Debate previsional: una oportunidad para recuperar el futuro

Nuestras familias no son ingenuas y vieron cómo a inicios de la pandemia ellos decidieron poner sus ganancias sobre nuestras vidas. Sin dudas, estamos frente al inicio de una pelea más larga que nos debe impulsar a dejar atrás un sistema perverso. Y en ese marco, nuestra fuerza debe estar centrada en hacer del No + AFP algo más que una consigna y garantizar un sistema de seguridad social, para evitar que en tiempos de crisis, las únicas respuestas sean créditos y endeudamiento.

Tras la aprobación en la Cámara de Diputados y Diputadas del proyecto que permitirá disponer el 10 por ciento de los fondos de pensiones en las AFP, para enfrentar la crisis económica por la pandemia del COVID-19, el pueblo chileno volvió a saltar el torniquete, tal como lo había hecho en la primavera de octubre.

Días previos a este resultado y producto de la colusión del empresariado y el gobierno, la ciudadanía fue testigo de amenazas sistemáticas por aquellos que han hecho de Chile su fundo. Ejemplo de ello, fue la carta llamada “Aún es tiempo de rectificar el rumbo” escrita en El Mercurio porlos dueños de Chile y personeros como Juan Sutil, presidente de la Confederación de la Producción y el Comercio (CPC).

Pero no hay tiempo. No hay tiempo cuando se habla del hambre. Ni menos de la angustia con la que diariamente los pobladores y pobladoras se las ingenian para saber con qué parar la olla al otro día. Hace un par de días, la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) ya advertía que para este 2020 se espera que un 15, 6 por ciento de la población, es decir, 2,9 millones de chilenos y chilenas sufrirá de inseguridad alimentaria.

Estamos en el primer tiempo frente a lo que llaman la “madre de las batallas” y de cara a la discusión en el Senado, donde se necesitan al menos 26 votos, para hacer de este deseo una ley, se abre una oportunidad para recuperar el futuro que un sistema previsional  administrado por las AFP y el mercado financiero nos había arrebatado.

Por eso, ante los discursos del miedo, las caricaturas y la reinstalación de fantasmas del pasado como “la expropiación”, no sólo las palabras sino que las acciones de las fuerzas transformadoras serán claves para dejar atrás los eufemismos y develar los verdaderos intereses de quienes ahora dicen defender a las y los trabajadores.

Sin embargo, nuestras familias no son ingenuas y vieron cómo a inicios de la pandemia ellos decidieron poner sus ganancias sobre nuestras vidas. Sin dudas, estamos frente al inicio de una pelea más larga que nos debe impulsar a dejar atrás un sistema perverso. Y en ese marco, nuestra fuerza debe estar centrada en hacer del No + AFP algo más que una consigna y garantizar un sistema de seguridad social, para evitar que en tiempos de crisis, las únicas respuestas sean créditos y endeudamiento.

Nos devuelve el alma al cuerpo ver que las ollas que protestaron en la previa a la votación, hoy celebran. Este es el ejemplo de cuando la acción política es coherente con los intereses de las mayorías. Cuando pierden los que han ganado siempre, otra vez sentimos que el futuro puede ser nuestro porque después de 40 años se presentó la oportunidad de hacer justicia.

Total
90
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
Leer más

Cuando nunca has pasado hambre

Chile hoy es un grito de hambre que se proyecta en los edificios por la noche, que se acompaña con garabatos hacia el Presidente en los matinales, y que se combate desde el poder con vehículos blindados recién comprados por una casta política que carga con los aún frescos cuerpos de las decenas de muertos y mutilados del estallido, esos que quedaron silenciados por una pandemia.