Evangélicos piden a Bolsonaro que utilice las FFAA y declare estado de sitio en Brasil

Un pastor llegó a hacer un video en el que justifica la acción de autogolpe, para amenazar a alcaldes y gobernadores que impusieron cuarentenas, medida que obliga a las iglesias a mantenerse cerradas mientras el país pasa por su peor momento en la pandemia, con récords de muertes diarias por Covid.


¿Es posible un autogolpe de Jair Bolsonaro en Brasil? Muchos ya especularon con esta hipótesis desde que el exmilitar y conocido defensor de la última dictadura militar brasileña (ocurrida entre 1964 y 1985) llegó al poder. Aunque eso nunca ocurrió, este jueves (18/3) hubo al menos un llamado público en ese sentido, que puede cambiar todo.

Líderes de iglesias evangélicas brasileñas hicieron un llamado para que el mandatario convoque a las Fuerzas Armadas y declare estado de sitio en el país.

El vocero de la iniciativa fue el pastor Silas Malafaia, de la Asamblea de Dios Victoria en Cristo, conocido como uno de los más bolsonaristas en un sector que siempre ha sido unos de los más fieles al actual presidente brasileño.

En el video Malafaia insta a Bolsonaro: “Presidente, pida a las Fuerzas Armadas que establezcan el orden público (…) solo el presidente tiene autoridad para convocar al estado de sitio o de defensa”.

En seguida, el pastor asegura que la postura de las iglesias no tiene que ver con un golpe de Estado: “nadie está llamando a un golpe o a una dictadura”.

“El deber del presidente es garantizar la libertad de locomoción de las personas en territorio nacional en tiempos de paz. ¡Estamos en tiempos de paz y no de guerra!”, insistió el religioso en su video, a los gritos.

Sin embargo, Malafaia reconoció que la acción que ellos esperan de los militares tendría como objetivo amenazar a los gobernadores de los Estados o a alcaldes de ciudades en donde fueron decretadas cuarentenas esta semana.

“Ellos (gobernadores y alcaldes) no tienen autoridad constitucional para decretar eso (medidas restrictivas, como las cuarentenas). Se están socavando los derechos del pueblo brasileño”.

La ira de los evangélicos contra las autoridades regionales brasileñas se justifica por intereses propios. Las cuarentenas obligan a que las iglesias se mantengan cerradas, lo que afecta la subsistencia de las mismas – que se financian gracias a lo recaudado en las misas, que no podrán acontecer.

Otro temor de los pastores es que estas medidas sean mantenidas por largo tiempo. Brasil pasa por su peor momento en la pandemia, registrando seguidos récords en el número diario de muertes por Covid-19.

Este miércoles (17/3), por ejemplo, el país vivió su peor jornada, al superar por primera vez la marca de 3 mil fallecimientos en menos de 24 horas – fueron 3.149 en total, según el Consejo Nacional de Secretarios de Salud, que reúne informaciones oficiales de cada uno de los estados brasileños.

Los expertos afirman que no hay indicios de que esa tendencia al aumento de las cifras pueda frenarse en el corto plazo, porque sin el apoyo del gobierno federal de Bolsonaro, muchos estados no han podido establecer esas cuarentenas, pese a los decretos que firmaron las autoridades locales.

Además, el colapso de los hospitales suma situaciones cada día más desesperadoras, sobre todo en grandes ciudades como São Paulo, Belo Horizonte y Porto Alegre.

A la falta de cupos en las Unidades de Tratamientos Intensivos y la sobrecarga de trabajo de los profesionales de salud, se suma el hecho de que muchos centros empezaron a acusar falta de insumos que son esenciales para mantener a los pacientes que utilizan respiradores artificiales.

El Consejo Regional de Farmacias de São Paulo afirmó este miércoles que al menos 109 hospitales de ese estado – el más rico del país – enfrentan falta de medicamentos como fentanil y propofol, utilizado para sedar los pacientes que necesitan ventilación mecánica.

Nada de eso parece emocionar a los líderes evangélicos, y tampoco a Jair Bolsonaro. En un video transmitidos en sus redes sociales , el mandatario incluso dio declaraciones que también parecieron hacer alusión a posibles medidas de fuerza que podría tomar en los próximos días.

“Por lo que vemos en Brasil, nuestra democracia y nuestra libertad no parecen tan sólidas. Hay que preocuparnos por esto (…) cada uno (refiriéndose A gobernadores y alcaldes) tiene que reconocer su importancia y sus límites, de lo contrario la cosa se puede poner fea, una pelea en casa, tensiones entre los poderes del Estado”, afirmó el presidente de Brasil.

Total
34
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.