Gabriel Zaliasnik, el abogado de Mañalich y Piñera

La acusación constitucional contra el ex ministro Jaime Mañalich se rechazó con 73 votos en contra y 7 abstenciones. Su abogado, Gabriel Zaliasnik, llamó la atención por sus comentarios y la amplia red de contactos que posee dentro de la política. Antes defendió a parlamentarios y empresarios en casos de alta connotación pública como Spiniak, Penta, SQM y Cascadas. Además, es abogado del diputado Gabriel Silber (DC) en una denuncia ante la Fiscalía que no perseveró en el caso del mail anónimo que lo denunciaba por violencia intrafamiliar.


Gabriel Zaliasnik Ingresó a la cámara de diputados sin mascarilla, era el día de la acusación constitucional contra el ex ministro de salud, Jaime Mañalich, pero él parecía tranquilo. No se preocupó de llevar un discurso elaborado o una presentación prolija con pruebas de su defendido, fue un simple punteo además de un reportaje de Radio Bio Bio sobre la plataforma Epivigila y un texto de Carlos Peña, rector de la UDP, que respaldaba al ex ministro.

Lo obligaron a ponerse la mascarilla por estar en un espacio cerrado y entró en acción después de la exposición de la diputada Marcela Hernando. “De acogerse esta acusación constitucional la única verdadera consecuencia que se seguirá, porque el ministro Mañalich renunció hace cuatro meses, será la muerte cívica del ciudadano Jaime Mañalich”, espetó.

Votación acusación constitucional contra ex ministro Jaime Mañalich

Su exposición duró más de dos horas y la sesión terminó pasado las cuatro. Finalmente se rechazó la acusación contra Mañalich con 71 votos a favor, 73 en contra y 7 abstenciones. Dentro de los que se abstuvieron están Pepe Auth (Ind.), Loreto Carvajal (PPD), Pablo Lorenzini (DC), Fernando Meza (Ind.), Gabriel Silber (DC), Jaime Toha (PS), Daniel Verdessi (DC). Los rechazos que más llamaron la atención fueron Jorge Sabag (DC) y Pedro Velásquez (Ind.).

“No existe una voluntad de intencionalidad, frente a esa duda, prefiero abstenerme y no desprender responsabilidades ni criminalizar”, comentó la diputada PPD Loreto Carvajal, mientras que el diputado de la DC, Jorge Sabag fue más duro, “Para votar en contra había que tener mucha convicción y no tenerle miedo al Frente Amplio ni al Partido Comunista, sino que estar verdaderamente actuando con sentido de responsabilidad.”

Zaliasnik se había anotado un triunfo.

El abogado Mauricio Daza, quién fue querellante en el caso Soquimich por la Fundación Ciudadano Inteligente, comenta que ve a Zaliasnik como un jurista que ha logrado notoriedad justamente por su red de relaciones e influencias, además de contar con una importante disponibilidad de recursos económicos.

“Como litigante es efectista y frontal, más que destacarse por contar con un gran fondo jurídico o destreza argumental, ha sido hábil en reclutar a varias personas que sí cuentan con esas características, quienes lo proveen de material para desarrollar su trabajo”, comentó a este medio.

Gabriel Zaliasnik

La carta de la polémica

En marzo del 2019 le tocaba a Gabriel Silber asumir la presidencia de la Cámara de Diputados, pero una carta anónima llegó a los correos de varios parlamentarios. “Es un secreto a voces, pero muy controlado por la cúpula DC, que Cristina Orellana, vicepresidenta DC y esposa de Gabriel Silber es víctima de maltrato y pronto lo reconocerá públicamente”, comenta parte de la misiva.

También se dio a conocer otra carta del Partido Comunes, del Frente Amplio, donde se explicó que la denuncia estaba basada en información entregada a través de un correo que se hizo llegar a todas las diputadas y diputados, sumada a información recogida de distintas fuentes.

En ese momento las posibilidades de Gabriel Silber se esfumaron y tuvo que renunciar a postular a la presidencia de la cámara, que finalmente la tomó el diputado Iván Flores (DC). En ese momento Silber declaró a la prensa que el hecho había sido “una canallada” y contrató a Gabriel Zaliasnik como su abogado en el caso.

En julio del 2019 Loreto Carvajal (PPD) rompió el pacto de la oposición y se cuadró con la derecha votando la censura en contra del diputado, RD Jorge Brito en la comisión de defensa de la cámara.

Finalmente, el 21 de septiembre de este año, se reveló la relación sentimental entre Carvajal y Silber en el congreso cuando el diputado confirmó, después que se iniciara un sumario en su contra por no cumplir las normas sanitarias, que vivía con ella. “Lo que le expliqué a las autoridades fue que no iba a una segunda vivienda ni a celebrar Fiestas Patrias, que estaba haciendo lo que hago siempre, retornar a mi casa en la Región del Biobío”, comentó en esa oportunidad.

Gabriel Silber (DC) y Loreto Carvajal (PPD)

Ambos votaron juntos la abstención en la acusación constitucional contra Jaime Mañalich.

Defensor del poder

Zaliasnik ha basado su carrera en abordar juicios de alta connotación pública. El primero que tomó fue el caso Spiniak, cuando en la presunta red de explotación sexual del empresario se vinculó a políticos de la UDI.

El abogado tomó esta causa que judicialmente resultó ser falsa. “Por lo tanto todos los que de una u otra forma, sea como autores intelectuales, ejecutores o cooperadores, estén relacionados con dicho fraude procesal, van a tener que presentarse en los tribunales a encarar sus responsabilidades“, comentó a los medios el año 2004.

Diez años después estalló el caso Penta donde los directivos de la empresa que controla la Universidad del Desarrollo, entre otras instituciones, dieron boletas ideológicamente falsas a políticos de la UDI.

Senador Iván Moreira

En ese momento Zaliasnik tomó el caso de Iván Moreira, de quién se conoció la desafortunada frase “raspado de la olla”, como petición al entonces gerente de la empresa Hugo Bravo. Finalmente Moreira fue condenado a pagar 35 millones en 12 cuotas al fisco. “Aquí lo que ha ganado es el derecho, funcionó el sistema judicial, no había delito”, comentó Zaliasnik el 2018. También estuvo al lado de Pablo Longueira cuando se vio involucrado en Corpesca.

Zaliasnik además defendió a varios militantes del PPD en el caso SQM, el escándalo de corrupción más importante del último tiempo.

Asesoró al entonces ministro del interior Rodrigo Peñailillo por este caso, junto al director de imaginación Enrique Correa. Zaliasnik rechazó ser oficialmente parte de su defensa. En esos momentos representaba a Roberto Guzmán Lyon, abogado de SQM y hombre de confianza de Julio Ponce Lerou, quién fue sancionado por la Superintendencia de Valores y Seguros (SVS) como hombre clave en el esquema de operaciones del caso Cascadas.

A través de él, Zaliasnik llegó a asesorar al directorio de SQM en marzo del 2015, cuando le pidieron un informe en derecho para dirimir si procedía entregar la contabilidad de la minera a la Fiscalía sin mediar acciones penales del Servicio de Impuestos Internos, el abogado recomendó no entregar la información.

Además Zaliasnik pasó a representar a Jorge Rosenblut quién, de acuerdo a un artículo de Ciper figuraba como “el hombre que hizo el contacto con SQM y el Grupo Angelini para captar fondos que se justificaron como servicios prestados por personas del comando de Bachelet. Y también como el creador del diseño de la pre campaña que operó a través de la empresa de Giorgio Martelli”.

Otro caso que llevó Zaliasnik es la defensa de la empresa SQM en el caso Cascadas, donde se hicieron numerosas compraventas de acciones de SQM entre 2008 y 2011 por cuatro sociedades de inversión o sociedades “cascadas”, ligadas al accionista mayoritario Julio Ponce Lerou.

Los accionistas minoritarios de SQM denunciaron la existencia de un «esquema coordinado de operaciones» que benefició directamente al ex yerno de Pinochet.

La condena a Julio Ponce no fue penal pero si fue sancionado con la multa más alta de la historia cursada a una persona natural: Cerca de US$70 millones de dólares, que recientemente fueron reducidos a solo US$ 3 millones de dólares en la Corte Suprema.

Zaliasnik también tiene experiencia en el extranjero y lideró las defensas de los expresidentes Alberto Fujimori y Carlos Menem en sus respectivos procesos de extradición. Fujimori cumple una condena de 25 años de cárcel por violación de los derechos humanos durante su gobierno entre 1990 y 2000, mientras que Menem fue condenado en octubre del 2018 a cuatro años de cárcel por corrupción.

“Los Jinetes del Apocalipsis”

Así nombró la prensa chilena a Gabriel Zaliasnik, cuando entró al gobierno junto a Jorge Bofill, Samuel Donoso y Marcelo Sanfeliú para liderar los casos más complejos del gobierno en el estallido social.

Los abogados llevaron varias acciones legales para perseguir penalmente a las personas involucradas en delitos en el marco de la crisis social, y algunas de las querellas más connotadas, como las de incendios en las estaciones del metro que llevan la firma de los cuatro.

Además Zaliasnik lidera la defensa de Sebastián Piñera, Jaime Mañalich, Arturo Zúñiga y Paula Daza para enfrentar la querella del alcalde Daniel Jadue por el manejo del Gobierno en la pandemia.

Unas de la últimas polémicas que protagonizó fue cuando Juan Antonio Coloma (UDI) viralizó un video en el que la periodista Mónica Rincón se refiere a la solicitud contra el ex ministro de Salud, Jaime Mañalich. Según el parlamentario, la comunicadora habría recibido información por parte de un fiscal, lo que ameritaría una investigación.  

“Criminaliza políticas públicas, filtra presentaciones a Tribunales y carece de la mínima objetividad a la que le obliga la ley. Nuestra democracia no merece esta politización de sus fiscales”, publicó Zaliasnik el 17 de septiembre en su cuenta de Twitter.

Total
89
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts