Danuta Rajs, experta en Estadísticas de Salud: “Mañalich no usa los datos oficiales de mortalidad”

Foto: Agencia Uni

La doctora Danuta Rajs es asesora técnica del Comité Nacional de Estadísticas Vitales y fue fundadora del Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS) del Ministerio de Salud, organismo que dirigió 10 años. Para la especialista en Estadísticas de Salud, toda la confusión en torno a los datos de mortalidad por Covid-19 obedece a un motivo: las autoridades no están usando la información oficial que entrega cada semana el DEIS y en cambio crearon su propio sistema de datos para las defunciones.

La producción de estadísticas vitales en Chile se rige por un Convenio Tripartito entre el Servicio de Registro Civil, el Instituto Nacional de Estadísticas (INE) y Ministerio de Salud (Minsal), a través de su Departamento de Estadísticas e Información de Salud (DEIS). Se estableció en 1982 y fue actualizado en 2012 por el Decreto Nº 68 del Ministerio de Salud, que está firmado por el ministro Jaime Mañalich durante el primer mandato del presidente Sebastián Piñera.

  • El convenio funciona coordinadamente: el Registro Civil, que no es un órgano estadístico, inscribe los datos y los disponibiliza para los órganos estadísticos, el INE y el DEIS, que hacen el resto del proceso, las depuraciones y validaciones de los registros sobre la base de datos del Registro Civil.

En el caso de los fallecimientos, el DEIS es el único organismo que puede determinar la causa básica de las muertes, explica la doctora Rajs.

Muchos creen que la causa básica de muerte está en el papel del certificado de defunción y que basta con identificar las palabras allí escritas, pero no es así. Determinarla es un proceso complejo, para lo que se usan reglas internacionales de codificación (dispuestas por la Clasificación Estadística Internacional de Enfermedades y problemas relacionados con la salud) que son aplicadas por un equipo experto que sólo se encuentra en el DEIS.

Si el DEIS es el órgano oficial ¿por qué en los informes epidemiológicos, cuando se describen las fuentes de los datos, no aparece (seremis*) y además las autoridades citan reiteradamente al Registro Civil como fuente de los datos de mortalidad?

-Lo que el Gabinete Ministerial hizo para obtener datos de defunciones desde que comenzó la epidemia hasta la semana pasada fue crear un sistema sui generis mediante llamadas telefónicas a las SEREMI de Salud preguntándoles por las defunciones COVID-19 del día anterior. Hace como un mes sumó una obligación. Para los médicos de notificar de inmediato vía correo electrónico, los certificados de defunción, con una foto. Obviamente la cobertura de este sistema nunca va a ser 100% y no es medible. Y luego hicieron más compleja la tarea, pidiéndoles a los médicos que mandaran también el informe de laboratorio del PCR positivo.

Las SEREMI figuran entre las fuentes de los informes epidemiológicos

-Pero no tienen un sistema para registro de defunciones. Estos métodos pueden ser una ayuda, pero nunca van a tener la cobertura 100%, porque no todos los médicos van a cumplir. Puede que lo hagan los médicos del sistema público, pero no todos los médicos.

Cuando uno está produciendo estadísticas -agrega- para que sean precisas uno trata de validar datos comparándolos desde distintas fuentes. Esto que comento del Registro Civil, DEIS y el INE es porque existe un convenio formal, hay un Decreto Supremo que lo ampara y Leyes y reglamentos que están expresados en ese convenio.

Entonces ¿no se están respetando esas Leyes y reglamentos?

-Por supuesto ¿Escuchó lo que dijo el doctor Mañalich el 8 de junio?: “Quiero precisar, que esta estadística no es vinculante legalmente”. Claro, porque esos no son los datos de los conductos oficiales, esos son datos que ellos obtienen llamando por teléfono o recibiendo mensajes por correo electrónico.

Tras la frase a la que se refiere Danuta Rajs, el Ministro Jaime Mañalich afirmó lo siguiente: El DEIS, el Departamento de Estadísticas e Información de Salud, tiene que analizar y lo hace normalmente con un año de demora, cada uno de los certificados de defunción y establecer una cadena de hechos causales que llevaron al fallecimiento.

Para la fundadora del DEIS, la validación puede demorar un año, pero no la codificación, que es lo que permite saber la causa básica de muerte que interesa en la Pandemia. Los fallecimientos Covid-19, según Rajs, han sido determinados y cuantificados semana a semana, apenas 3 días después de que el Registro Civil disponibiliza su base de datos, informes que el Ministro de Salud habría ignorado hasta el pasado viernes, cuando los mismos datos detonaron el cambio de estrategia del Ministerio.

¿Cómo se determinan las causas de muerte?

-Se usan códigos que se aplican mediante un razonamiento lógico reglado de clasificación estadística internacional de enfermedades. Es complejo en términos del razonamiento lógico que requiere, pero no demora tanto, porque las profesionales que trabajan en el DEIS son expertas. Además, por la pandemia, en el DEIS se determinó adelantar el proceso de identificación de la causa básica de muerte, similar a lo que se hizo antes en otras epidemias. La base de datos del Registro Civil se recibe en el DEIS todos los lunes, y el miércoles el DEIS ya tiene todo codificado, eso es impresionante.

El DEIS cuenta con tres personas altamente expertas en calificación de enfermedades que son las que codifican las causas de muerte. Ellas constituyen un centro de referencia de Clasificaciones de Salud para la OMS y están en permanente contacto con ese organismo. Cuando comenzó la pandemia en Europa, la OMS impartió instrucciones respecto de la codificación de la causa básica de muerte por Covid-19.

¿En qué fecha fue eso?

-A fines de enero de 2020

Eso fue antes de que el virus llegara a Chile y que se dieran los primeros casos de muerte

-Exactamente, y desde ese momento esas instrucciones fueron asumidas en el DEIS de modo que cuando apareció la primera defunción se usaron todas las complejas reglas de codificación, más las recomendaciones específicas adicionales precisamente para distinguir COVID-19 en situaciones poco claras, por ejemplo, si leen el certificado de defunción anotan neumonía o no le hicieron el examen PCR y varias otras recomendaciones. Hay un documento de la OMS que salió en el 26 de abril, que el Ministro siempre cita, porque al parecer en esa fecha sus asesores se dieron cuenta de que existían esas instrucciones. Creo que las autoridades de salud, así como varios profesionales del área, aún no comprende cómo se trabaja en el DEIS.

¿O sea, se estaban codificando los casos COVID-19 desde el inicio?

-Así es. Se estaban codificando bien desde el inicio. El Ministro dijo que ahora está aplicando esas normas. Lo que ocurre en realidad, es que el viernes de la semana pasada él supo el número de defunciones por COVID-19 que había en la base de datos del DEIS. Me consta que el propio DEIS le manda informes semanales, pero quizás no los lee.

¿A quién le mandan los informes directamente?  ¿al ministro?

-No. Pasa a la División de Planificación Sanitaria, que depende de la Subsecretaria de Salud Pública, donde justamente se consolidaban los resultados de los llamados telefónicos, los correos y lo que informa la gente de las Unidades de Gestión de Camas que se refiere a muertes en hospitales, pero usted tiene que saber que habitualmente en Chile el 45% de las defunciones no ocurren en hospitales, por lo que esas defunciones representan sólo una parte de los decesos.

Según la asesora técnica del Comité Nacional de Estadísticas Vitales, los datos del DEIS explicarían por qué se informaron 653 fallecimientos adicionales durante el fin de semana y el anuncio de cambio en el conteo de fallecimientos.

El viernes en la tarde se enteró (el ministro Mañalich) de la cantidad de muertes por COVID-19 que contenía la base de datos del DEIS y esa cantidad de muertes la semana pasada ya superaba fuertemente lo que el ministro había estado informando. Y eso se debe solamente a que jamás ha usado la base de datos que tiene el DEIS.

Luego de reconocer 653 casos de sobre mortalidad en Mayo, en las redes se denunció desaparición de fallecimientos reportados en diversas comunas, en los informes del 6 y 7 de junio. ¿Tiene alguna explicación para que esto ocurra? ¿Ve alguna intencionalidad en la forma en que se comunican los fallecimientos?

-Sin duda ha habido alguna intencionalidad desde el principio, a partir de este sistema sui generis de obtener la información vía llamadas telefónicas. Y dar información diaria de fallecimientos, no es necesario. Eso no lo recomienda Naciones Unidas ni la OMS. Si me pregunta si hay alguna explicación para que esto ocurra, sí, yo creo que no saben como generar información, que han usado vías extra oficiales para obtener datos de las defunciones en lugar de hacerlo a través del Departamento de Estadísticas del mismo Ministerio.

Con todo lo ocurrido en materia de datos estadísticos, Danuta Rajs se lamenta porque a su juicio, la Pandemia ha servido para “poner en peligro la vigencia del Comité Nacional de Estadísticas Vitales”.

El Registro Civil, presionado por peticiones a través de la Ley de Transparencia, ha publicado datos que son meras actuaciones administrativas, inscripciones de defunciones. Si yo trabajo con la base de datos no depurada estoy introduciendo defunciones de años anteriores, de chilenos que murieron en el extranjero o muertes fetales por ejemplo. El Registro Civil incluso informó a científicos causas de muerte a través de un recuento de palabras (relacionadas con Covid-19) en la base de datos. El Comité Nacional de Estadísticas Vitales convocó a dos reuniones extraordinarias y les pedimos que no dieran esa información porque no es adecuada y confunde, y que no pusieran sus datos por comuna pero los publicaron igual, al margen de lo establecido en el citado Convenio.

¿Por qué no deberían dar información por comunas?

-Porque el Registro Civil no registra por comunas, lo hace por circunscripción del organismo. Entonces ponen las comunas en las cuales hay oficinas del Registro Civil. No es ningún misterio que Independencia sea a la oficina del Registro Civil que Inscribe más defunciones en todo el país, porque ahí hay grandes hospitales y está el Servicio Médico Legal y todos sus peritajes se inscriben en la oficina del Registro Civil de Independencia. Ellos están mostrando el lugar de inscripción y las estadísticas de mortalidad se hacen por lugar de residencia, no por lugar de ocurrencia, ni de inscripción.

Si alguien quiere saber las causas de muerte por Ley de Transparencia hay que pedirlas al DEIS – insiste Rajs- los datos de causa de muerte existen pero el Registro Civil no los tiene. Posee diagnósticos anotados, no la metodología para determinar la causa básica de la muerte, ni les corresponde tenerla.

¿El Comité Nacional de Estadísticas Vitales alguna vez ha sido convocado al Ministerio de Salud o a la Mesa Covid para compartir su experiencia en materia de datos?

-No, nunca.

Tabla de excesos de defunciones sobre la totalidad de muertes registradas. Elaborada por Danuta Rajs

Comparado con el promedio de fallecimientos del período quinquenal anterior (2015-2019), Mayo 2020 tiene 787 defunciones sobre ese promedio. Marzo y Abril presentan diferencias de 683 y 652, respecto a los promedios quinquenales respectivos. La suma de estos tres meses alcanza a 2.122 fallecimientos. Buena parte de ellos debe ser COVID-19.

* Imagen Seremis: Fuentes de información consignadas en Informe Epidemiológico Nº 22, del 01 de junio. Ministerio de Salud.

Total
570
Shares
3 comments
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts