De ríos atmosféricos, humedales y planificación territorial

El extraño fenómeno que se vivió durante este fin de semana puso nuevamente en el centro del debate varias situaciones catastróficas con las que nos encontramos cada vez con más frecuencia; riesgos y destrucción por las crecidas de los ríos y esteros, el arrastre de sedimentos y aluviones que arrastran todo a su paso.

Sin embargo, esta vez sorprendió la intensidad de las precipitaciones, las tormentas eléctricas, los granizos y una isoterma muy alta, como consecuencia de lo que hoy conocemos como un río atmosférico extremo, categoría IV, que “tocó tierra” en la zona centro-sur en pleno verano, y no en invierno como ocurre ocasionalmente.  

La comunidad científica ha reiterado la advertencia sobre la relación entre el Cambio Climático provocado por el ser humano y estos fenómenos extremos, debido al efecto invernadero y el calentamiento global a causa de la contaminación y la alteración de los ecosistemas. Los humedales no están exentos de este daño y cuando hablamos de ellos nos referimos a vida y biodiversidad, y a los esenciales beneficios de estos ecosistemas que soportan la vida en el planeta. Mantienen el ciclo del agua, el control de crecidas, la recarga de acuíferos y el agua para bebida y saneamiento, entre muchos otros.

En el mundo hay más de 2.400 humedales de importancia internacional con acciones de manejo sustentable, pero en nuestro país solo hay 16 bajo esta figura. En este 2 de Febrero, Día Mundial de Los Humedales, es importante destacar que Chile está muy en deuda con su cuidado. La Ley de Humedales Urbanos sin duda hará sus aportes, pero debemos ir mucho más allá.

La Evaluación de los Ecosistemas del Milenio enfatiza que la pérdida y degradación de los servicios ecosistémicos de humedales daña la salud de las comunidades locales y disminuye las posibilidades de desarrollo de todas las naciones.

Como autoridades y ciudadanes necesitamos de forma urgente preparar nuestros territorios para este complejo escenario ambiental y sus consecuencias, cuyos daños ya son una realidad concreta. Es urgente un nuevo Plan Regional de Ordenamiento Territorial Ambientalmente Sustentable, sino la Región Metropolitana seguirá teniendo primeras planas y daños que lamentar y que irán en aumento. Conmemoremos, restauremos y protejamos nuestros humedales y la Naturaleza con la urgencia que este cambio requiere.

Total
16
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.