Ernesto Garratt: “Baby Yoda encarna el ‘guachismo’ y abandono que hemos tenido los chilenos”

Ernesto Garratt Baby Yoda

Ernesto Garratt conversó con #LaVozDeLosQueSobran e hizo un símil entre la trama del huérfano Baby Yoda en The Mandalorian y Chile, producto del abandono que hemos tenido como sociedad por parte del Estado.


El periodista, escritor y candidato a la Convención Constitucional, Ernesto Garratt, conversó con nuestro panel sobre el mensaje de paternidad que entrega The Mandalorian, respecto de la adopción de Baby Yoda por Dan Djarin, y el problema de abandono que sufrimos como sociedad en Chile.

“El gran rollo de Star Wars es el rollo padre e hijo. Este es un país de guachos, Chile es un país de guachos, y tienes a un chileno que asume, cosa que no pasa en el país, que si se hace cargo de una paternidad, empatiza con un huérfano”.

Quizás te pueda interesar: Luz Vidal, candidata a la constituyente sobre aborto: “la clase alta lo disfraza con operaciones de vesícula, mientras que las otras mujeres arriesgan sus vidas”

Desde su perspectiva el personaje de Baby Yoda “encarna el ‘guachismo’ y abandono que hemos tenido los chilenos. Estamos buscando a alguien que nos cuide”.

A esto agregó que la persona que se hace cargo del persona de Baby es el Mandaloriano, quién rompe todos su mandamientos para cuidar por sobre todas las cosas a este ser pequeño. Garratt relaciona esto a un accionar que se debería repetir en las personas que gobiernan nuestro país.

“Esta persona que se hace cargo de este débil, y lo acoge y lo cuida con todo su ser; rompe todos su mandamientos”, explicó

Revive el programa:

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.