El transfóbico run run de Violento Parra

“Amor crucificado
Coronas del desdén
Los clavos del martirio
El vinagre y la hiel
Ay, ay, ay, de mí”

Violeta Parra

¿Deberemos reírnos a carcajadas de la discriminación y estigma que nos afecta porque ese sarcasmo formaría parte de un proyecto humorístico, personal e íntimo de Mauricio (Violento) Palma? ¿Sabrá el señor Palma que las personas trans no son proyectos humorísticos sino vidas en peligro de muerte? ¿Pensó el señor Palma en los “Alejandro Trans” niños, niñas y niñes trans armando y reafirmando sus propias valientes existencia en un mundo heteronormalizado que les autoriza (sobre)vivir pero solo hasta los 35 años?


Y cuando creíamos superadas las rutinas del humor festivalero basadas en sexualidades disidentes no heterosexuales, tipo Hermógenes con H, Tony Esbelt o Che Copete, aparece Violento Parra en la TV local para compartir su burlesco proyecto musical “Alejandro Trans”, una mofa “pervertida” -y aburrida- de Alejandro Sanz pero en versión transgénero, recordando que las comunidades LGBTIQ+ debemos redoblar esfuerzos y seguir luchando en contra de la discriminación y el estigma social, cuestionado nefastas e infames ironías públicas que parodian a colectivos históricamente castigados como son las personas trans. Del humor al horror existe solo un paso.

“Se les va a quebrar una uña”, “están con piel muy sensible”, “me los paso por el pico maracos culiaos”, “es solo humor”, “se pusieron graves”, “generación de cristal”, “mínima minoría”, “si no entienden a Violento Parra tienen el cerebro retorcido”, expresaron los furiosos admiradores de Mauricio Palma buscando convencernos -violentamente- de la validez de una performance socarrona que se “burla del facho cuico conservador usando el sarcasmo”, fundamentando de este modo el “sarcástico e irónico” humor burdo del personaje Violento Parra, demostrando que los graves crímenes de odio que afectan y conmueven a la comunidad LGBTIQ+ seguirán siendo pan de cada día mientras no cambiemos la matriz sociocultural que los avala y justifica, incluyendo las burlonas reacciones de un poderoso ejército evangelista que se ríe de las canciones y los chistes de Mauricio (Violento) Parra.

La reacción de la comunidad sexo-diversa ha sido contundente e intensa, sumando crecientes protestas de cibernautas, activistas comunitarios y organizaciones sociales como OTD, MUMS, MOVILH, Sindicato Amanda Jofré  y Fundación Iguales. Todos juntos y revueltos, unidos como nunca, declarando que no aceptaremos ni toleraremos más burlas e ironías sobre las diversidades sexuales e identidades de género, sea en la clave que sea. ¡Ya basta! ¿Por qué los proyectos de vidas de las personas trans tienen menos valor que el proyecto fantasioso e irreverente de un personaje como Violento Parra? ¿Acaso no es urgente e imprescindible “ponerse graves” –como nos critican tan livianamente los admiradores de Parra- cuando en el último tiempo han aumentado -gravemente- los crímenes de odio contra la comunidad sexo-diversa?

¿Deberemos reírnos a carcajadas de la discriminación y estigma que nos afecta porque ese sarcasmo formaría parte de un proyecto humorístico, personal e íntimo de Mauricio (Violento) Palma? ¿Sabrá el señor Palma que las personas trans no son proyectos humorísticos sino vidas en peligro de muerte? ¿Pensó el señor Palma en los “Alejandro Trans” niños, niñas y niñes trans armando y reafirmando sus propias valientes existencia en un mundo heteronormalizado que les autoriza (sobre)vivir pero solo hasta los 35 años?

Dentro de las múltiples reacciones que ha generado la presentación de Violento Parra en el programa Mentiras Verdaderas de La Red Televisión que evidencia controvertida e incierta apuesta por transformarse en un canal gringo que rompe esquemas locales, “le duela a quien le duela”, como diría el insufrible ministro Enrique Paris, la reconocida organización OTD de personas trans afirmó a través de sus redes sociales: “Teniendo en cuenta que 56% de personas trans ha tenido por lo menos un intento de suicidio en su vida, motivado por percepción de odio hacia su identidad y de estas el 87% son menores de 18 años, es decir niñas, niños, niñes y adolescentes trans que ven a través de este tipo de actuaciones como la sociedad completa les odia y no valida sus identidades, ya que ni en Ley de Identidad de Género pueden cambiar nombre y géneros con autonomía plena que debería reconocérseles de facto por principio que Ley 21.120 sostiene, pero no es así”.

Por su parte, el Sindicato Amanda Jofré de personas trans señaló en su Instagram: “Tu humor es un tumor, que nos mata día a día. Comprendemos que la ironía y el sarcasmo pueden ser herramientas potentes para el humor y la denuncia social. Sin embargo, como personas trans estamos hartas de que se nos use como objeto de burla y menoscabo. Hemos puesto nuestros cuerpos en primera línea para levantar las demandas del colectivo LGBTTIQ+ y ya estamos cansadas y tristes”.

Así, producto de las muchas y legítimas críticas al irónico humor de Violento Parra, el comediante emitió “disculpas” públicas “buena onda” lamentando lo que llamó “descontextualización” de su trabajo, vanagloriándose de su “compromiso” con los oprimidos porque –aseguró- formar “parte de sus luchas”, señalando que su “intención” no fue “un ataque más” a la comunidad trans, pero nunca, nunca, nunca, rechazando la desatada homofobia y transfobia de sus castigadores admiradores en las redes sociales a quienes terminó agradeciendo por el “apañe”. “Gracias chiquillos”, les dijo afectuosamente. “Nosotros nos dedicamos a hacer humor porque queremos entregar amor”, concluyó Mauricio (Violento) Palma en un tono redentor.

Luego de estas particulares y mal representadas disculpas públicas, Daniela Vega, protagonista de la internacionalmente premiada película chilena “Una mujer fantástica”, respondió directa, tajante y situadamente a Mauricio Palma: “Pegar el combo y pedir disculpas. Tu cobardía es aburrida y facilista, ¿no te da pudor? El humor es reír con los demás. No de los demás. Tu rutina está de demás. Peor. Está de menos”. Y mientras Mauricio Palma reflexionaba sobre los hechos, rechazando participar en foros debate sobre humor y diversidad sexual, sus frenéticos admiradores incendiaron las redes con transfóbicos, groseros e indignantes comentarios genitalizantes en contra de la emblemática actriz trans. Estas reacciones reafirmaron nuestra denuncia: Del humor al horror existe solo un paso.  

Mientras el debate crece y crece, inundando las redes y los medios de comunicación, La Red TV, pequeño y esforzado canal desde donde se emitió la controvertida y denunciada presentación humorística, nada ha dicho. Tal vez están concentrados en la preparación y la puesta en el aire de muy valiosos programas de necesario debate político en un Chile mediáticamente cercado o esperando el prometedor debut de un nuevo programa de entretención dedicado a la comunidad LGBTI. Se trata del show de “Las Gansas” en La Red TV espacio de noticias y conversación homo, lésbica y trans que nació hace unos años en Vía X, pero que ahora llega por primera vez a la televisión abierta. Y así, sin asumir directa y políticamente la controversia desatada, La Red TV comenzó la publicidad del show de “Las Gansas”, justo – justo en medio de la polémica, anunciando el estreno para el próximo 17 de abril a las 23:00 horas. Es de esperar que la divertida y colorida promoción no se transforme en un insano intento de neutralizar el justo debate sobre política y cultura en el debate público. En esta movediza escena de lo público, valoro el pronunciamiento de uno de los protagonistas de “Las Gansas”, el actor César Muñoz que desde su cuenta en Twitter, afirmó: “Siempre voy a condenar cualquier discriminación u odio hacia nuestra comunidad, por sobre todo a la comunidad trans que incluso se ve más vulnerade día a día”.

Hoy, leo, miro, escucho, pienso y resiento el urgente e importante debate político-cultural, recordando a nuestro querido e inolvidable Pedro Lemebel que en su emblemático “Manifiesto, Hablo por mi diferencia”, exclamaba: “Es marica pero escribe bien. Es marica pero es buen amigo / Súper-buena-onda / Yo no soy buena onda / Yo acepto al mundo / Sin pedir esa buena onda / Pero igual se ríen / Tengo cicatrices de risas en la espalda”.

Total
74
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts