Derechos Filiativos para hijos e hijas de familias LGBTQI

Con 27 votos a favor y 13 en contra se aprueba la idea de legislar los derechos de filiación de hijas, hijos e hijes de familias disidentes LGBTQI en el Senado.

El miércoles 1 de julio 2020, tras 4 largos años finalmente se logró dar un paso importantísimo por los derechos de filiación de hijas, hijes e hijos de familias lesbomarentales, transparentales y homoparentales. Con una votación mayoritaria de 27 votos a favor y sólo 13 en contra se aprobó la idea de legislar el proyecto de ley Boletín N°10626-07 que busca regular la filiación de niñas, niños, niñes y adolescentes de dos mamás o dos papás, que por demasiado tiempo el Estado chileno ha trata como hijos ilegítimos. 

El proyecto de ley nació desde la necesidad urgente de proteger el vínculo que existe entre hijas, hijes e hijos y sus madres LBTQI con un trabajo cohesionado y fundado en los principios feministas y lesbotransfeministas de las Agrupaciones Lésbicas Rompiendo el Silencio, Visibles, Familia es Familia y Corporación Humanas, y fue presentado el 12 de abril 2016, con el patrocinio de las Senadoras Isabel Allende, la Senadora y Presidenta del Senado Adriana Muñoz y los Senadores Harboe, Lagos-Weber y De Urresti.

Nosotras como familias lesbomarentales y grupo de trabajo por el estatuto filiativo, ya contábamos con la experiencia de la judicialización de nuestros casos para proteger a nuestros hijos e hijas, y vimos cómo el poder judicial es capaz de incluso negarnos el acceso a la justicia, dado que de inmediato estimaron nuestras demandas inadmisibles, resultando en la presentación de dos demandas en contra del Estado chileno ante la CIDH.

La primera demanda el 2013, el caso de Alexandra Benado con respecto a sus dos hijos con la representación de Camila Maturana de Corporación Humanas y la segunda es nuestro caso, por el reconocimiento de nuestra hija Gabriela y su madre de crianza, Claudia Calderón en 2015 con la representación de la Clínica Jurídica Aip de la Universidad Diego Portales. En nuestro caso, cuando apelamos ante la Corte de Apelaciones, nuestras abogadas de la clínica jurídica en ese entonces, Camila de la Maza y Daniela Quintanilla presentaron un precedente de una sentencia que reconoció la doble maternidad de dos madres mapuches con respecto a sus tres hijos del año 2011, de la Región de Los Lagos, esa fue la primera vez que se reconoció otra composición de familia, en base al interés superior de los 3 hijos y en conformidad al Convenio 169 de pueblos originarios, al que Chile suscribe.

Sin embargo, la corte no lo consideró y sostuvo la inadmisibilidad, obligándonos a llevar el caso a la Corte Suprema, con la representación del nuevo abogado profesor jefe de la Clínica Aip de la UDP, Cristián Riego, donde también se nos negó la posibilidad de proteger a nuestra hija, e incluso con un llamado a que esta problemática debería regularse en lo legislativo en su sentencia. Es por esta experiencia que tomamos la decisión de trabajar en un proyecto de ley que regulara la filiación, que fuera ley y fue en ese momento en 2015 cuando nos juntamos para trabajarlo colectivamente.

Por lo mismo, vemos con mucha alegría esta histórica votación y gran paso, y a la vez mantenemos una mirada crítica ante la lentitud con la que se ha logrado avanzar en su tramitación. No obstante, a esto valoramos que las senadoras y los senadores hayan puesto en primer lugar el interés superior, la dignidad humana y los derechos de nuestros hijos, hijas e hijes y sus madres/padres LGBTQI.

Fue muy positivo ver que sus discursos estaban en la línea del respeto hacia la dignidad de nuestros hijos y que se pusiera sobre la mesa la necesidad de trabajar para que ningún hijo quede sin una protección tan esencial como lo es todos los derechos que emanan del derecho a filiación.

Es sumamente necesario destacar que las y los honorables quienes votaron a favor actuaron en coherencia con la Convención Internacional de los Derechos de los Niños, Niñas, Niñes y Adolescentes, al decidir que sí se debe regular y que no se puede seguir discriminando, ni haciendo distinción alguna en contra de ellos por la orientación sexual, ni la identidad de género de sus madres o padres. Es justamente esa la lógica con la cual debemos avanzar en materia de los derechos de filiación.

Por otro lado, repudiamos tajantemente las exposiciones de la mayoría del oficialismo, es decir, de la misma bancada que durante la campaña de su presidente, Sebastian Piñera, presentaron una campaña llamada, “ los niños primero”, pero que en la práctica hicieron todo lo contrario, cuando aquellos Senadores y Senadoras que optaron por poner en primer lugar sus opiniones personales, religiosas e incluso basadas en una supremacía biologista, por sobre el valor de la no discriminación y del respeto hacia los niños, niñas, niñes y adolescentes.

 Vimos cómo incluso hablaron de defender a las familias naturales, se habló sobre los vínculos biológicos e incluso de dios en medio de una discusión legislativa y con el deber de respetar la separación del estado y la iglesia que se estableció en la constitución en 1925.  Ahora, no esperamos que estén todos y todas de acuerdo con la composición de nuestras familias, eso no nos concierne, dado que tienen la libertad, como todo ser humano, de pensar diferente, pero esa libertad debe también ser acompañada con una responsabilidad y ética mínima de no caer en la discriminación arbitraria en contra de los niños, niñas, niñes y adolescentes, que ellos mismos prometieron que pondrían primero.

Sería bueno que cada senador/a que opta por poner su adultocentrismo primero, por sobre nuestros hijos, se pusieran en sus zapatos y pensarán un poco más allá de sus propias ideologías y analizaran si ellos sin filiación estarían muy tranquilos y felices. Por cierto, no lo estarían, si por un segundo se pusieran en el lugar de niños cuyas madres gestantes ya han fallecido, y que por falta de una regulación, podrían perder a su otra mamá, esa es la afectación más traumatizante que pueda vivir un niño, y al parecer, esto no les interesa.

Sin la promulgación de nuestro proyecto de ley, sus vidas quedarían en las manos de un tribunal, donde tendrían que esperar un fallo que determinaría si se fueran a vivir con los familiares de su mamá biológica difunta, o con quien la ley solo reconoce como otra persona, pareja de la madre o del padre, pero de ninguna manera como lo que es realmente para los hijos, su otra mamá o papá.  Ni siquiera las sentencias históricas donde se reconoce la doble maternidad como del caso Attilio, y del año 2011, de tres hijos y sus dos madres mapuches podrían garantizar que ellos como hijos de dos madres o dos padres podrían permanecer bajo el cuidado de ellos.

Por lo mismo, y con la experiencia de ya tener dos demandas en contra del Estado chileno en la CIDH, entendemos que debemos trabajar hacia el reconocimiento pleno de los derechos de los hijos, hijas e hijes con respecto a su vínculo filiativo con sus madres o padres LGBTQI. 

Y es con ese espíritu que desde las agrupaciones lésbofeministas y feministas seguiremos trabajando sin aflojar para la promulgación de nuestro proyecto de ley que busca regular la filiación de todos los hijos, hijas e hijes, sin exclusiones, e independiente del proyecto del matrimonio igualitario, porque entendemos que no se puede retroceder 22 años al pasado y crear nuevamente una distinción entre hijos matrimoniales y no matrimoniales en los casos de familias LGBTQI, y que menos se puede excluir a hijos que no fueron concebidos por las técnicas de reproducción humana asistida.

Por lo mismo, decimos trabajar por los derechos filiativos y enfocarnos en proteger la relación entre hijos, hijas e hijes y sus madres o padres por el interés superior de nuestros niños, niñas, niñes y adolescentes.

Entonces, sin duda vemos con alegría que ahora partimos con una nueva etapa en la cual tenemos la certeza que se dará la discusión en particular, con el interés superior y los derechos de nuestros hijos e hijas como prioridad durante dicha discusión y que se repetirá ese respeto por ellos en el congreso y que finalmente lograremos el reconocimiento pleno de la filiación de nuestros hijos, hijas e hijes. ¡Derechos Filiativos Ahora!

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts