El testimonio del carabinero sobre un ocultado hallazgo de desaparecidos que podría desplomar aún más a la institución policial

El ex policía Gerhard Schrandt Ferrada anunció que entregará en el programa Pauta Libre (La Red) antecedentes respecto a víctimas de la dictadura que denunció hace años atrás sin ser escuchado.


Gerhard Schrandt Ferrada es el nombre del carabinero con más de 10 años en la institución que este domingo de seguro remecerá la agenda política nuevamente, esto porque probablemente sumará otros importantes antecedentes a la ya abultada lista de hechos irregulares, o lisa y llanamente ilegales, protagonizados por funcionarios policiales.

Como invitado al programa Pauta Libre de La Red de esta noche, Gerhard Schrandt anunció a través de un video que se referirá a una denuncia que realizó “hace mucho tiempo atrás” y frente a la cual “no se ha hecho absolutamente nada”. Son antecedentes que, de acuerdo a lo que detalla en la cápsula, “afectan a la institución, a funcionarios que decidieron callar, a funcionarios con falta de ética, con falta de moral, y que tienen relación con detenidos desaparecidos”.

El nombre de Schrandt salió a la luz pública con fuerza a mediados de 2018 cuando la periodista Alejandra Matus -hoy parte del equipo de Pauta Libre- publicó en The Clinic una serie de reportajes en donde el carabinero daba cuenta de una trascendental denuncia: que durante la búsqueda de los cuerpos de 15 mujeres extraviadas en la nortina comuna de Alto Hospicio a partir de 1998 -y que, según estableció la Justicia, habían sido asesinadas por el taxista clandestino Julio Pérez Silva-, dos capitanes de la institución habían encontrado y ocultado osamentas que corresponderían a víctimas de la dictadura.

Gerhard Schrandt durante entrevista de The Clinic en Alto Hospicio. Captura de video

La conversación entre los capitanes González y Reyes

Ocurre que como Julio Pérez Silva confesó que había lanzado los cuerpos de sus víctimas dentro de los profundos piques mineros abandonados en los alrededores de Alto Hospicio, funcionarios de Carabineros se trasladaron hasta esos lugares. Era finales del año 2001. Como era motorista, la función de Schrandt fue llevar colaciones y elementos técnicos al equipo que realizaba labores allí.

Fue en uno de esos traslados de insumos que Gerhard Schrandt relata que fue testigo de una conversación entre el capitán Francisco González Carvallo, entonces a cargo de la Subcomisaría de Alto Hospicio, y el capitán del GOPE Julio Reyes Ponce, quien encabezaba la búsqueda de víctimas del llamado “sicópata de Alto Hospicio”.

De acuerdo a lo que denunció, oyó que los uniformados habían grabado con las cámaras que introducían a los piques mineros cuerpos que no correspondían a los de las mujeres perdidas. “Parece que son del ’73 compadre, por la vestimenta, pero no sabemos qué va a pasar con eso. Está la cagá, porque no saben qué hacer. Yo creo que esto lo van a dejar ahí no más. Y ya, no se habla más del tema, quedémonos piola. Ustedes no han hablado conmigo y no saben nada”, aseguró a The Clinic que les dijo a él y a otro compañero carabinero de apellido Hidalgo el cabo segundo Lara, conductor del mencionado capitán Francisco González.

Ocho años después, en 2009, luego de renunciar y regresar a Carabineros, y mientras formaba parte de un curso del GOPE, Gerhard se reencontró con uno de los capitanes a los que había oído hablar sobre el hallazgo de cuerpos, Julio Reyes Ponce. Y decidió preguntarle por lo que habían encontrado. Entonces, dice que el capitán les confesó lo que había visto: “No eran pirquineros. Eran varios (cuerpos), al menos 16”, señaló el oficial, quien ante las preguntas de otros policías presentes -los tenientes Carlos Weibenger Stange y Sergio Gutiérrez Eggers- dijo que “por las características de la ropa” y porque “estaban amarrados y cubiertos con sacos”, se trataba de osamentas de la dictadura.

El relato de Schrandt plasmado en el reportaje de Alejandra Matus continúa señalando que al ser consultado Reyes Ponce al respecto y si habían informado a la Justicia del hallazgo, el capitán del GOPE le dijo lo siguiente: “No poh huevón. Cómo se te ocurre que íbamos a dar cuenta (…) Lo dejamos ahí. Lo que sí tengo son los videos cuando bajamos. Tengo esas cosas guardadas y eso nadie lo ha visto”.

Lo que vino después para Gerhard, según se lee en la tercera parte del reportaje aludido, fue que a partir de 2009 comenzó a sufrir hostigamientos de parte de sus superiores, los que se tradujeron en la brutal decisión de internarlo en una clínica siquiátrica de Carabineros para “restituirlo”. Pero no solo eso: tras negarse a un tratamiento de electroshock, fue destituido sin derecho a una jubilación.

En agosto de 2018, Schrandt Ferrada pudo finalmente declarar ante la Justicia.

Total
3K
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.