De vuelta al colegio: ni tan lejos ni tan cerca

Surge una nueva preocupación ante la posible apertura de los colegios.¿Los niños poseen mayor carga viral porque pueden contagiarse más frecuentemente que un adulto? El estudio de contagio intra domiciliar en 411 familias del proyecto Kids Corona conducido por el Hospital San Joan de Deus de Catalunia, concluyó que los niños se infectan en la misma proporción que los adultos cuando están expuestos a una fuente de infección, sin embargo en el 99% de los casos son asintomáticos.

Aunque las madres, padres y apoderados nos sintamos culpables, la mayoría de nosotros deseamos secretamente que este virus pase y los peques y no tan peques vuelvan al colegio. ¡Aunque sea un rato! Pero de tan solo pensarlo, nos invade la duda ¿será seguro? ¿qué sabemos desde la ciencia hasta el momento?

Lo más importante es que hay suficiente evidencia para decir que los niños sí se contagian de COVID19. La diferencia reside en la forma clínica en que se desarrolla el contagio y la enfermedad. Sólo en un pequeño porcentaje de niños contagiados la enfermedad cursa de forma sintomática y un porcentaje aún menor posee formas severas de la enfermedad.

Los pediatras urgenciólogos de diversos hospitales en el mundo además han declarado que inclusive los niños ingresados a cuidados intensivos con formas severas de la enfermedad se recuperan y el porcentaje de fallecimientos infantiles es bajísimo comparado con el de adultos. Sin embargo, esta cantidad no es igual a cero.

Diversos estudios señalan que en la gran mayoría de los niños (2 a 14 años) la enfermedad se presenta de forma asintomática. Recientemente un estudio detectó que la carga viral en niños asintomáticos es mucho mayor inclusive que la carga observada en adultos con una forma severa de la enfermedad y que se encuentran en cuidados intensivos. No obstante la alta carga viral en los primeros días de contagio, los niños del estudio no mostraron ningún síntoma, ni siquiera un aumento de la temperatura. Esto tiene fuerte implicancia para la toma de decisiones porque: Quiere decir que la cantidad de niños contagiados puede estar extremamente sub estimada pues durante la pandemia se han contabilizado sólo casos sintomáticos y sólo en algunos países se han testeado sus contactos estrechos. La toma de la temperatura que se hace a la entrada de los establecimientos, q se ha implementado, es inútil.  En las familias donde no hubo algún miembro sintomático en contacto directo con los niños, esos niños pueden haber estado infectados y no haber sido contabilizados.

Así surge una nueva preocupación ante la posible apertura de los colegios. Los niños poseen mayor carga viral porque pueden contagiarse más frecuentemente  que un adulto? El estudio de contagio intra domiciliar en 411 familias del proyecto Kids Corona conducido por el Hospital San Joan de Deus de Catalunia, concluyó que los niños se infectan en la misma proporción que los adultos cuando están expuestos a una fuente de infección, sin embargo en el 99% de los casos son asintomáticos.

Esto nos lleva a otra pregunta clave, si los niños tienen mayor carga viral ¿pueden contagiar a otros, más que los adultos? Todavía no existe un consenso de cuanta carga viral debe presentar un individuo para contagiar a otro de forma efectiva. Lo que sabemos es que en general, con otras enfermedades respiratorias y gastrointestinales, se ha visto que los niños son importantes vectores de diseminación viral. Sin embargo, en el caso del COVID19 para responder a esta pregunta, se deben considerar algunas variables porque aunque los niños tienen pobres hábitos de higiene y han resultado buenos vectores para otras enfermedades, en muchos países han estado en cuarentena, con distancia física, y usando mascarilla durante la mayor parte de la pandemia.

Además, según muchos pediatras, los niños en general tosen menos que los adultos, siendo la tos uno de los mecanismos de transmisión fundamentales. Estas variantes pueden haber ocasionado que en países donde ha habido cuarentena y cierre de escuelas los niños hayan diseminado el virus en una menor proporción de lo que podría haber ocurrido sin estas medidas. Pese a no haber suficiente evidencia científica respecto al potencial transmisor de los niños, de momento debemos asumir que los niños son contagiosos y posibles fuentes de aumento de la transmisión a otras poblaciones vulnerables. De ahí la importancia de minimizar este riesgo en los centros educativos donde habitualmente se concentran una alta densidad de personas.

En Chile, sobre el 50% de los niños llega a la escuela en transporte público, inclusive en ciudades medianas y pequeñas, los centros educativos en muchos casos reciben niños de diversas comunas, y además un amplio porcentaje de niños son cuidados o conviven con adultos mayores. Todos estos son factores que contribuyen a que exista una probabilidad más alta que el virus llegue a la población de riesgo. Encima de todo se suma el hecho que, según el Cuarto Reporte de Monitorización de Testeo, Trazabilidad y Aislamiento (TTA) elaborado por la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Chile, al 14 de agosto, en Chile, se están trazando solo 1,5 contactos, mientras que la evidencia internacional indica que si no se pueden trazar un promedio de cinco contactos por contagiado lo más probable es que no se logre contener un posible brote.

La apertura de las escuelas debería realizarse, no sólo considerando la sumatoria de esta evidencia científica si no además se debería considerar la dinámica del aula en cada ciclo escolar como lo han expuesto educadores de todos los ciclos. Asimismo, el gobierno debería trabajar conjuntamente con epidemiólogos y educadores para elaborar un plan de medidas apropiadas para la prevención del contagio en cada ciclo escolar por separado, porque es interés de todos que los niños vuelvan a clases, pero en condiciones que aseguren su salud, la de su familia y la de la sociedad en conjunto.

Referencias:

·      Pediatric SARS-CoV-2: Clinical Presentation, Infectivity, and Immune Reponses, Yonker et al, 19 August 2020, https://doi.org/10.1016/j.jpeds.2020.08.037

·      https://www.sjdhospitalbarcelona.org/ca/kidscorona

·      Age-Related Differences in Nasopharyngeal Severe Acute Respiratory Syndrome Coronavirus 2 (SARS-CoV-2) Levels in Patients With Mild to Moderate Coronavirus Disease 2019 (COVID-19) Heald-Sargent et al, 30 July 2020 doi:10.1001/jamapediatrics.2020.3651

·      Encuesta de Hogares Territorios y Bienestar. Rimisp – Centro Latinoamericano para el Desarrollo Rural; Universidad Iberoamericana (México); Universidad de Los Andes (Colombia). 2018

·      Territorios & Bienestar Household Survey: A Dataset of Latin American Livelihoods in Rural-Urban Territories, Moreno DL et al, 2020

·      ELPI (encuesta longitudinal primera infancia) http://observatorio.ministeriodesarrollosocial.gob.cl/elpi.phpFlorencia

Total
53
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts