El repudio de la Corporación Provincial Los Glaciares sobre proyecto inmobiliario de Pablo Longueira en Campos de Hielo Sur

La Corporación Provincial de los Glaciares publicó un comunicado en el que expresan su total repudio a lo que han denominado “un nuevo proceso de colonización express”, en donde el exsenador procesado por cohecho Pablo Longueira, y el exalcalde de O’Higgins Roberto Recabal, entre otros inversionistas privados, desean desarrollar un proyecto inmobiliario en un sector aledaño a los glaciares que se desprenden del Parque Nacional Bernardo O’Higgins hacia el lago del mismo nombre.


En medio del escándalo que se ha desatado tras conocerse la vinculación de Piñera con Minera Dominga en el norte del país, proyecto que habitantes, autoridades y organizaciones medioambientales y científicas han rechazo por el irreparable daño que provocaría en el ecosistema de la zona de Las Higueras, en el extremo sur del país la Corporación Provincial de los Glaciares está dando su propia batalla para frenar otra iniciativa de interés privado que dañaría el entorno delsendero patrimonial al Parque Nacional Bernardo O’Higgins, ubicado en Capos de Hielo Sur, la tercera mayor reserva de agua dulce del planeta.

En un comunicado firmado por Andrea Rosas, presidenta de la corporación, que reúne a particulares, trabajadores, gremios y organizaciones que sustentan el rubro turístico y productivo de la zona de los glaciares en las comunas de Cochrane, Tortel y O’Higgins, dieron a conocer las razones del por qué rechazan la intervención de esta zona.

Uno de sus argumentos es que, actualmente, el sector que se pretende intervenir corresponde al único acceso a pie al Parque, lo que sumado a las restricciones protocolares sanitarias por pandemia, por lo que se impondría un aislamiento el pretender establecer en el lugar una “población“ por loteo inmobiliario, lo que dicen “solo vendrá a plantear aún más restricciones al visitante, sumado al enorme impacto que generaría establecer poblamiento permanente en áreas periglaciares, que debiesen ser protegidas en pos de la conservación”.

“Causa estupor ver cómo en base a la especulación, se pretende vender un proyecto de urbanización en un área que actualmente corresponde al único acceso pedestre a través de un sendero patrimonial al Parque Bernardo O’Higgins”

Debido a esto, Rosas plantea la urgencia de contar con una ley de glaciares que proteja aquel territorio y los ecosistemas asociados, “como una forma de proteger también las principales fuentes de agua dulce del mundo”.

El negocio inmobiliario disfrazado de soberanía

Desde la vereda política, la corporación denuncia fuertemente las declaraciones que el exreferente de la UDI, Pablo Longueira diera el fin de semana al diario El Mercurio desde el mismo Campo de Hielo Sur, donde prepara la puesta en marcha del proyecto inmobiliario Villa Los Glaciares. Ahí, el exministro acusado por cohecho expuso que esta iniciativa –también ideada por el exalcalde de O’Higgins, Roberto Recabal– busca generar presencia chilena en esa zona ya que, según indica, hoy es prácticamente inexistente en contraste a la actividad turística que generan los vecinos argentinos desde El Chaltén, a quienes acusa de cruzar ilegalmente la frontera.

“Esto es solo una muestra más de la total ignorancia de las funciones que cumple un refugio de alta montaña como lo es el Eduardo García Soto (a cargo de la Conaf), construido por pobladores y trabajadores de nuestra villa entre los años 2003 y 2008, apoyados por el Instituto Chileno de Campos de Hielo, propietarios de la instalación, ubicado frente al paso Marconi, único paso fronterizo habilitado todo el año, versado en el Acuerdo de Hielos Continentales firmado entre las naciones chilena y argentina en 1998, que en su Artículo IV asegura la cooperación estrecha a fin de aplicar estrictas medidas de protección del medio ambiente en el sector, promoviendo actividades conjuntas dentro de las áreas silvestres protegidas que son objeto de ese acuerdo como lo Son Parque Nacional Bernardo O’Higgins en Chile y el Parque Nacional Los Glaciares en Argentina”.

Cabe recordar que desde hace al menos cuatro años, Pablo Longueira luego de ser formalizado por delito tributario y cohecho en el marco del caso SQM, se encuentra enfocado a convertirse en empresario turístico a costa de la intervención en la Patagonia, en ese entonces, con el proyecto denominado Parque Austral, el que contemplaba hacer un canal en pleno Campo de Hielo Norte, específicamente, en el Istmo de Ofqui, cercano al Parque Natural Laguna San Rafael.

Según explica Longueira, su nuevo proyecto sería una suerte de cabeza de playa de lo que llama “turismo de soberanía”, que facilite el acceso de los chilenos a Campo de Hielo Sur y, de paso, al comienzo del único tramo de la frontera con Argentina que aún no ha sido delimitado.

Con la compra de 90 hectáreas en el sector del lago Chico ya finiquitada, la primera etapa contempla levantar 25 casas modulares, una minicentral hidroeléctrica, un embarcadero, un aeródromo, entre otras “facilidades” según ensalza El Mercurio para referirse a la infraestructura que se construiría en el lugar a cargo de un equipo de ingenieros y arquitectos que diseñan la villa con apoyo de las empresas privadas Tecnofast, Copec-Voltex y la constructora EBCO Energia.

De hecho, el ingeniero industrial hidráulico de Ebco Energía, Carlos Alcega, detalló al medio ElDivisadero.cl que ven la “la posibilidad de suministrar energía en este proyecto a través de una central mini hidroeléctrica de pasada, la que obtiene su caudal del río Malo, restituyéndose al mismo río con la misma calidad y constitución que tienen las aguas”, esto a través del gran aporte de los recursos naturales de la zona. Sin mediar el impacto ambiental del levantamiento de toda aquella infraestructura, Alcega confirma que para poder suministrar energía en este proyecto, “debemos considerar una central de potencia de 700 kilowatts, lo que podrá proveer energía limpia y sustentable para este gran proyecto que se está realizando en la zona”.

Una segunda fase contempla una pequeña villa en el río Pantoja, que será el soporte logístico de una red de siete refugios. En palabras de Longueira, esto permitirá que los turistas puedan en un solo día ir y volver por territorio nacional al Fitz Roy, pudiendo incluso quedarse a alojar en el Circo de los Altares, en la meseta de Campo de Hielo Sur. Junto a todo esto, señalan que habrá un museo dedicado a los colonos de la zona y que la movilidad de la villa será 100% sustentable, usando vehículos livianos eléctricos y bicicletas.

El discurso sobre soberanía con que Longueira vende el proyecto a la prensa mercurial, o frases como “no habrá ningún trekking más hermoso en el mundo que este” por parte de Recabal, son solo el disfraz del millonario negocio que traerá consigo Villa Los Glaciares.

“Hace siete años vengo desarrollando Villa Los Glaciares, tal como hemos llamado todos a este proyecto. La ruta 7 termina en Puerto Bahamonde, nosotros haremos la ruta 8, la carretera sobre Campos de Hielo Sur. Vuelvo a Santiago con mucha energía para desarrollar este proyecto, que nos permitirá hacer soberanía y conservación para las futuras generaciones de un territorio muy importante para la humanidad”

Pablo Longueira

Como publicó el mismo diario, el modelo de negocio del proyecto inmobiliario requiere que se vendan al menos 25 sitios con sus viviendas modulares, que tendrían uso constante a través de arriendos que manejará una administración externa que lo ofrecerá a visitantes a través de la plataforma digital Airbnb el tiempo que no sean usadas por sus propietarios. Longueira dice tener cuatro viviendas ya vendidas y dos operadores hoteleros interesados en instalarse en la villa, aunque se desconoce públicamente su valor.

“Es por esto que manifestamos nuestro total y absoluto repudio a las acciones lobistas y especulativas que pretenden insertar un loteo inmobiliario a la vera de un Parque Nacional, sin consulta ciudadana previa ni amparo para los pobladores y trabajadores del sector, a quienes por años les han coartado la posibilidad de asentamiento e incluso desarrollar actividades productivas, negándoles aquella anhelada soberanía que tan livianamente hoy cualquiera evoca, sin pasar siquiera un invierno en la Patagonia, Insultando a la ciudadanía, mintiendo, utilizando a instituciones como Conaf, llamadas a fiscalizar y gestionar el buen uso público de un territorio que pertenece a todos los chilenos y a la humanidad, para rédito personal, faltando a la ética y, sobre todo, al respeto a su comunidad”.

Total
62
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.