“El único que ganó es AES Gener”: Las críticas por el tardío cierre de la termoeléctrica Ventanas 1

ventanas

Este martes se realizó el cierre de la termoeléctrica Ventanas 1 (de AES Gener), que operaba en la comuna de Puchuncaví. Sin embargo, grupos ambientalistas lo catalogan de “cierre de utilería”.


Con una mediática puesta en escena (como han sido los últimos anuncios de gobierno), Piñera lideró este martes el cierre de la central termoeléctrica a carbón Ventanas 1, operada por la estadounidense AES Gener en la llamada zona de sacrificio Quintero-Puchuncaví.

La medida forma parte del plan del Gobierno para descarbonizar la matriz energética y promover energías limpias, un tema que es visto con escepticismo desde el mundo ambientalista y parlamentarios de oposición.

Es más, agrupaciones medioambientales han catalogado la medida como un “cierre de utilería”, ya que seguirán provocándose emisiones de carbón en la zona: lo que no se quemará en Ventanas 1, lo harán otras centrales termoeléctricas, así que no se reducirían los gases de efecto invernadero.

“La comunidad no tiene nada que celebrar”, señaló Hernán Ramírez, vocero de la fundación Terram. En sus palabras, aquí el “único que ganó es AES Gener, que recibirá en los próximos cinco años un subsidio que será pagado con el impuesto de todos los chilenos”.

Por otra parte, el senador Juan Ignacio Latorre, manifestó que a su parecer, hay que adelantar el cierre de todas las termoeléctricas del país. “No sólo las que están más obsoletas y reemplazarlas por energías renovables”, aseguró.

En tanto, Greenpeace cuestionó la efectividad de esta medida, argumentando que tanto Ventanas 1 como Ventanas 2 –cuyo cierre AES Gener también pidió adelantar– tenían su vida útil cumplida, por lo que los episodios críticos de contaminación, las intoxicaciones en la población y los varamientos de carbón, no dejarán de ocurrir a futuro.

Según la organización medioambiental, se trata de una medida tardía, por lo que “nada de este anuncio repara el daño hecho a las personas ni a los ecosistemas”. Greenpeace acusó además letra chica en el cierre, señalando que “conforme a este plan de descarbonización acordado entre generadora y el Gobierno, el cierre definitivo de ambas centrales se concretará recién en el año 2025 de forma definitiva”.

“Lo que realmente vemos acá es la impunidad con la que esta empresa ha intoxicado sistemáticamente a generaciones enteras a su alrededor. Que hoy hayan tomado esta tardía decisión es un avance hacia lo que deben hacer las grandes transnacionales de la energía para enfrentar el escenario climático, que es tener un plan ambicioso lejos de fuentes obsoletas. Nada de este anuncio repara la grave vulneración de derechos humanos que se ha efectuado con el daño a la salud de las personas ni a los ecosistemas en ese lugar. Plantearlo como un triunfo con fuegos artificiales, bombos y platillos es continuar riéndose en la cara de la gente, la naturaleza y la justicia, luego de todos estos años de indiferencia”.

Matías Asun, director en Greenpeace Chile.
Total
157
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.