Balmaceda le hizo una colecta cuando Marcela se enfermó de COVID.

Ámbar

Ámbar y Marcela nunca se conocieron y cuando la niña desapareció Marcela recibió el llamado de una prima que la PDI estaba indagando la casa de Hugo Balmaceda, decidió ir. Lo primero que vio fue a su padre con las pupilas dilatadas, balbuceante y con una cerveza en la mano mientras que la PDI estaba buscando pistas sobre su desaparición.

“Cuando llegué, mi papá y la Denisse estaban drogados en clonazepam. En un momento una funcionaria de la PDI pidió hablar con la Denisse, y con mi prima la fuimos a buscar, pero ella no se podía parar. “No, en esas condiciones no podemos hablar con ella”, dijo la funcionaria. Creyeron que estaba borracha, pero les dije que no, que habían tomado clonazepam por el nerviosismo de la situación. La Denisse era un estropajo, no podíamos mantenerla en pie” recuerda Marcela

“Le dije: “¿Qué vas a hacer sentado ahí?, mira la hora, el frío que hace”. “Déjenme aquí”, dijo y se puso a tomar. No me paraba de mirar. Estaba con lágrimas. Mi pareja también estaba con o y me pidió que lo dejara ahí, que estaba curado, drogado. Lo sentí como con pena, con angustia”, recuerda.

En ese momento Marcela comenzó a dudar sobre la participación de su papá en el caso “Hubo algo. Un momento en que él le dijo a la Denisse: “Vo” me traicionaste”. Creo que él debe haber pensado que la Denisse ya había hablado. Yo lo escuché y le dije: “¿De qué traición estáí hablando?”. Se quedó callado. Agachó la cabeza y no habló más. Dentro de mí, pensé: “Estos tienen algo que ver. Estos huevones algo hicieron con esta niña”, comentó.

Marcela concluyó su relato diciendo que su padre era un “enfermo mental” y que no lo volvería a ver nunca más.

Total
25
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.