Estudio advierte que la Convención está bajo ataque de una “guerrilla digital” de derecha

Cristóbal Escobar / Agencia Uno

El artículo publicado en Ciper explica que la agresión virtual se realiza por ejemplo a través de hashtags que denostan a la CC, difundidos por “un grupo de personas muy conservadoras, de derecha, que mayoritariamente votaron Rechazo en el plebiscito de octubre 2020, y que se definen como patriotas”.


En Twitter “desde hace un tiempo vienen formándose grupos que actúan de manera organizada para atacar a individuos o grupos determinados. Hoy en Chile, ese grupo bajo ataque es la Convención Constituyente (CC)”, comienzan señalando Patricio Durán y Tomás Lawrence en su artículo de opinión Guerrilla Digital contra la Convención Constituyente, publicado este lunes en Ciper.

En el documento, los profesionales de Fundación Interpreta señalan que vienen denunciando este fenómeno desde antes del plebiscito del Apruebo/Rechazo, y que tras la revelación de que el constituyente Rodrigo Rojas Vade no tenía cáncer, los ataques en contra de la CC “se incrementaron en más de 1.500 por ciento”.

“Esto comenzó a escribir un nuevo capítulo de lo que a estas alturas ya es una verdadera guerrilla digital, transversal entre colores políticos”, advierten.

En ese sentido, el estudio definió como “ataques” todas aquellas palabras que insultan, denostan, ridiculizan o demuestran odio contra la Convención, incluyéndose en esa lista las siguientes: ‘indigente’, ‘picante’, ‘flaite’, ‘rasca’, ‘cuma’, ‘flaitongo’, ‘torrante’, ‘simio’, ‘zurdo’, ‘facho’, ‘idiota’, ‘resentido’, ‘lacra’, ‘mugriento’, ‘hediondo’, ‘incompetente’ y ‘basura’, entre otras del mismo estilo. Además, se consideran hashtags como #circoconstituyente, #constituyentesflaites y #basuraconstituyente.

¿Qué arrojó el análisis respecto a estas calificaciones ocupadas como ataques contra la CC?: “Entre el 1 de julio y el 8 de septiembre, encontramos un total de 373.926 menciones por parte de 50.557 autores originales”. Sobre esto, los autores del artículo destacan que el peak comenzó el mismo 4 de julio, día en que se dio inicio al trabajo de la Constituyente, difundiéndose desde entonces el hashtag #circoconstituyente, “aunque con ataques no superior al 6 por ciento del total de menciones, debido al alto volumen de publicaciones registradas”, apuntan.

Cristóbal Escobar / Agencia Uno

Luego, se menciona que un segundo peak se concretó el 7 de julio, con 18.521 menciones del hashtag #constituyentesflaites, advirtiéndose acá un interesante antecedente que da cuenta justamente del accionar de la “guerrilla digital” descrita en el estudio: “No había ocurrido ningún hecho particular al cual atribuírselo; más bien fue un movimiento coordinado en redes sociales para posicionarlo y atacar a la CC”.

Tras otros peaks asociados a diferentes hechos noticiosos de la Convención, vino lo de Rojas Vade: “El volumen de ataques en redes sociales a la CC durante esa jornada fue un 1.531 por ciento más alto que la media del periodo estudiado. Se registraron 35.024 menciones con el hashtag #alabasuralacc”, señalan los autores.

El estudio plantea que si bien se podría pensar que estos ataques y fórmulas de denostación son una parte más del debate en torno a la CC, se advierte que “al analizar las cifras totales, éstos componen un 12 por ciento del total de todas las menciones a la Convención, lo cual sí es significativo”.

Por otra parte, en el detalle respecto a los objetivos de estos ataques, se apunta que el partido político más aludido es el Partido Comunista con un 47%, seguido desde muy lejos por la UDI con un 10% y la DC con un 9%. Y en el caso de los pactos constituyentes, el que se lleva la mayor parte de los ataques es Pueblo Constituyente/Lista del Pueblo con un 85%.

Sobre los hashtags más difundidos, el estudio de Fundación Interpreta afirma que “los cinco primeros están ligados y son difundidos principalmente por sectores de la extrema derecha”, lográndose la identificación de los autores de estos ataques observando las palabras que más se repiten en sus biografías de Twitter.

Infografía Ciper


En ese sentido, el análisis establece que se trata de “un grupo de personas muy conservadoras, de derecha, que mayoritariamente votaron Rechazo en el plebiscito de octubre 2020, y que se definen como patriotas”. Junto con ello se apunta que si a estos antecedentes se le suma el hecho de que quienes influencian a estas personas -es decir, a quienes más les dan RT y likes– son José Antonio Kast, Teresa Marinovic y Sergio Melnick, “podemos confirmar que se trata principalmente de cercanos al Partido Republicano”.

Los autores advierten igualmente que un 6,6% de los autores realiza un 40.6% del total de las menciones registradas hacia la CC, y que por lo tanto están en condiciones de aseverar que “existe un copamiento de la agenda por parte de un grupo que a todas luces es minoritario”. Esto último -alerta el estudio- “representa serios peligros para el correcto desarrollo del debate público y para el normal funcionamiento de la CC”.

“Son los mismos que insisten en generar percepciones negativas en torno al proceso constituyente, intentando desvirtuar y entorpecer el trabajo real que se ha generado (…) El uso de hashtags y mensajes tendenciosos negativos sobre el trabajo de la CC, lo único que busca es desacreditar y quitarle legitimidad al proceso, sin siquiera generar una instancia de diálogo o procesos de análisis constructivos sobre el tema”, sostiene el autor Tomás Lawrence, quien es además Director Ejecutivo de Fundación Interpreta.

Karin Pozo / Agencia Uno

Por otra parte, se plantea que “esta guerrilla digital genera también grandes consecuencias sociales y políticas”, produciendo por ejemplo “una profunda desvirtuación de la realidad digital” y provocando con ello “un estado de ánimo social o clima de opinión confrontacional y violento respecto al trabajo que se desarrolla en la Convención”.

Junto con ello, se advierte que “la guerrilla digital muchas veces permea sus conversaciones (en la CC), y se convierte en un asunto que preocupa y que impacta también el clima del debate interno de la Convención”.

Por último, el estudio de Fundación Interpreta señala que “existe, por lo demás, una línea muy fina entre estos ataques digitales que buscan denostar o ridiculizar el trabajo de la Convención, y los discursos de odio”. 

Total
357
Shares
1 comment
  1. Twitter es una desvirtuacion de un foro público. Hace mal, le hace mal a la gente que lo lee y a la democracia. Como es posible que grandes anuncios se hagan en la red social y nada mas? Hay que cerrar twitter y dejar de hacer política segun el TT de moda. Los políticos debiesen buscar otras maneras de comunicarse y dejar de pescar a una red social enfermiza que representa como mucho al 5% de la población.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.