Enjoy-Gate: Las huellas de la familia Piñera y el desconocido rol de las AFP en el caso

Los vínculos –actuales o pasados– que tendría Sebastián Piñera y su familia con los casinos de los Martínez está desbordando la pauta oficial de los medios. El ministro vocero Jaime Bellolio fue tajante: no hubo ni hay vínculo patrimonial del Mandatario con Enjoy. La frase abriría una arista legal impensada. ¿Cómo el vocero de Gobierno puede aseverar que son falsas las acusaciones de corrupción si quienes administran el fideicomiso presidencial no pueden revelar sus inversiones? En este reportaje, se desmenuza el desconocido rol de las AFP en el caso y el primer dato llamativo es que solo la inversión del fondo BTG Small Cap en Enjoy perdió casi un 90% de patrimonio: $33 mil millones.


El Gobierno pensó que descartando la participación del patrimonio del Presidente Sebastián Piñera en Enjoy acabaría con la polémica ya instalada en el ambiente público. “El Presidente no ha tenido ni tiene ningún tipo de relación con Enjoy”, dijo el ministro vocero de Gobierno, Jaime Bellolio el martes pasado en el Patio de Los Naranjos.

Pero esta afirmación podría transformarse en un boomerang. El fideicomiso que su sociedad Bancard Inversiones Limitada firmó antes de llegar a La Moneda con la Administradora General de Fondos (AGF) de BTG Pactual Chile, establece la prohibición legal de revelar detalles de las inversiones.

“Las partes entienden que el propósito y fundamento de este contrato es que tanto el Mandante (Piñera) como sus administradores y apoderados queden completamente inhibidos de cualquier injerencia y conocimiento relativos a las operaciones y composición de la cartera de inversiones, en forma ininterrumpida durante todo el período en que don Miguel Sebastián Piñera Echeñique se desempeñe como Presidente de la República; evitando así cualquier conflicto de interés, sea actual o potencial, real  aparente”, señala el punto seis del documento firmado el 7 de marzo de 2018 por el representante de Bancard Inversiones Limitada, Nicolás Noguera Correa.

La Comisión para el Mercado Financiero (CMF) y la Contraloría deben velar por el cumplimiento del fideicomiso. La entidad presidida por Joaquín Cortés ha guardado silencio. Este medio le consultó si podía ratificar los dichos de Bellolio o si lo descartaba.

“Atendidos los deberes de reserva para las funciones de supervisión de la Comisión, establecidos en el artículo 28 de la Ley CMF, no podemos formular comentarios al respecto”, dijo escuetamente la entidad.

No se sabe si la CMF ofició al grupo BTG y sus filiales y en caso que lo haya hecho, si inició una investigación del caso. Hay total hermetismo. El abogado Luis Mariano Rendón, en tanto, hizo una denuncia ante Contraloría para que investigue una posible violación del Presidente al artículo 64 de la ley N° 19.653 sobre Probidad Administrativa, en base a antecedentes revelados por la periodista Alejandra Matus y también presentó querella penal contra la Superintendencia de Casinos.

Esto, a propósito de la prórroga del plazo para cumplir las inversiones comprometidas en la licitación del año 2018, donde se adjudicó cuatro casinos.

¿Pasó la familia Piñera por la propiedad de Enjoy?

Pese a los dichos de Bellolio, persisten las dudas respecto de si el Presidente –o su familia– tuvo o ha tenido relación económica con Enjoy. Porque el ministro solo se refirió al patrimonio de Piñera padre, no al de sus hijos, a quienes ha venido traspasando cientos de millones de dólares en los últimos años, como reveló El Desconcierto en diciembre de 2019.

Además, el directorio de BTG tiene fuertes vínculos con Piñera y sus intereses empresariales. El ex ministro de vivienda de su primer gobierno, Rodrigo Pérez Mackenna, es director del grupo y sus filiales. Fernando Massú, actual presidente de BTG pactual Chile, fue gerente general de CorpBanca cuando lo controlaba Álvaro Saieh, quien acumula negocios en el área inmobiliaria con el clan Piñera. Su banco, de hecho, fue rescatado con depósitos a plazo de Banco Estado en la primera administración Piñera en 2013. Recientemente, fue nombrado por el gobierno de Sebastián Piñera presidente de ENAP.

Bellolio no podía sostener que “la familia Piñera” no tuvo relación con Enjoy, pues en 2015 el hijo del Presidente gestionó un financiamiento por US$ 35 millones para la cadena desde BP Capital, donde era socio con José Miguel Bulnes, el mismo que dirige otra AGF polémica: Volcom.

Además, la familia Martínez –controladora de Enjoy desde 1975– fue clave en la reorganización societaria que ejecutó en los noventa el actual mandatario para usar empresas zombies y no pagar impuestos. Así lo reveló con detalles Ciper en una serie de publicaciones de 2017.

Si el Presidente o su familia fueron accionistas indirectos de Enjoy –a través del fondo de inversión BTG Small Cap–, igual involucraría montos relativamente bajos, porque el 98% de las inversiones de ese fondo se hizo con platas de los fondos de pensiones, que manejan las AFP.

Ese fondo tiene hoy el 4,5% de la propiedad, pero lo cierto es que, hasta la llegada del coronavirus al país, llegó a un 17% de Enjoy. Junto a otros cuatro fondos llegaron a tener el 27% de la empresa, antes de la pandemia y del estallido social.

Tampoco parece expuesto al Banco BTG. Piñera no es accionista del banco y serían potencialmente ellos los más afectados si hubiese tenido que responder por las boletas de garantía que decidió no cobrar la Superintendencia de Casinos, emitiendo el famoso decreto que extendió el plazo para cumplir con las obras comprometidas en 2018. En el margen, si BTG le adquirió depósitos a plazo desde el fideicomiso, podría estar expuesto.

Sin embargo, a veces los números marcan una línea. Además del banco y de la Administradora General de Fondos (AGF) –que gestiona, como se sabe, el fondo BTG Small Cap–, el grupo tiene la corredora de bolsa. Antes del fideicomiso de marzo de 2018, según la declaración de patrimonio del 7 de marzo de 2018, Piñera ya apostaba por los instrumentos de BTG: $50 mil millones tenía a marzo de 2018 en fondos mutuos BTG Money Market y Renta Activa, los que en todo caso no figuran como accionistas pues son de renta fija.

Esa firma invierte en representación de inversionistas, cuyos nombres no se pueden revelar si no hay una investigación de la CMF y en general son personas y sociedades de alto patrimonio: millonarios. Y en Enjoy tuvo un paso llamativo en 2018.

La corredora de BTG ingresó a la propiedad de Enjoy en el último trimestre de 2017, con un 2%. Mantuvo una presencia similar hasta marzo de 2018, cuando BTG firma el fideicomiso ciego de Piñera. Al trimestre siguiente, según los registros de la CMF, adquirió acciones que le permitieron triplicar su presencia al 6,44% de la propiedad,. No duró la apuesta. En el siguiente trimestre el porcentaje cayó nuevamente bajo el 2%.

Consultamos a BTG Pactual y la CMF sobre el asunto. Preguntamos al banco de inversiones si suscribían a los dichos de Bellolio. El lunes adelantaron que responderían a este medio al día siguiente, pero desde entonces se han negado a aclarar las dudas.

La duda crece porque, según el fideicomiso ciego, no solo la AGF de BTG puede invertir los dineros del Presidente, sino todas sus filiales y relacionadas.

“Por buen tipo”

El famoso relator de fútbol argentino de ESPN y Fox, Juan Manuel “Bambino” Pons, instaló el concepto “por buen tipo” para aludir a jugadores que fueron muy inocentes en la cancha. La chapa calza perfecto para describir el rol de las AFP en Enjoy, una desconocida arista con los fondos de pensiones.

Porque no solo el fondo de inversión BTG Small Cap participó en la propiedad de Enjoy durante años, apostando los ahorros previsionales entregados por las AFP y con comisión de administración de por medio. También lo hicieron otros cuatro fondos Small Cap: Compass Group, BanChile, Siglo XII (gestionado por Linzor Capital) y Santander.

La inversión de los ahorros previsionales en Enjoy a través de estos fondos –con recursos aportados en promedio en más de un 90% por los fondos de pensiones–, permitió que los afiliados llegáramos a tener indirectamente hasta un 27% de la empresa (ver gráfico). Sin embargo, como no es una inversión indirecta, las AFP nunca han figurado como accionistas. Pero los dineros están ahí. O estuvieron.

Porque luego de pasar más de cuatro años en la propiedad de Enjoy y ver su acción decaer desde fines de 2018, los fondos de inversión que representan a las AFP decidieron vender casi en manada solo cuando la cadena de casinos pidió su quiebra en Estados Unidos en junio de 2020.

Así, entre abril y junio de 2020, se redujeron en conjunto de 27% a 20%. El saldo lo vendieron en el siguiente trimestre. Los cuatro fondos, excepto el de BTG, ya no están en la propiedad. Desde fines de marzo de 2020 que la acción de Enjoy se mueve bajo los $10, habiendo perdido más del 80% de su valor respecto de junio de 2018 cuando rondaba los $60.

Y se sabe que en la bolsa “cuando una parte pierde, otra gana”. ¿Quiénes compraron tan barato? Solo grandes inversionistas. Desde septiembre de 2020, además del 4,5% del fondo BTG Small Cap, el resto de los accionistas minoritarios son grandes fortunas que invierten detrás de corredoras de Bolsa, sin nombre conocido.

¿Hicieron un mal negocio esos millonarios? Para nada. En el mercado eso es una apuesta, de alto riesgo, pero de jugoso retorno si la suerte los acompaña. Compraron una empresa quebrada y a precio de liquidación.

Quizás apostando a que el Presidente y su gobierno le darían futuro, manteniendo las concesiones de los casinos. Al menos ayer Bellolio movió los mercados y les puso una luz con sus tajantes declaraciones. La acción dio un “salto” de 5% a $8 el papel.

Los afiliados a las AFP no tuvieron tanta suerte. Solo un ejemplo: el fondo BTG Small Cap, que hoy mantiene un 4,5% de Enjoy, entró a la propiedad a inicio de 2017 con un 3%; a mediados de 2018, ese fondo llegó a tener el 17% de la cadena de casinos. En esos días el valor de su inversión llegó a $35 mil millones.

Desde ahí vería caer la acción, lento y con prisa. Hasta que vendió en medio de la debacle, haciendo real la pérdida financiera. ¿Por qué bajó suavemente del 15% de la propiedad al 11,7% entre abril y junio de 2020, cuando la acción hacia aguas, y a 4,49% en el tercer trimestre? Antes, de marzo 2020, los $35 mil millones habían mutado en paupérrimos $1.126 millones.

Al parecer, nadie lo vio venir, pese a las advertencias del atribulado pasar financiero de Enjoy como reveló Interferencia. Los que sí parecen ver el futuro son los inversionistas que apuestan a través de las corredoras. Cuando los fondos vendieron, fueron ellas las que volvieron a “confiar” en Enjoy, comprando barato a los fondos de pensiones, con millonarias pérdidas para éstos, por no prever lo que venía. Por “buen tipo”. Aunque legalmente son las AGF las que deben responder por la gestión “tercerizada”, la decisión de inversión, los dueños son los afiliados y afiliadas.

La duda es si el Mandatario o su familia están (o estuvieron) detrás de alguna de las corredoras de Bolsa. El ministro vocero debería seguir respondiendo preguntas en el Patio de Los Naranjos.

Total
12K
Shares
5 comentarios
    1. Si todas estas investigaciones dejan al descubierto, una vez mas, los negocios truchos de Piñera usando su podercomo Presidente y usando a sus hijos como escudo comercial el Casino de Viña del Mar, podria estar traspassdo a la familia ya, quedando los Martinez con 23 % como Administrsdores solamente del Casino de Viña.

  1. Felicitaciones gran trabajo…!!!
    La familia del presidente y el son parte de las “movidas” del mercado accionario y evidentemente el presidente en su cargo parece un accionador y facilitador de actividades de dudosa moral…

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.