Desarrollo territorial: pasos y consideraciones para los gobiernos locales

El Desarrollo Territorial resulta también fundamentalmente atrayente a ciertos sectores de la sociedad porque dentro de su propuesta reconoce las capacidades endógenas de los actores, de las personas y de las comunidades que integran un territorio, esto en concordancia al mantenimiento de los entornos medio ambientales y el posicionamiento responsable para evitar la sobreexplotación (Sen, 1988).


Dentro de los diversos relatos presentes actualmente en la política nacional, el Desarrollo Territorial se ha convertido en uno de los temas que han recobrado mayor interés dentro de algunas esferas públicas y ciudadanas. La principal causa de esto es que, como proceso relacionado al desarrollo social y económico, enmarca una vía propicia para sentar las bases prácticas de la descentralización. En efecto, comprender el desarrollo desde los territorios, conlleva a una apertura hacia una propuesta de crecimiento económico construida desde el reconocimiento y participación de diversos actores multisectoriales y con una activa participación de los territorios para tomar decisiones autónomas.

Asimismo, el Desarrollo Territorial resulta también fundamentalmente atrayente a ciertos sectores de la sociedad porque dentro de su propuesta reconoce las capacidades endógenas de los actores, de las personas y de las comunidades que integran un territorio, esto en concordancia al mantenimiento de los entornos medio ambientales y el posicionamiento responsable para evitar la sobreexplotación (Sen, 1988).

Siendo esto un buen pie para potenciar la economía desde lo local y para fortalecer las redes comunitarias dentro de cada territorio, un abordaje pertinente sería destacar – o por lo menos señalar – que orientaciones deberían considerar inicialmente los Municipios en coordinación con los Gobiernos Regionales para realizar una labor, acorde a sus condiciones técnicas, y así alcanzar un Desarrollo Territorial propiamente tal. Ante este reto, se debe considerar los siguientes elementos (CER,2021).

  • Como primer elemento, está el reconocimiento de los espacios territoriales conocidos o explicitados para el despliegue de las estrategias, en donde coexiste visiones diferentes de los problemas y potencialidades a nivel comunal; y que para efectos prácticos, se encadenan con el reconocimiento de las actividades necesarias para la producción y reproducción económica y social, considerando las dimensiones simbólicas, culturales y sobretodo medioambientales de los territorios.
  • Como segundo punto, está la identificación de las relaciones y comunicación entre actores y territorios. Aquí se destaca la capacidad de interlocución entre los actores locales, las agencias del Estado, las municipalidades y los diferentes sectores productivos. Para lograr este propósito, la gobernanza es una práctica que debería incentivar y regular esta conversación, con la finalidad de establecer estrategias a desarrollar, consensuar las vocaciones productivas, sus brechas, acordar objetivos y definir las metas conjuntas.
  • En cuanto al desarrollo conjunto de metas y plazos adecuados, si bien es parte de cualquier dinámica de planificación estratégica, no siempre se expresan de forma que todos los actores lo comprendan de la misma forma e importancia. De ahí, la relevancia que tiene la comunicación estratégica como una forma de transmitir los contenidos relevantes del plan en forma prioritaria, y sobretodo, sea realmente internalizada y entendida por los actores del territorio, “un plan que no se entiende, no es viable”. 
  • Otro elemento es la construcción de  productos, mercados y tecnologías a nivel local. Las estrategias de Desarrollo Territorial deben ser construidas desde la participación multiactoral en las diferentes etapas, desde el diseño, hasta la implementación y seguimiento. Este tipo de participación requiere de metodologías específicas y construidas desde el mismo territorio para lograr que una parte representativa de los actores de un territorio puedan construir la estrategia y el plan para el Desarrollo Territorial. Es vital que dichas planificaciones tengan concordancia en los diversos niveles institucionales presentes al interior de una región (ejemplo una concordancia entre las Estrategias Regional de Desarrollo y los Planes de desarrollo comunal).
  • En cuanto a la promoción de alianzas público-privadas para la inversión, estas son relevantes para habilitar condiciones de entorno favorables para el crecimiento y desarrollo de las pequeñas empresas, con tal de apoyar sus procesos de escalamiento productivo, de innovación digital, adaptación a la economía circular, acceso a nuevos mercados, capacitación técnica, etc. 
  • Otro punto importante es la conformación de valor e innovación a nivel comunal-regional. En tal perspectiva, gestión del conocimiento es parte relevante de todo sistema de gestión de las organizaciones y, en este caso, es totalmente aplicable al desarrollo territorial desde la perspectiva de la creación de nuevos conocimientos. Para el desarrollo territorial, los actores y las instituciones de educación presentes en el territorio pueden converger en comunidades de emprendizaje, en base a las estrategias desarrolladas y sus efectos en los objetivos que se persiguen para un territorio y sus respectivas comunidades. 
  • Teniendo presente la búsqueda de la densificación de la red socio productiva, su contribución es ampliar las relaciones al interior del ecosistema local, multiplicando no solo los vínculos entre las empresas, los proveedores y mercados; también es importante que en estas actúen con Centros de Investigación o de transferencia tecnológica, y sobretodo con las organizaciones de la sociedad civil, que están promoviendo el desarrollo en el territorio. 
  • Finalmente, como último elemento a considerar está el reconocimiento socio cultural de los saberes, procedimientos, reglas, normas, acciones y costumbres presentes en las actividades de los actores socio productivos. Entender que el Desarrollo Territorial es un proceso de complementación de las actividades presentes al interior de los territorios, y no una imposición tecnócrata de nuevas prácticas foráneas que finalmente no terminan implementándose por su poca adaptabilidad o su complejidad.

En conclusión, para comenzar con el largo camino del Desarrollo territorial es necesario entender al territorio y su desarrollo como un proceso co-creativo y participativo de los distintos actores, sociales, productivos, gubernamentales y de la academia. La consideración de estos elementos y sus aportes a entender y comprender el territorio permitirán organizar de manera más pertinente los sistemas de producción económica, los valores socio culturales y el desarrollo de conocimientos en la búsqueda de una mayor calidad de vida de sus habitantes de una forma que sea sostenible para nuestros entornos.

Bibliografía

Centro de Estudios Regionales & Andes Value Research SPA. (2021). Elaboración de una propuesta general de estrategias de desarrollo con enfoque territorial en la regiones de Los Ríos, Los Lagos y Aysén. Universidad Austral de Chile.

Escudero, C. (2014). Métodos y aplicaciones de la planificación regional y local en América Latina, CEPAL, serie Desarrollo Territorial, Santiago de Chile.

Sen, Amartya, (1988). “The concept of development“, Handbook of Development Economics, in: Hollis Chenery & T.N. Srinivasan (ed.), Handbook of Development Economics, edition 1, volume 1, chapter 1, pages 9-26, Elsevier.

Riffo, Luis. (2013). Desarrollo Territorial. 50 años de ILPES: evolución de los marcos conceptuales sobre Desarrollo Territorial. Serie de Desarrollo Territorial nº15. CEPAL

Total
3
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.