El historial de abusos cometidos al interior del Hogar Carlos Macera, la residencia atacada por Carabineros

A fines de agosto, la Defensoría de la Niñez exigió el cierre de uno de los programas realizados al interior del hogar debido a casos de maltrato y abuso sexual en su interior. Trabajadores del lugar revelan que desde el 2018 existe una rotación en el personal y que los conflictos con la policía serían habituales. Los disparos realizados por Carabineros de la 2da Comisaría de Talcahuano en contra de dos adolescentes fue la última de una serie de vulneraciones que han vivido pequeños y adolescentes en la residencia que pertenece a la Fundación Ciudad del Niño “Ricardo Espinosa” vinculada al Arzobispado de Concepción.


Son pasadas las cuatro de la tarde del miércoles 18 de noviembre y el equipo de profesionales encargados del cuidado de los niños, niñas y adolescentes del hogar Carlos Macera está en una capacitación en el segundo piso de la casa. De pronto sienten el ruido de las balas. Todos bajan asustados inmediatamente. Nadie entiende nada entre los gritos y los carabineros en el lugar.

Los educadores de trato directo intentan calmar a los adolescentes que están furiosos lanzando piedras a las patrullas de Carabineros y vecinas del sector ayudan a controlar la angustia. El caos se mezcla con la tristeza de los vecinos de la Población Diego Portales, porque los niños lloran desconsolados en el pasto, dos de los suyos, sus “hermanos”, están siendo trasladados en ambulancia hasta el Hospital Higueras tras recibir disparos en sus piernas.

Fueron de nuevo “los pacos de la 2da Comisaría”.

Según informaciones preliminares entregadas por Carabineros, a las cuatro y media de la tarde, funcionarios policiales de servicio en bicicleta a cargo del sargento segundo John Mograve Villegas acompañado de la carabinero Jordana Alarcón Castillo, concurrieron al lugar por petición del SAMU, ya que un menor de edad sufría una descompensación de carácter psiquiátrico.

Luego, por razones que son investigadas por Unidad de Derechos Humanos de la Brigada de Homicidios de la Policía de Investigaciones (PDI) de Concepción, habría comenzado el ataque por parte de ocho niños hacia el personal policial.

Según información de 24 Horas, los carabineros involucrados son el Sargento Segundo Mograve, quién disparó tres veces su arma de servicio 9mm contra los adolescentes y el Cabo Primero de Carabineros Javier Canales Canales, quién usó su arma de servicio 38mm.

No era la primera que algo así pasaba, el personal de Salud del Hospital Las Higueras, reveló que los niños llegan por descompensaciones o “urgencia psiquiátrica” de seis a siete veces al mes. “Siempre ha habido algunos problemas pero lo de hoy fue totalmente diferente y grave”, dice uno de los paramédicos.

Los vecinos de inmediato llegaron hasta la residencia para colaborar en la contención emocional de los pequeños que salían al exterior visiblemente afectados y violentados. “Estaba en la casa cuando de pronto con mi tía sentimos unos balazos. Vimos a dos chicos caer en el césped del hogar, fue horrible”, relata Catalina Mundaca.

Luego comenta que los disparos “fueron a quemarropa”.

De acuerdo al testimonio de trabajadores de la residencia, el asedio policial viene de hace un tiempo. Desde el interior del Macera confirman que “Carabineros hace rato que pone problemas al hogar”.

“Hace mucho tiempo que los jóvenes no pueden ver a Carabineros. Los policías hace rato que han generado conflictos con toda la gente del recinto. La presencia de ellos ya es molesta para los cabros”, dice un trabajador.

***

De acuerdo al Registro Nacional de Colaboradores del Estado, la Fundación Ciudad del Niño “Ricardo Espinosa”, que pertenece al Arzobispado de Concepción, cuenta con un patrimonio de $ 2.228.532.866. Dentro de sus residencias está el hogar Carlos Macera.

Ex trabajadores de la residencia cuentan que desde el 2018 existe una rotación constante en el personal y directivos, situación que afectaría en la salud, bienestar y desarrollo de los niños y adolescentes que viven allí. “Es una fundación llena de mentiras que aún están escondidas”, revela un ex psicólogo.

Según el Informe Nacional: Visitas a Hogares y Residencias de Protección Red SENAME y Privados de septiembre del 2019, en la residencia viven 14 NNA, de los cuales seis presentan discapacidad intelectual. Además, el documento recomienda aumentar las horas de atención psicológica, ya que las considera insuficientes.

Entre el 31 de agosto y el 1 de septiembre, se realizó un motín dentro de la residencia donde los niños y adolescentes realizaron barricadas y una protesta dentro del hogar, denunciando abusos sexuales, maltratos y una serie de falencias.

En un oficio enviado el 10 de septiembre de 2020, la defensora de la niñez, Patricia Muñoz, informó de la gravedad de las situaciones ocurridas al interior de la residencia a la Directora Subrogante de Sename, Claudia de la Hoz. En el documento se exige que tomen medidas urgentes para proteger y restituir los derechos que se han vulnerado a los NNA. Además, se exigió el cierre de uno de los programas de Carlos Macera debido a casos de maltrato y abuso sexual.

“Prácticas sexuales abusivas reiteradas entre pares, niños y adolescentes víctimas de Maltratos causados por ETD’S, la inexistencia de protocolos internos, carencias físicas estructurales, falta de profesionales con competencias técnicas en infancia vulnerada”, son algunas de las irregularidades puntualizadas en el oficio.

El tres de septiembre se había hecho pública una querella interpuesta por el SENAME contra una cuidadora del hogar que presuntamente habría abusado sexualmente de un adolescente. Por su parte, la Defensoría de la Niñez, interpuso una querella por estupro.

De acuerdo a los hechos descritos en la querella, una funcionaria había realizado distintos actos de significación sexual contra el adolescente F.A.A.C.M, abusos que terminaron en agresiones sexuales reiteradas. Luego la educadora habría informado que quedó embarazada.

El mismo documento confirma que los graves hechos se cometieron gracias a la “inexistente supervisión y control que debía ser ejercida por la dirección de la Residencia RPM-PER Carlos Macera y por la Dirección Regional del Bío Bío del Servicio Nacional de Menores”.

Dentro de las diligencias presentadas, la Defensoría de la Niñez pidió una prueba de ADN para determinar si es que el adolescente abusado es el padre, además de incautar todos los dispositivos de comunicación de la educadora y todos los correos que pudiera tener ella con las encubridoras del caso.

La Defensoría de la Niñez solicitó la declaración en calidad de imputadas a la directora titular de la residencia, Verónica Morales, su subrogante, Thiare Sánchez, y la coordinadora de la Unidad de Protección de Derechos de la Dirección Regional del Sename del Bio Bio, Paulina Bückle. De acuerdo con la evidencia presentada, ellas serían las eventuales encubridoras del estupro que realizaba la funcionaria al adolescente.

Además, Bückle está siendo cuestionada por no haber fiscalizado lo ocurrido en el hogar Nido de Hualpén, que también es investigado por casos de abusos sexuales.

Por otro lado, la querella exige a la fiscalía investigar la “persecución criminal de delitos cometidos por agentes del Estado o en lugares en que se debe brindar protección efectiva a niños, niñas y adolescentes que se encuentran privados de su medio familiar”.

La defensoría mencionó “diez causas actualmente vigentes, por ilícitos relacionados con el maltrato relevante y/o trato degradante de personal de la Residencia RPM-PER Carlos Macera”.

En otro oficio llevado al Sename, la Defensoría de la Niñez denunció prácticas sexuales abusivas reiteradas entre niños, niñas y adolescentes que el centro no detiene, junto a las carencias en infraestructura y en personal calificado para tratar estos casos.

Durante las pesquisas, se supo de “dos intentos suicidas en la residencia, sin aplicación de protocolo según indica guía clínica MINSAL, retardándose cuatro días en el traslado a centro asistencial para evaluación y tratamiento”, además ellos no notificaron esta información, según informa el oficio elevado a la entonces Directora Nacional Subrogante del Sename, Claudia de la Hoz.

Esto demuestra las graves falencias del hogar Carlos Macera en su ejecución, supervisión y control por parte de esta y su servicio. Además, el oficio menciona que no se conocen protocolos de ningún tipo, por lo que la Defensoría de la Niñez duda si es que las adopciones que ejecutan son legales o no.

Por otro lado, se exigió la investigación de los otros programas del Organismo Colaborador Acreditado (OCA) del arzobispado de Concepción para poder ver si existen eventuales irregularidades. Además, se busca poder establecer eventuales responsabilidades en el Sename del BÍo Bío por encubrimiento, estos son: RPM Carlos Macera de Talcahuano, REM PER Casa Central de Hualpén, REM PER Ciudad del Niño de Hualpén, RPM Natividad María de Concepción, RPM Villa Sta. María Goretti de Chiguayante. 

La violencia institucional de la que fueron víctimas los niños no fue indiferente para los vecinos ni para la población Diego Portales. Durante el horario de toque de queda hubo caceroleos y barricadas, ya están acostumbrados a las manifestaciones y que Carabineros llegue a reprimir a los niños y niñas.

De igual modo, un grupo de manifestantes llegó hasta el frontis de la 2da Comisaría de Talcahuano, y en la noche hubo cortes de ruta en el sector Las Golondrinas, que une la ciudad con la comuna de Hualpén.

Esta vez ya nadie estaba indiferente al dolor de los niños del hogar.

Total
909
Shares
1 comment
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts