Exclusivo: Juez Titular del Juzgado de Garantía de Rancagua Luis Barría es acusado de acoso sexual por funcionarias del Tribunal

El dos de junio del 2020, una denuncia anónima fue enviada a la Corte Suprema, allí se explicaba que el Juez Titular del Juzgado de Garantía de Rancagua, Luis Barría, habría acosado sexualmente a varias funcionarias del Tribunal. A pesar de existir un sumario administrativo en su contra para investigar los hechos, el juez continúa sus funciones y algunas de las víctimas no han sido llamadas a declarar.

“Tenemos mucho miedo, quiero trabajar tranquila” confiesa una de las funcionarias del Juzgado de Garantía de Rancagua, quien apenas puede verbalizar por lo que ha pasado sin romper en llanto. Una de las primeras peticiones fue resguardar su identidad. Su voz es temblorosa, a ratos se quiebra, pero siente la necesidad de contar lo que comenzó a pasar desde hace cuatro años. A pesar del miedo, dice el nombre del presunto acosador: Luis Barría Alarcón.

-Cuando llegue al tribunal, este juez Luis Barría, inmediatamente comenzó con conductas muy extrañas, siempre trataba de mantener contacto físico. Trataba de tocarme el brazo, tocarme la espalda, siempre trataba de bajar su mano, y tocarme la parte del sostén. Eso afectó mi forma de vestir, me daba miedo que todos los días me dijera algo (…) Soy super resiliente, pero el sentir que alguien te está tocando o intimidando es heavy-, comienza a relatar la funcionaria.

Intentó sobrellevar y acostumbrarse a la situación de acoso que vivía en el tribunal, pero no lo consiguió. Al llegar a casa después del trabajo lloraba y por las noches no lograba conciliar el sueño, se daba vueltas en la cama una y otra vez, pensando en que al otro día debía enfrentar la misma situación. Incluso, sus relaciones amorosas se vieron afectadas. Le incomodaba que la miraran o tocaran. El acoso estaba comenzando afectar su estado anímico y estos días ha pensado en buscar ayuda con un sicólogo.

Una de las cosas que más la paralizaban en la oficina, era cuando el magistrado emitía frases como “Estay rica” o “Estoy enamorado”, cada vez que pasaba alguna funcionaria por su lado, lo que era acompañado de sonidos que hacía con la boca.

Los hechos narrados por la funcionaria fueron confirmados por otras cuatro fuentes consultadas para este reportaje. La denunciantes actuales son cinco.

El martes dos de junio del 2020, una denuncia anónima de las funcionarias del Juzgado -a la que este medio tuvo acceso- fue enviada hasta la Corte Suprema, con el propósito de relatar distintas situaciones que involucran a Luis Barría, Juez Titular del Juzgado Garantía de Rancagua, quien participó en conocidas causas a nivel nacional como la formalización al ex canciller del Arzobispado de Santiago, Óscar Muñoz Toledo, por el delito de violación, el caso CAVAL y la causa de los ex Ministros de la Corte de Apelaciones de Rancagua, entre otros.

“Somos un grupo de funcionarias que hemos trabajado en forma permanente o transitoria en el Juzgado de Garantía de Rancagua de dicha ciudad, que en forma anónima hacemos esta denuncia por temor a represalias de los involucrados, afirmamos que hemos sido víctimas y hemos visto directamente tocaciones, encerronas y actos de abuso sexual (…) que se realizan al interior de nuestro lugar de trabajo, hasta antes de salir a causa de la pandemia, y cuyo autor es un Juez de dicho Juzgado”, se lee en la denuncia anónima dirigida a la Corte Suprema.

También se describen otros tipos de actitudes, como palabras y expresiones de connotación sexual, tocaciones en partes íntimas a una segunda funcionaria y hostigamientos constantes. La Jefatura Administrativa del tribunal ya tendría conocimiento de las situaciones descritas, pero hasta el momento las denunciantes no han tenido respuesta.

En el documento se explica que algunos actos hechos fueron registrados a través de las cámaras internas de seguridad del recinto, en donde queda en evidencia cómo el Juez Luis Barría tocaba a las funcionarias. Actualmente no hay registro de esas imágenes.

Incluso se refiere a un hecho sucedido ya en el año 2012.

-Lo de las imágenes es verdad, el tribunal tiene monitores, que dan vista hacia distintos sectores. Una vez en atención al público había una funcionaria parada en el mesón y apareció Luis Barría, se acercó a ella, y agarró su ropa interior por unos minutos. Saca su mano, hace un gesto, se da la media vuelta y se va. Esa fue una de las situaciones que quedaron registradas. Pero ese video lo borraron desde la Administración-, explica un ex trabajador del tribunal y quien conoce el sistema de monitores del recinto judicial.

Además, confirma que fue testigo de otras situaciones similares.

A través de los monitores de cámara, vio como el magistrado manoseó los pechos de una funcionaria en el ascensor, algo que llamó su atención, puesto que Barría conoce muy bien la existencia de cámaras en todo el Tribunal. También fue testigo de cómo el magistrado se acercó de forma sospechosa hacia una alumna en práctica y le tocó la entrepierna. La joven habría quedado en shock y estalló en llanto minutos después. “Era algo usual en él hacer esas cosas”, confirma.

Lo mismo confirman otros dos trabajadores del Juzgado de Garantía de Rancagua. Confiesan que estas actitudes acosadoras del magistrado comenzaron hace 16 años aproximadamente, cuando llegó a integrar el tribunal al inicio de la Reforma Procesal Penal en la Sexta Región. En sus testimonios confirman que desde ese tiempo, su comportamiento se ha transformado en algo sistemático. Estas conductas inapropiadas hacia las funcionarias se habrían naturalizado a tal punto que Luis Barría fue apodado como “El pulpo Paul”.

– Las mismas personas lo normalizaron, pero él se jacta de la honorabilidad que tiene en la Corte de Apelaciones y en la Corte Suprema, entonces con eso inmoviliza a sus víctimas-, sostiene una funcionaria del tribunal, quien también solicitó hablar con resguardo de identidad.

Las funcionarias que han sido víctimas de Barría, se vieron en la obligación de cambiar completamente su forma de vestir para evitar ser observadas o tocadas por el juez.

-El acoso afectó mi forma de vestir, empecé a ocupar ropa un poco más ancha, cambie la ropa porque estaba aburrida de que todos los días me dijera algo-, agrega la segunda trabajadora.

Según esta funcionaria, las mujeres que han sido acosadas y se han atrevido a oponerse y a encararlo, son hostigadas. Incluso, algunas funcionarias han debido abandonar sus puestos de trabajo en el Juzgado para evitar seguir siendo víctimas de los abusos de Barría, o han postulado a otras unidades judiciales ante la falta de ayuda y desprotección de sus superiores administrativos y jerárquicos en Rancagua.

El 15 de noviembre del 2019 otro ex trabajador del Juzgado de Garantía de Rancagua (durante una declaración cuando compareció por otro caso), denunció ante el ministro Pedro Caro, de la Corte de Apelaciones de Rancagua, que el Juez Luis Barría acosaba sexualmente a las funcionarias del tribunal. No se realizó ningún tipo de investigación en contra del magistrado.

“Tenemos temor porque este juez continúa con dichas conductas en forma impune y no obstante haberse informado a actuales Ministros de la Corte de Rancagua como Sr. González y Sr. Pedro Caro, estos nada han hecho por las relaciones de amistad que tienen con el Juez Barría Alarcón”, se explica en la denuncia anónima.

Gracias a este documento ahora se inició un sumario administrativo en contra de Luis Barría Alarcón, ordenada por la Corte Suprema, que es seguido en calidad de instructora por la funcionaria Natalia Rencoret Oliva, juez del Segundo Juzgado Civil de Rancagua. El sumario tiene como objetivo investigar la responsabilidad del Juez, en distintos hechos de “abuso sexual” en el ámbito laboral sufridos por las funcionarias.

Dicho sumario administrativo comenzó a ejecutarse durante los primeros días de agosto, pero algunas funcionarias afirman que no todas las víctimas han sido llamadas a declarar, incluso temen que haya desinterés por continuar con el sumario, puesto que faltan testimonios, y el tiempo para finalizarlo se agota (el plazo es de aproximadamente 30 días).

También, el pasado 10 de agosto, la Corte de Apelaciones de Rancagua realizó un conversatorio sobre el Procedimiento de actuación para la prevención, denuncia y tratamiento del acoso sexual en el Poder Judicial, en donde participó la ministra de la Corte Suprema, Andrea Muñoz  y Pedro Caro (ex Presidente de la Corte de Apelaciones de Rancagua), quien según las víctimas, ha estado al tanto sobre los casos de acoso sexual en el Juzgado de Garantía de Rancagua.

“Estamos contentos con la actividad que reunió de manera virtual a cerca de 90 personas, en la que se analizaron los distintos aspectos de la temática del acoso sexual. Además, con esto se contribuye a la difusión y capacitación en este tema que es tan importante para el respeto y los derechos de las personas, en especial de las mujeres que laboran en nuestros tribunales”, explicó Pedro Caro, quién también es encargado del Comité Local de Género, en dicho conversatorio.

-Tenemos mucho miedo, porque Barría es una persona muy poderosa, y no sé qué me puede pasar después. Sus conductas han sido tapadas, silenciadas y escondidas por sus amigos, que son personas con poder (…) Hoy sigo trabajando con mi acosador-, explica la  primera denunciante.

***

En el año 2018, el Poder Judicial publicó el “Instructivo: Procedimiento de actuación para la prevención, denuncia y tratamiento del acoso sexual en el Poder Judicial”, para evitar los casos de acoso sexual en la entidad.

“En ese sentido reconoce que el acoso sexual es una manifestación de violencia de género que afecta principal y desproporcionadamente a las mujeres y que les genera graves consecuencias en su salud física y mental y, en cuanto tal, una violación de sus derechos humanos (…) Sobre acoso sexual: gestos y piropos lascivos, llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes, cartas y/o cualquier otro medio de comunicación, con intenciones sexuales, presiones para aceptar obsequios y/o invitaciones a salir, acercamientos o contactos físicos innecesarios, presiones tanto físicas como psíquicas para tener contactos íntimos, exhibición de pornografía, requerir información sobre actividades de índole sexual”, son algunos de los puntos descritos el Instructivo del Poder Judicial.

* Este medio se contactó el magistrado y con prensa de Poder Judicial de la región, pero hasta la publicación no hemos recibido respuesta en lo que respecta del caso.

Total
325
Shares
2 comments
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts