Daniel Jadue en ocho preguntas: “La pandemia le puso una lápida al Chile neoliberal”

El alcalde conocido por su gestión en Recoleta y elogiado por quienes lo siguen, sabe que su popularidad se ha disparado por estos días frente a su gestión en medio de la pandemia. En esta entrevista habla del estallido social, de la desigualdad que desnudó el COVID-19 y sus temores. “Me ha hecho sentir más dolor los niños en situación de calle y de vulnerabilidad, las mujeres solas en una sociedad patriarcal, lo que me recuerda mi historia de vida, ya que soy hijo de padres separados”, confiesa.

El alcalde asumió el cargo en el año 2012 y el tiempo ha pasado más que volando, pero está orgulloso de su trabajo en el sector. Según una encuesta de Agenda Ciudadana de Criteria, sobre ¿Quién le gustaría que fuera el próximo presidente? Obtuvo un 12% de aprobación, liderando las preferencias de la de izquierda chilena. Esto lo sitúa como el segundo candidato favorito por los encuestados y fue superado solo por el alcalde de Las Condes, Joaquín Lavín. En las últimas entrevistas, Jadue se ha referido a los prejuicios que existen en torno a su militancia. “«En este país un estafador de banco puede ser Presidente, y a nadie le llama la atención. O ser parte de una Dictadura y ser ministro del Interior o candidato, y no pasa nada. Pueden ser todos candidatos menos lo comunistas? Es raro», dijo hace poco en el programa Mentiras verdaderas de La Red.

En esta conversación recuerda su trabajo en la comuna como impulsor de diferentes iniciativas que antes parecían imposibles, entre ellas la llamada “farmacia popular”, la que ha permitido que los vecinos de Recoleta puedan encontrar los medicamentos a precios accesibles. Logro que ha sido replicado en todo el país por diferentes municipios. Ese fue un knockout , un golpe bajo a las grandes cadenas farmacéuticas que lucraban con la salud de las personas. “Cuando uno estudia un poco más largo los procesos históricos, se da cuenta que lo único que es permanente es el cambio y que la única duda en términos de la discusión es en favor de quién se resuelven los cambios, si en favor de la clase dominante o en favor de los que vienen siendo abusados”, dice en la entrevista.

  1. -Si usted tuviera que responder¿Quién es Daniel Jadue?

– Daniel es chileno, de origen palestino, nieto de inmigrantes palestinos. Desde muy chico empezó a trabajar en política, desde antes de los trece años, fundamentalmente ligado a la causa palestina. Desde ahí, se empieza a meter en temas de política, filosofía e historia. Luego al salir del colegio a muy temprana edad, entra a estudiar primero arquitectura y luego sociología, en tiempos de Dictadura y cuando entra la universidad, abraza la lucha por la democracia y los Derechos Humanos en Chile, la que rápidamente liga con la historia de su familia en la Palestina ocupada. Esto lo va trasformando en un hombre de izquierda y termina militando en el partido comunista en 1993, luego de la firma del acuerdo de Oslo (Acuerdo para dar una solución permanente al conflicto de israelíes y palestinos). Es arquitecto, sociólogo, Magíster en urbanismo y pertenece a la masonería hace un par de décadas.

2. –¿Qué es para usted hacer política?

-Para mí la política es trabajar por el bien de la comunidad. Es el arte de gobernar para el pueblo, por el pueblo y con el pueblo. Significa mejorar la calidad de vida de la gente, a través del diseño de políticas públicas que nacen de los dolores, la angustia, las necesidades, los sueños y expectativas de la población.

3. -¿Qué le hace sentir más dolor frente a las problemáticas que ve en la calle?

-Siempre me ha hecho sentir más dolor los niños en situación de calle y de vulnerabilidad, las mujeres solas en una sociedad patriarcal, lo que me recuerda mi historia de vida ya que soy hijo de padres separados. Me molesta la discriminación y me molesta mucho la violación a los Derechos Humanos y lo cruel que puede llegar a ser la lucha por el poder.

4. –¿Y qué cosas lo emocionan?

La alegría, por temporal y pequeña que sea, de los que más sufren, la sonrisa de los más vulnerables, eso me emociona y emociona muchísimo.

5.-¿Qué sensación tiene del trabajo que ha impulsado en Recoleta? ¿Está conforme o cree que siempre se puede hacer más?

-Creo que uno siempre puede hacer más en todo trabajo que uno realiza, pero debo reconocer que el trabajo que hemos hecho en Recoleta me genera orgullo, satisfacción y alegría. Orgullo por haber logrado cambiar cosas que parecían imposibles de cambiar, por haber corrido el cerco de lo posible en nuestra sociedad, orgulloso de haber logrado dar batallas que nadie quería dar y quiso dar en veinte años. Satisfecho de lo cosechado, el cariño de la gente, la valoración y todo lo que recibimos como respuesta a nuestra gestión, con una incondicionalidad bastante grande y un cariño que jamás me imaginé que iba a poder llegar a ser tan amplio. Estoy contento del impacto que uno genera, contento que nuestra gestión haya cambiado el rol de los gobiernos locales casi de facto, de que nuestra gestión haya logrado develar la injusticia, el abuso y la desigualdad. Y muy contento además de haber convencido a mucha gente de que- lo que parecía imposible-, era posible finalmente. Dependía solo de la voluntad política y de la convicción ideológica de los actores que nuestro pueblo escoge.

Creo que el capitalismo, está llegando a un momento donde genera tensiones en su forma de organización y en las relaciones sociales que produce. Esto de que cada día vaya a ser menos relevante el mundo del trabajo, porque todo se va a poder hacer con menos personas y que esto implique una parte de esa clase trabajadora explotada o súper explotada, podría llegar a ser una clase trabajadora absolutamente irrelevante; hace ver que así como lo conocemos el capitalismo está llegando a su fin, la pregunta del millón, vuelvo a lo mismo ¿En favor de quién se resuelve? En favor de la superación del capitalismo o sí una vez más nos vamos a encontrar con una derecha que es capaz de matar a los que piensan distinto para asegurar sus privilegios y sus necesidades. Como una más de todas las conspiraciones que ha desarrollado en la historia de nuestro país, a lo largo de doscientos años.

6. -¿Cree que la pandemia ha desnudado más problemáticas que estaban ocultas o son parte de lo mismo que provocó el estallido social?

-No creo que la pandemia haya desnudado problemáticas que estaban ocultas. Creo que estas estaban a la luz y eran visibles por todas y todos, pero los que tienen el poder no querían darse cuenta. Lo que hace la pandemia, es ponerle una lápida al modelo de sociedad que este país ha construido a partir del término formal de la Dictadura. Le puso una lápida al Chile neoliberal, le pone una lápida a este sistema, que más bien parece un sistema apartheid, donde dentro de la misma nación existen dos sistemas, de unos que tienen plata y otros que no la tienen.

7. -¿Cree que con esta crisis esa mirada capitalista va decaer? ¿O en algo cambiará la sociedad o más bien es pesimista respecto de ese cambio?

-Creo que todas las sociedades cambian y cambian de manera permanente. Las crisis son bastante más habituales de lo que uno piensa. Uno puede pensar que las crisis son únicas e irrepetibles, cuando se deja llevar por los límites de su propia existencia, cuando uno cree que todo parte con la generación que le corresponde vivir y todo termina en la misma. Pero cuando uno estudia un poco más largo los procesos históricos, se da cuenta que lo único permanente es el cambio y que la única duda en términos de la discusión es en favor de quién se resuelven los cambios, si en favor de la clase dominante o en favor de los que vienen siendo abusados por la clase dominante durante tanto tiempo y en tantos ámbitos de sus vidas cotidianas.

8. -Finalmente, en lo personal ¿Cómo ha vivido el confinamiento?

-La verdad a mí no me ha tocado confinamiento, porque he seguido con mi trabajo habitual. Llego todos los días a primera hora a mi oficina y me voy muy tarde en la noche. Tratando de mitigar los impactos de la pandemia y el mal manejo del gobierno en nuestra comuna. A su vez tratando de aportar en la búsqueda de soluciones, tanto colaborando con el gobierno, cuándo se puede y cuando dejan colaborar. Pero por sobre todo, cuidando a nuestros vecinos y vecinas en Recoleta y ayudando al desarrollo de la organización comunitaria, que ha sido tan vital en esta crisis.

Total
1K
Shares
1 comentarios
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.