El exceso de violencia machista en la televisión chilena

La violencia contra las mujeres y niñas en todo el mundo, se vive con total impunidad y se ha sostenido en el tiempo a raíz de diferentes matrices, uno de ellos, el cultural y la influencia de los medios de comunicación, que ha reproducido por décadas la imagen de mujeres débiles, sumisas y vulnerables con mensajes cargados de prejuicios y estereotipos.

“Violencia de género”, son los titulares que han estado circulando por días en la televisión chilena a raíz del caso de Ambar Cornejo, todos lamentando el terrible destino que la niña tuvo que vivir.

Aún así, haciendo zapping, pude encontrarme con mensajes llenos de patrones patriarcales y violencia excesiva, principalmente en las telenovelas chilenas y extranjeras. Del cual, quedé horrorizada, más cuando la violencia hacia las mujeres ha aumentado significativamente con el confinamiento.

La violencia contra las mujeres y niñas en todo el mundo, se vive con total impunidad y se ha sostenido en el tiempo a raíz de diferentes matrices, uno de ellos, el cultural y la influencia de los medios de comunicación, que ha reproducido por décadas la imagen de mujeres débiles, sumisas y vulnerables con mensajes cargados de prejuicios y estereotipos.

Considerando lo anterior, no resulta exagerado afirmar que la actual programación de los canales nacionales -más hoy que la televisión se ha convertido en acompañante relevante para las familias por la pandemia- resulta ser una influencia negativa, ya que ponen el acento al maltrato físico, sexual y emocional  (violaciones, asesinatos y secuestro, etc) en contra de niñas y mujeres. Trasformándose en un valor cultural, donde el comportamiento violento y machista provoca miedo y respeto.

Por esta razón, ¿No seria más inteligente y responsable dedicar la programación en educar culturalmente sobre la violencia de género con contenidos de entretención?

Ahora bien, aunque exista en nuestra sociedad, una mayor conciencia de la violencia que sufrimos, entregar una programación donde existe una cultura de violencia, no es un aporte para erradicarla y prevenirla. Menos hoy, que muchas mujeres y niñas están encerradas con sus agresores.

Finalmente, es tiempo que los medios tradicionales dejen de mirar para el lado y se hagan responsables del papel que han jugando en perpetuar la violencia machista.

Sabemos, que la violencia de género tiene raíces muchos más profundas y requiere de un abordaje en todos los ámbitos de la sociedad y en ese abordaje, la televisión abierta debe jugar un papel fundamental en la prevención de esta. Sorprenderse, cada semana con lamentos, cuando matan a una de nosotras, no tiene ninguna validez, cuando esos lamentos no se traducen en una acción tan importante, como es dejar de pasar como entretención, programas con un exceso de contenido violento en contra niñas y mujeres.

Total
24
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts