De nuevo los números no cuadran: El millonario contrato con el Hotel Radisson como residencia sanitaria durante la pandemia

Ruts mal escritos, pacientes repetidos e inexistencia de un contrato por casi un mes son algunas de las irregularidades que destapó la Contraloría. En el reportaje publicado por BíoBíoChile se informa que los hechos concluyeron en un sumario interno en el Servicio de Salud Metropolitano Norte, organismo que ya está en la mira por las acusaciones de Espacio Riesco por una deuda de más de 2.900 millones de pesos.

Las autoridades sanitarias se vieron en medio de una nueva polémica después de que la Contraloría revelara una serie de irregularidades en el arriendo del Hotel Radisson por parte del Servicio de Salud Metropolitano Norte (SSMN) para ocuparlo como residencia sanitaria.

Los problemas comenzaron en  junio de este año, justo peak de contagios por Covid-19. En ese momento  el Servició de Salud no respaldó “con documentación íntegra y exacta” la cifra de $134 millones que desembolsó en favor de Gestora Hotelera SpA.

“Dicho monto estuvo calculado en base a la cancelación diaria por cada uno de los 2.453 usuarios por los que cobró el hotel, quienes estaba divididos en 2.206 residentes principales y 247 residentes adicionales, es decir, acompañantes que compartían habitación con uno principal. Por los primeros se fijó una tarifa de $50 mil y $12 mil para los segundos, más IVA.

Sin embargo, según determinó la Contraloría, los números no cuadran. De la revisión de los antecedentes entregados por el servicio, es decir, la planilla de pacientes de ese mes y fichas clínicas de los mismos, “se detectaron situaciones que impiden trazar y reconstruir la información” y, por otra parte, “verificar el cumplimiento de las exigencias para los pacientes que hicieron ingreso a la residencia sanitaria”, Informó BíoBíoChile.

El medio digital además informa que la planilla proporcionada por el SSMN -mediante correo electrónico el 14 de agosto de 2020- especifica que la cantidad de pacientes registrados diariamente durante junio de 2020 asciende sólo a 1.994 usuarios y no a los 2.453 por los que se pagó.

“En dicha planilla no se define el monto pagado diariamente por paciente, así como tampoco la calidad de residente principal o adicional, dato que tampoco se informa en las fichas clínicas, lo que impidió corroborar la exactitud del monto sancionado por el referido acto administrativo”, concluye el informe de la Contraloría.

El documento detalla también que en la planilla de respaldo de pago aparecen registrados pacientes con datos que no son asimilables a un número de identificación (RUN, numero de pasaporte, etc.).

Los problemas, sin embargo, no terminan ahí. La Contraloría cuestionó que “no consta que el Servicio de Salud Metropolitano Norte haya analizado y evaluado sobre la base de criterios técnicos, la selección y contratación del Radisson para el funcionamiento como residencia sanitaria”. Tampoco se acreditó que el SSMN no suscribió un contrato con la empresa por los servicios que prestó el hotel como residencia sanitaria, para el período comprendido entre el 4 y el 30 de junio de este año.

A juicio de la Contraloría, la situación “expuso a la administración a riesgos por eventuales vicios en las contrataciones” e implica, además, la carencia de cláusulas que estipulen eventuales sanciones o exigencias de garantías por incumplimientos por parte del proveedor.

Esto último cobra relevancia, pues el servicio ya se encuentra en medio de la polémica por el arriendo del Espacio Riesco, firma que le acusó de adeudarle más de $2.900 millones.

Total
1K
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.