Descentralización: Ciudadanos de regiones interdictos por el mandato de la capital

La realidad es que todos aquellos que viven en un lugar distinto a Santiago deben someterse a las decisiones tomadas en la capital. Y, muchas veces, terminan por ser tan descontextualizadas que rayan en lo absurdo. Como el caso de la autorización de nuestro brillante gobierno para abrir los cines en Aysén, siendo que la región no cuenta con salas de cine. ¿Es la descentralización realmente un problema?


Si de algo nos dimos cuenta después del Plebiscito, es de que una aplastante mayoría estamos de acuerdo en lo fundamental. Que nuestras diferencias pueden ser particulares, pero que finalmente, siendo bien conducidas, pueden transformarse en una tremenda oportunidad de crecimiento con base en la dignidad. Pero, hay un muro que nos separa de una manera que termina por ser dramático: la urgencia por la descentralización.

Todas las decisiones se toman en la capital. Todas vienen desde Santiago. Incluso las que, por estar ubicadas en otra región, como es el caso del Congreso, también deben aguardar el beneplácito del presidente de turno para poder esperar aprobación. Es la descentralización un gran desafío y una necesaria discusión a tener en cuenta.

La realidad es que todos aquellos que viven en un lugar distinto a Santiago deben someterse a las decisiones que muchas veces terminan por ser tan descontextualizadas que rayan en lo absurdo: el caso de la autorización de nuestro brillante gobierno para abrir los cines en Aysén… pero no hay cine en Aysén. ¿Es la descentralización realmente un problema?

En la edición de este jueves de Contigo en la Mañana de CHV, estuvieron como invitados vía telemática el senador Iván “raspado de olla” Moreira (UDI), el diputado Guillermo “cachando huevo” Ramírez (UDI), Francisco “Canal 13” Vidal (PPD) y la diputada Alejandra Sepúlveda (FRVS). La conversación giraba en torno al segundo retiro de 10% de las AFP que se vota mañana en el Senado, virando por los caminos obligados de la necesidad que esto demanda. Dado que la cuarentena sigue siendo una decisión desde la capital, con un total desconocimiento de la realidad particular de cada región.

JC Rodríguez detiene un soliloquio de Moreira que no iba a ninguna parte. Le espeta: “Ya, pero Iván, ¿soluciones? La gente de Concepción acusa que las decisiones han sido a la medida de Santiago”, ejemplificando que estando en la misma etapa 3 del famoso plan “Paso a Paso”, Concepción y Santiago han tenido autorizaciones de apertura distintas.

Rodríguez continúa: “Lo que pasa es que, por ejemplo, la gente de las regiones está súper organizada y ellos dicen que tienen protocolos para poder abrir con familias en lugares y todo, pero que nadie los escucha. No han conseguido ni una reunión con el ministro, con la autoridad”.

Luego, la diputada Sepúlveda comentó que ella viviendo en provincia (en O’Higgins), “todo lo que hay que hacer tenemos que preguntarlo a Santiago”, y continúa dando el ejemplo de que la gente que ofrece su trabajo como temporeras y temporeros, se mueven a través de sus bicicletas, pero todo lo que tenía que ver con venta y reparación de este medio de transporte permanecía cerrado por las medidas sanitarias. “Aquí no hay ni una mirada desde la región ni desde la provincia”, prosiguió.

“Nos sentimos interdictos, que no podemos opinar ni decidir”, es el reclamo final de la diputada que claramente hace eco en todos los rincones que no son parte de la capital. La descentralización es una asignatura pendiente en materia de Estado y que la definición de ciudadano reconozca la esperada igualdad tomando en cuenta la necesidad de darle a las regiones mayor independencia y legitimidad en la toma de decisiones.

En el próximo proceso de elección de constituyentes, tenemos el siguiente escenario: 29 distritos presentarán sus candidatos, siendo solo siete de estos los que representen a la capital, sin considerar una eventual posibilidad de escaños asegurados para pueblos originarios y personas en situación de discapacidad –que esperemos así sea – lo que, en el mejor de los casos, abre una oportunidad inmejorable de tener mayor representatividad en el proceso del nuevo acuerdo social, desde una mirada que garantice las distintas realidades de este país.

Lo del “cine en Aysén” parece chiste, pero cuando lo vemos desde la educación, la conectividad, el acceso a la educación y salud, y para qué hablar de las medidas sanitarias y las acciones oportunas de ayuda, deja de ser chistoso. Un Chile descentralizado, con ciudadanos autónomos y con reconocimiento de sus facultades propias es lo que necesitamos.

Un tema del que será difícil librarse: la descentralización de la imbecilidad. Hermógenes Pérez de Arce figura en un vídeo que se puede ver en las redes sociales proponiendo algo que de plano me planteo. No estaría nada de malo que se hiciera su mierda de país facho, que se encierren en sus 200 metros cuadrados y que intenten prosperar sin saber tomar una escoba, una pala y menos cuidar de sus propios hijos. Ya veremos/sabremos cómo les va. Será difícil librarnos de este nivel de idiotez, porque no hay constitución que lo asegure.

Total
49
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.