De ser perseguido por el fujimorismo a apoyar a Keiko: La historia política de Mario Vargas Llosa

En los 90, el Nobel de Literatura fue perseguido por Alberto Fujimori, quien llegó a amenazarlo con quitarle la ciudadanía peruana, pero ahora usa la usual excusa de que “Perú no puede convertirse en Venezuela” y el miedo a la izquierda. En 2017, el escritor respaldó a Piñera diciendo que su elección sería “buena para Chile y toda América Latina”.


El Perú ya vive la campaña de la segunda vuelta presidencial, con dos candidatos alejados del centro: la excongresista Keiko Fujimori, heredera de uno de los clanes más tradicionales de la derecha dura peruana, y el líder sindical Pedro Castillo, cuyo partido Perú Libre se declara como marxista-leninista-mariateguista (este último en referencia al filósofo José Carlos Mariátegui).

Tal escenario ha producido apoyos políticos jamás pensados en ese país, como el manifestado en los últimos días por el escritor Mario Vargas Llosa.

El pasado fin de semana, en entrevista a RPP Noticias , el ganador del Nobel de Literatura del año 2010 afirmó que “Keiko Fujimori representa la posibilidad de continuar con el sistema democrático que tenemos”, y expresó su apoyo a la candidatura de la hija de Alberto Fujimori, lo que podría sonar lógico, considerando el ideario derechista y neoliberal defendido radicalmente por el escritor en las últimas décadas.

Sin embargo, ese abrazo al fujimorismo suena muy raro para quien conoce toda la historia y el pensamiento del autor a través de los años. Al empezar por sus aventuras políticas: en 1990, Vargas Llosa fue candidato presidencial y llegó a ganar la primera vuelta, aunque terminó superado en la segunda justamente por Alberto Fujimori, quien protagonizó una remontada sorprendente y una ventaja de 62% a 37%.

En los años siguientes, el escritor fue duramente perseguido por el fujimorismo, que no soportaba sus críticas al nuevo gobierno. Tras el autogolpe de Alberto Fujimori en noviembre 1992, esa persecución se recrudeció al  punto de que el  presidente amenaza con quitarle la ciudadanía peruana y obligándole a exilarse en España – donde recibiría una nueva ciudadanía, en 1993.

Durante años, Vargas Llosa nunca dudó en calificar al gobierno de Fujimori como “una de las más autoritarias dictaduras de la historia del Perú”. Tanto es así que en 2011, cuando la segunda vuelta se dio entre la misma Keiko Fujimori y el nacionalista Ollanta Humala, el escritor apoyó a este segundo, “para evitar que el autoritarismo y la corrupción tomen el poder nuevamente”.

En aquel entonces, la figura de Keiko solo cargaba con los crímenes cometidos por su padre, pero una década después ella puede ser acusada por sus proprios pecados, al menos en lo que se refiere a corrupción: pasó casi todo el año de 2019 en la cárcel, condenada por el lavado de dineros ilegales que recibió de la constructora brasileña Odebrecht.

Pero ni eso impidió a Vargas Llosa de preferir a la heredera de su antiguo perseguidor político. El escritor señaló que tuvo conversaciones telefónicas con Keiko Fujimori, en las cuales ella se habría comprometido a no exceder su mandato de cinco años, respetar la libertad de expresión y el Poder Judicial, además de no indultar a Vladimiro Montesinos, el jefe del antiguo Servicio Nacional de Inteligencia del Perú.

La razón que mueve esa posición es el miedo generado por un posible gobierno de Pedro Castillo, quien el autor teme que “sería una verdadera catástrofe por su programa de gobierno y sus ideas”. En la entrevista con RPP, el Nobel de Literatura aseveró que “Es muy importante que el Perú no caiga en la catástrofe que es Venezuela, Nicaragua y Cuba, países que realmente han llegado a una situación verdaderamente crítica”.

Esas declaraciones fueron respondidas por el candidato marxista, para quien Vargas Llosa es “el embajador de la corrupción en el Perú” . El apodo no se refirió solamente al apoyo reciente a Keiko Fujimori, sino a los votos confesados por el escritor en otras elecciones, como aquel a Ollanta Humala en 2011 y a Pedro Pablo Kuczynski en 2016, ambos reos en el mismo Caso Odebrecht.

Cabe recordar que en 2017 Mario Vargas Llosa expresó un entusiasmado apoyo a Sebastián Piñera, por el que incluso publicó un mensaje especial, diciendo que “quisiera exhortar a mis amigos chilenos a que votaran por Sebastián Piñera. Él fue un excelente presidente y estoy seguro de que lo volverá a ser. Será bueno que sea el próximo presidente de Chile, no solo para Chile y los chilenos, sino que creo que lo será para todo América Latina”.

Total
176
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.