“Estoy segura de que saldrán absueltos”: Habla Jovita Guiñez, madre de Jesús Zenteno e imputado en caso de Hotel Principado

Jovita Guiñez en manifestación por la libertad de las y los presos de la revuelta. Gentileza Jovita Guiñez.

El pasado viernes 12 de noviembre, la Corte Suprema acogió parcialmente un recurso de nulidad en contra de la sentencia del Tercer Tribunal Oral en lo Penal de Santiago y ordenó un nuevo juicio en el emblemático caso del Hotel Principado al decretar la ilegalidad de las pruebas que sustentaron la condena de los tres acusados. La voz de los que sobran conversó con Jovita Guiñez, madre de Jesús Zenteno, acerca de esta decisión y los dos años desde la detención de su hijo.


Fue por 3 votos contra 2, que la Corte Suprema acogió parcialmente el recurso de nulidad presentado por la defensa de Matías Rojas y Jesús Zenteno, y en subsidio por la defensa de Benjamín Espinoza. La Segunda Sala del máximo tribunal ordenó la realización de un nuevo juicio oral al estimar que las pruebas obtenidas para sustentar el hecho ocurrido el 12 de noviembre de 2019 fueron ilícitas.

El fallo de nulidad señala “que las aludidas actuaciones de la policía efectuadas el día 12 de noviembre de 2019, sin autorización particular ni general del Ministerio Público, exceden las facultades de aquellas para actuar en forma autónoma o sin autorización previa”.

“Fue una sorpresa, porque siempre tuvimos todo en contra y prácticamente hasta la jueza estaba a favor del fiscal. Entonces, lo que pasó en la Corte Suprema para nosotros fue algo único y sorpresivo. Así que el juicio comenzaría el 11 y será solamente por un día y menos cargos”.

Jovita Guiñez

Jovita señala que desde el primer momento hubo cosas irregulares en el juicio, las pruebas no fueron presentadas, hubo incluso algunas que eran ilegales y otras derechamente falsas. Además, hay que sumarle todo lo irregular de las detenciones. “Todo eso se presentó. Nosotros sabíamos que esa era la verdad, los abogados de la Defensoría Popular hicieron muy bien la pega, pero como estaba metido el Gobierno con sus querellas de Ley de Seguridad y el ministro del Interior presionando a esta jueza, obvio que no nos iban a dar la razón”.

El nuevo juicio, que se realizará a mediados de enero del próximo año, solo será por los hechos ocurridos durante el 14 de noviembre de 2019. Mismo día en que Matías Rojas fue detenido en Santa Lucía con Merced. Benjamín Espinoza en Bellavista con Patronato y Jesús Zenteno en la esquina de Santo Domingo con Miraflores. En la madrugada del 15 de noviembre fueron allanados sus domicilios en Pudahuel, Santiago Centro y Quinta Normal.

Jesús Zenteno, Matías Rojas y Benjamín Espinoza

Jovita recuera el día de la detención de su hijo y comenta que por “instinto de mamá, yo sentía que algo no estaba bien. Yo lo llamaba y lo llamaba y no contestaba. Lo busqué incansablemente hasta que llamé a un compañero de la universidad de Jesús y él me dijo que estaba detenido”.

Luego de una intensa búsqueda pudo saber que Jesús se encontraba en la 33° Comisaria de Carabineros y llegó hasta el lugar con la esperanza de llevárselo de ahí. Sin embargo, un carabinero le señaló que su hijo pasaría a control de detención y debía llevarle ropa, puesto que la que andaba trayendo quedaría incautada.

Jovita pensó que su hijo quedaría en libertad al otro día, pero eso no sucedió. Incluso su casa fue allanada violentamente por Carabineros, en momentos donde había adultos mayores de casi 100 años, buscando una polera deportiva. Un Carabinero incluso le dijo que su hijo era un terrorista. Fueron más de 30 uniformados que llegaron hasta el pequeño departamento ubicado en Quinta Normal. Cuando encontraron la prenda, se la llevaron con alegría. Sin embargo, la polera no les sirvió de nada, puesto que la presentaron en el juicio, pero sin éxito para ellos.

El Tercer Tribunal Oral en lo Penal TOP de Santiago había condenado el lunes 10 de mayo a 6 años de presidio efectivo a Benjamín Espinoza (19) y Jesús Zenteno (22) por el delito de elaboración y lanzamiento de bombas molotov, y a Matías Rojas (19) a 5 años y 1 día de cárcel por elaboración de artefacto explosivo, juicio que ahora deberá repetirse.

El nuevo juicio y la esperanza de una madre

Jovita no oculta su esperanza y anhelo de cara al próximo juicio. Ella, al igual que las otras madres de las y los presos de la revuelta, ha dejado los pies en la calle exigiendo justicia y por la libertad de su único hijo.

“Me siento esperanzada, puesto que sé que mi hijo arriesgará mucho menos, será nada. Yo estoy segura de que saldrán absueltos, puesto que nunca tuvieron pruebas, todo salió negativo, el hidrocarburo, el ADN, no era pruebas concluyentes, Las fotos no se asemejaban a los chiquillos, la hora, no tenían nada. Imagínate los 33 Carabineros que ocuparon como testigos, había algunos que ya habían sido parte de algunos casos que se demostraron que fueron montajes. Repitieron el mismo patrón, hay muchos casos que se repiten de la misma forma”.

Jovita Guiñez

“El dolor más grande que pueda sentir”

Jovita señala que la ausencia, físicamente de su hijo, es el dolor más grande que puede sentir. “Me tiene muerta en vida, yo no sé si un día me van a llamar por mi hijo sin saber si está vivo o muerto. Mi hijo y los otros cabros psicológicamente están muy mal. La parte de la alimentación, la nutrición, no hay talleres. Los chiquillos están vueltos locos. A eso hay que sumarle el maltrato por parte de gendarmería”.

Jesús Zenteno. Gentileza Jovita Guiñez.

Jesús Zenteno estudiaba pedagogía en música y su gran anhelo era ser profesor. Jovita comenta, con tristeza, que su hijo prácticamente perdió la carrera. “La música era su amor, su pasión. Él me dijo hace poco que ya ni siquiera le interesaba la música. Está tan desmotivado, está tan triste que hasta él no logra entender por qué le hicieron esto y a los demás cabros”.

“Yo ya no celebro nada, hace unos días le celebré a mi abuelita los 100 no más, porque no todos los días se cumplen 100 años, pero yo ya no celebro nada. Ni cumpleaños, ni día de la madre, ni navidad, ni año nuevo, nada. No pongo ni árbol, puesto que sin mi hijo mi vida no tiene sentido”.

Jovita Guiñez
Jovita Guiñez.

Jovita no titubea al señalar que El Estado le arruino su vida y la de su hijo. Además, muestra preocupación por las condiciones en que su hijo salga de la cárcel. “Lo tendré que rehabilitar, usted sabe que el sistema carcelario te atrapa, independiente de que él trate de evitarlo, pero te atrapa. Todos los traumas, lo que él ha vivido y cosas que ni siquiera voy a saber de todo lo que ha pasado ahí adentro”.

Cuando Jovita supo de que se había acogido el recurso de nulidad, llamó inmediatamente a su hijo. “Él estaba tan contento. Me decía; mamita, te quiero mucho. Estaba muy contento. Yo le dije, no ve, de a poco, de a poco. Los cabros saben todo lo que una hace acá afuera, todo lo que una hace por tratar de sacarlos”.

Un país sin vendas en los ojos

Antes de la detención de su hijo, Jovita comenta que ella vivía en su mundo a pesar de que Jesús siempre le decía que había que manifestarse, que había que cambiar el país. Jesús siempre estuvo comprometido con las transformaciones sociales.

“Yo, desde que el cayo detenido, me di cuenta de toda la injusticia. Nosotros estamos peleando contra un monstruo, porque el Estado es un monstruo. Ellos hacen lo que quieren contigo, te destruyen, literalmente, te destruyen”.

Jovita Guiñez

Jovita señala que se siente muy orgullosa de que su hijo haya salido a manifestarse, de que haya buscado generar las transformaciones sociales. Pero al mismo tiempo concluyó que este era el costo de tener un hijo con consciencia.

“Si yo hubiese tenido un hijo sin conciencia, hubiese estado tranquila, hubiese estado feliz. Pero si no hubiera pasado esto, seguiríamos siendo un país con una venda en los ojos, pero este es el costo. Yo me he preguntado muchas veces por qué mi hijo, por qué tuvo que estar ahí, pero si no hubiera sido mi hijo, hubiese sido otro cabro. Carabineros iba a cazar personas, iban a hacer montajes a cualquiera, tuve la mala suerte de que se toparon con mi hijo”.

Jovita Guiñez

Desde la detención de su hijo, Jovita no ha dejado de manifestarse, con miedo, con terror, ha asistido a todos los lugares por la libertad de Jesús. “Yo he hecho todo para liberar a mi hijo y si tengo que hacer más lo voy a hacer. Yo no voy a permitir que este Estado de mierda, y este gobierno, le cague la vida a un cabro, a un cabro bueno, que no debería haber pasado ni un día al interior de la cárcel”.

Manifestación por la libertad de las y los presos. Gentileza Jovita Guiñez.

Jovita comenta que Jesús al enterarse de todo lo que ha hecho por él se asusta, le da miedo. “Siempre me dice que vaya con cuidado, que no me vaya a pasar algo. Siempre está con mucho temor. Yo le digo que esté tranquilo, que yo me sé cuidar, que siempre estaré atenta y que no se preocupe. Yo no me puedo quedar callada, yo no me puedo permitir quedarme quieta y saber que mi hijo continua en esas circunstancias”.

Total
19
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.