El caso de los millonarios chilenos

Los encargados del fideicomiso de Piñera deberían explicarle al país que han realizado para que el resultado haya sido un alza considerable de los bienes entregados a su administración. La espectacular alza genera desconfianza, originando la sospecha de una intervención solapada.


Diferentes medios publicaron una nota sobre el caso de los millonarios chilenos, la cual comentaré a continuación.

En ella se señala que el reconocido ranking Forbes había publicado la noticia que algunos millonarios chilenos habían aumentado sus fortunas en el último tiempo en más del 70%.

Los primeros lugares indicados en la nota periodística pertenecen a la familia Luksic, propietaria del Banco Chile y de la empresa cuprífera Antofagasta Minerals; a Julio Ponce Lerou, dueño de Soquimich, quien estuvo casado con una hija de Pinochet; Horst Paulmann, propietario de la cadena de supermercados Cencosud; Alvaro Saieh, dueño del diario La Tercera y de negocios bancarios; Luis Enrique Yarur, propietario del Banco de Créditos e Inversiones; la familia Angelini, ligada con empresas pesqueras y otros numerosos negocios y la familia Piñera, propietaria de la empresa Bancard.

Que estos millonarios aumenten sus fortunas es normal, aunque el 70% de crecimiento es una cifra muy alta.

Pero la excepción tiene relación con la familia Piñera. Ello porque el jefe de ese grupo es presidente de la república y porque el alza ocurrió durante su mandato.

Es bien sabido que los bienes del aludido están colocados en un fideicomiso, o sea encomendados a una persona que los administra, aparentemente sin la incumbencia del propietario.

Sin embargo la espectacular alza genera desconfianza, originando la sospecha de una intervención solapada.

Que los aludidos se muevan para aumentar sus fondos es, como dije, normal e incluso lógico. Por algo han llegado a ser millonarios.

Pero la excepción corresponde a quienes ocupan cargos derivados de elecciones, mucho más cuando se ha llegado a ser el primer magistrado.

En esas condiciones debe evitarse toda intervención destinada a aumentar el peculio.

Por eso mismo los encargados del fideicomiso de Piñera deberían explicarle al país que han realizado para que el resultado haya sido un alza considerable de los bienes entregados a su administración.

Tienen la obligación moral de comprobar que no ha habido influencia del presidente.

Total
90
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.