El ejército de Chile y una reputación tan débil

La situación ha mostrado que las fuerzas armadas tienen conciencia que su reputación es muy débil, tan débil que un simple programa la pone en peligro.


La semana ha estado atravesada por las declaraciones del Ministro de Defensa y de las diferentes ramas de las fuerzas armadas, referidas a un programa de televisión.

El canal La Red, uno de los más pequeños del espectro, trasmitió un programa donde se entrevistaba a un general del ejército, el cual decía algunas barbaridades.

En todo caso, quedaba muy claro que se trataba de un programa humorístico y que el oficial era un personaje de ficción.

Ese hecho dio lugar a un escándalo. Inmediatamente las autoridades respondieron con duras declaraciones.

En ellas se decía, entre otras cuestiones, que el programa contenía injurias e intentaba ridiculizar a la institución militar.

En realidad, la situación ha mostrado que las fuerzas armadas tienen conciencia que su reputación es muy débil, tan débil que un simple programa la pone en peligro.

Ellos, más que cualquier periodista, no olvidan lo que hicieron y lo que aun continúan haciendo.

Lo que hicieron: los apresamientos múltiples, las torturas constantes, las personas arrojadas al mar, los cuerpos desaparecidos. Los dieciséis años de una dictadura contrarevolucionaria, la cual borró lo realizado por el gobierno de Allende pero también lo ejecutado por el gobierno de Frei Montalva.

Una dictadura personalista donde Pinochet se apoderó de la presidencia en forma permanente.

También recuerdan las movilizaciones militares realizadas para evitar que el hijo mayor de Pinochet se le siguiera un juicio; operaciones denominadas “ejercicios de enlace” y “boinazo”.

Asimismo, recuerdan lo que aún siguen haciendo: el llamado “milicogate”, una desviación de fondos públicos originados por la ley reservada del cobre, realizada por altos oficiales.

O la participación, en diversos lugares del país, de personal militar en el control del orden público, donde han contribuido a ocasionar lesiones a múltiples ciudadanos chilenos.

Como los militares tienen plena conciencia de esos hechos saltan ante cualquier crítica, aunque esta sea realizada por un programa de humor.

No están tranquilos, más bien están muy intranquilos. Eso se demuestra en este episodio.

Es absurdo y descabellado una reacción tan violenta por un asunto tan baladí. ¿Puede decirse que la reacción es para la risa?

Aunque lo sea, debe evitarse ese análisis porque las declaraciones provienen de instituciones de la defensa nacional, a las cuales les corresponde defender las fronteras, pues la sociedad le ha entregado un manejo legítimo de las armas.

Pero, en todo caso, ellas no deben ser usadas para amenazar a los ciudadanos con declaraciones extemporáneas.

Total
109
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.