El abandono de Ámbar: Las negligencias del Programa de Intervención de Sename y todos los que fallaron al protegerla

Nuevos antecedentes revelan que de niña transitó por programas de protección de la Quinta Región, desde que el Tribunal de Familia detectó una situación vulneratoria vivida por su hermano menor. Ámbar asistía a un Programa de Intervención Especializado (PIE) del Organismo Colaborador del Sename Gabriela Mistral de Serpaj, donde “desconocían los antecedentes de riesgo”. Nunca regularizaron su situación de cuidado e incluso vivió bajo el mismo techo que su femicida. Todas las veces que huyó fue porque sabía que estaba en peligro, y quienes debieron protegerla, fallaron. En el verano incluso denunció que fue víctima de abuso sexual por el padre de su última cuidadora.


Ámbar Cornejo (16) por algunas semanas tuvo destellos de felicidad, breves momentos del sueño del hogar tranquilo que siempre quiso. Un pan con mayonesa casera a hurtadillas en la cocina, escuchar una canción de Rihanna, recibir Whatsapp de su amiga eran las cosas que la hacían feliz. A ratos era dulce, otras irritable como cualquier adolescente a su edad.

Su vida fue difícil desde que tuvo uso de razón.

Estaba viviendo con Maritza García desde diciembre del 2019, ella era una especie de hermanastra, ya que Denisse -mamá de Ámbar- había sido pareja de su padre. La joven había huido varias veces de la casa, principalmente por el miedo que le tenía a Hugo Bustamante, el conviviente de su madre. Un tipo raro, del que ella fue descubriendo más cosas.

Entre Maritza y Ámbar hubo un punto de desencuentro: en el verano, en el Programa de Intervención donde asistía (Gabriela Mistral del Servicio de Paz y Justicia, Serpaj) comentó que había sido víctima de abuso sexual por el padre de su cuidadora.

La relación con su madre era más que distante. El 29 de julio, la mañana de su desaparición, tenía que ir a buscar los 130 mil pesos que cada mes le dejaba su papá, Ulises. El encuentro no debía demorar más de un par de minutos. Maritza la esperó, y después de una hora presintió que algo estaba pasando. La llamó, pero no respondió los mensajes de WhatsApp ni las llamadas, lo que era al menos inusual en ella. A las 11 de la mañana el celular de la joven ya estaba apagado.

***

La historia de Ámbar en el Sename comenzó cuando era apenas una niña. Estuvo en Altilhue, otro programa especializado en maltrato. El Tribunal de Familia de Villa Alemana detectó negligencias en su cuidado y una situación vulneratoria vivida por su hermano. Ambos fueron institucionalizados en un hogar de Limache.

Los años de abandono y abusos del que fue víctima quedaron registrados en algunos documentos y un informe del Programa de Intervención al que asistía la adolescente, al que tuvo acceso este medio. Por ejemplo, el 23 de enero de este año se informó al Tribunal de Familia de Villa Alemana sobre vulneraciones desde el supuesto comportamiento negligente de Denisse y se menciona que Ámbar habría sido víctima de explotación sexual infantil en algunos sectores de Valparaíso.

También se expone el abuso sexual del que habría sido víctima por el padre de Maritza y se incluye el relato de su mamá donde desestima esta situación. La madre asegura que Ámbar “inventa cosas para conseguir lo que quiere” y también confiesa una situación de violencia económica y abuso. De alguna manera, ambas eran víctimas. En ningún momento se menciona el abandono paterno.

En el informe se pide que se le asigne un curador ad litem y se haga un proceso de desintoxicación en el Hospital Salvador. Pero pese a los diagnósticos, “intervenciones” y “encuadres familiares”, no hubo ningún cambio en su situación.

Si bien estos informes hablan de la negligencia de Denisse, en ningún momento ponen énfasis en su precaria situación, tenía dos trabajos: el primero en una feria libre del sector; el segundo, como asesora del hogar. Vivía completamente sobrepasada.

En septiembre del 2019 el colegio Liceo Técnico Profesional Obispo Rafael Lira Infante informó al Tribunal de Familia de Villa Alemana sobre su ausentismo escolar, dificultades de autorregulación emocional y descontrol de impulso. Acusaron a Denisse de no preocuparse de su hija.

En marzo de este año se matriculó en el Liceo Comercial de Quilpué, pero sólo alcanzó a tener clases de manera presencial por dos semanas tras la llegada de la pandemia al país. Desde el mismo programa informaron que en esos primeros días se desconocía su paradero y comenzó una orden de búsqueda hasta cuando se enteraron que vivía con Maritza.

De ahí en adelante, por cuatro meses, Ámbar quedó completamente abandonada.

Lo que pocos sabían, es que desde hacía unos meses huía de su casa, consciente del riesgo que vivía junto a la pareja de su madre. Lo hacía por sobrevivencia. Denisse había comenzado una relación con Hugo Bustamante y Ámbar se enteró de su prontuario policial: En el 2005 la parvularia Verónica Vásquez (49) y su hijo Eugenio Honorato (9) “Quenito” fueron encontrados sin vida en un tambor de 200 litros en el patio de la casa que arrendaba. Los cuerpos estaban cubiertos de cal. La crudeza de los hechos impactó a la comuna.

A pesar de estos antecedentes, en abril del 2016, Hugo Bustamante quedó en libertad cuando apenas llevaba 11 años de condena de los 27 que debía cumplir. Obtuvo la libertad condicional que la Corte de Apelaciones de Valparaíso brindó a 788 reos. La magistrada Silvana Donoso lideró la comisión encargada de otorgar los beneficios. “El tambor” salió de la cárcel la noche del 29 de abril del 2016 y, según los vecinos de la zona, habría trabajado de guardia en la Municipalidad Villa Alemana. En un post de Facebook hizo gala del arma de fuego que portaba.

Ámbar estaba en riesgo y quienes la rodeaban, más los profesionales que estaban para su cuidado, no lo vieron.

Aterrorizada, ella enfrentó a su mamá para advertirle sobre Bustamante, sin embargo, ella le aclaró que estaba en conocimiento de esa información pero no le había querido contar para evitar una confrontación entre ambas, y que Hugo merecía una “segunda oportunidad”.

Ámbar le dijo que ese hombre se tenía que ir del departamento, la mamá no la respaldó y al final Denisse decidió irse a la casa de él, también en la calle Covadonga. En diciembre del 2019, al darse cuenta sobre la situación de abandono en la que quedó Ámbar, Maritza la llevó a vivir a su casa.

***

El 29 de julio en la tarde, a través de redes sociales de Villa Alemana y Quilpué, comenzó a circular la fotografía de Ámbar con un mensaje donde se pedía cualquier tipo de información sobre su paradero. Al anochecer la desaparición ya era un hecho. Maritza García interpuso una denuncia por presunta desgracia a la una de la madrugada del jueves 30 de julio.

Solo recién ese día, la psicóloga del programa de Sename retomó el contacto con Denisse ya que se habrían enterado de la desaparición “a través de la redes sociales”. “No se logra concretar contacto telefónico (con Ámbar) dado que celular se encontraría apagado”, informa la profesional. Confirman que ignoraban la situación de Bustamante.

Se busca generar entrevista con adulta responsable (Denisse) a fin de poder abordar situación actual considerando que profesionales de equipo interventor desconocían estos antecedentes de riesgo”, destaca el informe

Solo allí se enteran también de los gritos que habría escuchado uno de los vecinos al interior de la casa. Tardíamente también piden que se decrete su orden de búsqueda, tarde piden una audiencia inmediata de revisión de la medida de protección para determinar quién será responsable de su cuidado, tarde informan la prohibición de acercamiento de su posible abusador (Manuel García, padre de Maritza).

Tarde también se pide la prohibición de acercamiento de Hugo Bustamante.

Recién el cuatro de agosto, la jueza de familia Paola Rojas, notifica al programa de intervención y al curador al litem de Ámbar sobre la orden de búsqueda y que serán sus abuelos los que quedarían a cargo de  su cuidado.

“Una vez habida la joven deberá trasladarse al dispositivo de salud más cercano para la constatación de lesiones, posterior a ello debe ser conducida al Tribunal a efecto de realizar audiencia inmediata, en caso de sea ubicada en horario inhábil deberá ser entregada a sus abuelos por línea materna (…) quienes deberán concurrir al Tribunal al día siguiente hábil de entregada la joven para la realizar audiencia inmediata a efectos de determinar su cuidado personal”, dice el documento.

Ámbar ya llevaba cinco días muerta.

Eran las tres de la tarde del jueves cuando se confirmó el hallazgo del cuerpo sin vida de la joven, enterrado en el patio trasero de la casa de donde vivía Bustamante. Las diligencias habían comenzado durante la mañana, cuando voluntarios de bomberos llegaron hasta la vivienda para remover escombros en un terreno aledaño, más tarde llegó Carabineros al lugar.

-Se confirma el homicidio calificado. La madre informó lo que le contó el imputado, don Hugo. Ella declaró, previa lectura de sus derechos, y señaló que fue el imputado quien mató a Ámbar-, explicó María José Bowen, fiscal de Villa Alemana.

Captura de pantalla de T13 en el momento que la Fiscal de Villa Alemana se refiere a Ámbar
Fiscal María José Bowen – Captura T13

Pocos sabían que Ámbar soñaba con terminar sus estudios y ser parte de la Policía de Investigaciones.

Nota complementaria: Justicia Patriarcal y zona roja de femicidios de la Quinta Región

En octubre del 2005, Hugo Bustamante fue condenado a 27 años de cárcel por el doble homicidio de Verónica Vásquez (49) y Eugenio Honorato (9). Sin embargo, en abril del 2016, la Corte de Apelaciones de Valparaíso revisó su carpeta y determinó brindarle el beneficio de libertad condicional a pesar del informe de Gendarmería.

Imagen del principal sospechoso del Caso Ámbar, Hugo Bustamante.
Hugo Bustamante

Interno que requiere intervención y un mayor período de observación intrapenitenciario, ya que las variables psicosociales determinan un pronóstico incierto (…) Por lo que no se recomienda otorgar libertad condicional”, explicó Gendarmería a través de su documento. Finalmente, salió de prisión la noche del 29 de abril del 2016, cuando apenas llevaba 11 años de encierro.

Silvana Donoso fue la magistrada a cargo de la comisión para otorgar este beneficio, en donde participaron Paula Ramos, del Tribunal Oral en lo Penal de Valparaíso; Loreto León, del Juzgado de Garantía de Viña del Mar; Alonso Arancibia, del Tribunal Oral en lo Penal de Viña del Mar y Eduardo Saldivia, del Juzgado de Garantía de Valparaíso.

Silvana Donoso Ocampo estudió en la Facultad de Derecho de la Universidad Católica de Valparaíso y se tituló en 1989, fue premiada como la mejor de su promoción. El 28 de septiembre del 2015, la abogada juró como ministra de la Corte de Apelaciones de Valparaíso. Además, se desempeñó como presidenta de la Mesa de Género de la Jurisdicción de Valparaíso.

-Las mujeres pertenecen a un grupo vulnerable que la justicia debe reconocer como tal (…) En el caso del femicidio no se han previsto sanciones más gravosas siendo estas iguales que las atribuidas al parricidio-, afirmó Donoso, en una entrevista para El Mercurio de Valparaíso en noviembre del 2019.

Para las agrupaciones feministas de la Quinta Región, la decisión de la comisión de la Corte fue un completo error.

-Este fue un sistema judicial que falló porque tenemos un hombre condenado que debía salir en libertad en el año 2033, y que ahora estaba libre en la calle que hizo su vida y era guardia de seguridad. Estamos frente a un sistema débil-, comenta Cecilia Ortiz, de la Coordinadora 8M de Valparaíso.

-Somos víctimas del sistema que en vez de protegernos nos desprotege, con estas personas que no tienen por qué salir de la cárcel. Yo no sé en qué estaba pensando la comisión cuando lo dejo libre-, explica Giselle Ahumada del Colectivo Feminista y de Disidencias de Quillota.

El interior de la región Valparaíso -Villa Alemana, Quilpué, Quillota, Limache-, es considerado “Zona roja”, debido a la gran concentración de femicidios en el sector, como los de Susana Sanhueza y Nicole Saavedra, entre otros.

-Es una zona roja, por esos femicidios en los que han sido brutalmente ensañados con sus cuerpos, con mucha violencia (…) Vemos mucho machismo, sobre todo en sectores aislados, los que son conservadores, fascistas. El poco acceso a instituciones de protección es una de las preocupaciones-, relata Giselle Ahumada.

-A Ámbar le falló la justicia, su núcleo familiar y el sistema-, reflexiona Giselle del Colectivo Feminista y Disidencias de Quillota.

Manifestación #Justicia para Ambar

Total
4K
Shares
7 comments
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts