Crónica del primer día de debate por la despenalización del aborto: conservadurismo, delirios y violencia de los antiderechos

En las afueras del Congreso, durante las manifestaciones en el contexto del debate de la despenalización del aborto, una mujer feminista quedó con quemaduras agredida presuntamente por una candidata a la Convención Constitucional. También se vio al polémico “Pastor” Soto y los discursos delirantes que lo caracteriza, a la Iglesia Evangélica y se escucharon discursos antiderechos que emplazaban a las parlamentarias promotoras del proyecto de ley.


Alrededor de las tres de la tarde del 13 de enero, comenzaba la discusión en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputados, sobre la despenalización del aborto en Chile.

En redes sociales fueron varios los llamados a manifestarse afuera del Congreso a favor de este proyecto realizando un “Pañuelazo”, con los característicos pañuelos verdes, y distintas intervenciones artísticas. De la misma forma lo hicieron en Santiago, frente al Palacio de La Moneda.

Las mujeres se instalaron en el frontis del Congreso, detrás de las vallas de seguridad. Allí organizaron bailes, mientras gritaban consignas a favor de la despenalización del aborto.

“¡Aborto sí, aborto no, eso lo decido yo!”, cantaron al ritmo de un tambor decenas de jóvenes con pasamontañas burdeos. El ambiente se encendía cada vez más. “Yo abortaría por si sale presidente o policía”, rezaba el cartel de cartulina blanca que sostenía entre sus manos una de las jóvenes.

Al mismo tiempo, se hacía presente el bloque anti-aborto quienes, con sus pañuelos celestes, se manifestaban en contra del proyecto de ley. También llegó el “Pastor” Soto, quien sostenía un ataúd blanco entre sus manos, en alusión a un nonato muerto. En un momento fue interpelado por las mujeres.

“¡Tu discurso mata mujeres!”. Se acercaron, lo increparon. Juntas no saben de miedo.

Entre los dos bloques, fue una de las intervenciones artísticas lo que causó más revuelo. Un grupo de manifestantes se encontraba realizando una quema de Biblias como acto de protesta, para expresar la necesidad de separar el Estado de la Iglesia, según cuentan las mismas manifestantes.

Fue durante esta acción cuando, una de las mujeres pertenecientes al bloque pro-aborto, vio como una de las manifestantes con pañuelo celeste se abalanzó a tomar una de estas Biblias ardiendo, y la lanzó hacia ella.

-Esto no es una acción en donde, la mujer que agredió haya pretendido apagar el fuego, eso no se hace de esa manera, ella lo tomó [la Biblia] y lo lanzó a las compañeras que estaban manifestándose a favor del aborto, asi que fue con intencionalidad -cuenta Cecilia Ortiz, quien acompañó a la afectada a un recinto asistencial.

La joven afectada, luego de observar las imágenes, relató que podía reconocer a su presunta agresora entre el grupo de manifestantes.

-Ella [la víctima] siempre manifestó muy claramente, durante todo el trayecto en el que yo la acompañé, que podía identificar a la persona que había realizado la agresión en su contra y, al ver fotografías, pudo identificarla como una candidata a constituyente actual -cuenta Ortiz.

Se trataría de Chiara Barchiesi, quien actualmente es candidata a la Convención Constitucional por el Distrito 6 y hermana del secretario general del Partido Republicano, Antonio Barchiesi.

El conservadurismo anti-aborto

Chile hasta hace poco era una de las pocas naciones que no permitía la interrupción del embarazo bajo ninguna circunstancia, luego de que se prohibiera durante la dictadura. En 2017 se promulgó una ley pero que solo permite el aborto en tres causales: riesgo de vida de la madre, violación o imposibilidad de vida del feto. El problema es que estas causales incluyen apenas al tres por ciento de los miles de abortos clandestinos que se realizan en el país.

En Latinoamérica se ha organizado una resistencia a los proyectos relacionados a la educación sexual y despenalización del aborto, organizados principalmente por sectores conservadores, principalmente vinculados a la Iglesia Evangélica.

“La derecha evangélica no ha hecho otra cosa que expresar públicamente sus opiniones y transparentar su ideal de país. Por supuesto que aquello colisiona con otras posturas más progresistas o moderadas que comprenden el juego político desde otro posicionamiento. Quizás lo que llama la atención en la opinión pública es su férrea defensa en temáticas como familia, sexualidad y matrimonio, sin embargo, es importante reconocer que aquellas opiniones representan a un sector de la población evangélica del país”, explicó Luis Bahamondes, Doctor de Las Ciencias de las Religiones en otro reportaje de este medio.

Estas iglesias han penetrado especialmente en las capas medias y populares,  “de forma sistemática, profunda y muchos de ellos tienen financiamiento internacional (…) Es parte de la geopolítica norteamericana en la región, es parte al mismo tiempo de la política israelí en la región, que respalda a estos movimientos neofascistas en distintas partes de Latinoamérica”, comenta académico Rodrigo Karmy.

A pesar de que es un grupo pequeño, son poderosos, y se encuentran vinculados principalmente al candidato del Partido Republicano José Antonio Kast, y algunas de estas iglesias se han convertido en verdaderas transnacionales de la fe.

Un ejemplo de esto es que, entre los principales aliados de la elección de Jair Bolsonaro en Brasil, está la Iglesia Universal del Reino de Dios dirigida por el obispo Edir Macedo Bezerra.

La Iglesia Universal del Reino de Dios tiene presencia en más de 100 países y cuenta con 1.550 sedes desplegadas a nivel mundial. Se estima de modo extraoficial que solo en Brasil arrastra a más de 8 millones de fieles.

La discusión en el Congreso

La agresión ocurrió mientras se llevaba a cabo la discusión en la Comisión de Mujeres y Equidad de Género de la Cámara de Diputados. El proyecto de ley propone modificar el Código Penal para despenalizar el aborto consentido por la persona gestante, dentro de las primeras 14 semanas de gestación.

Desde el interior del Congreso y durante la misma sesión, Claudia Mix publicó en Twitter la denuncia de la agresión en las afueras del edificio, advirtiendo que una persona del bloque anti-aborto habría lanzado la Biblia en llamas a otra mujer que se manifestaba a favor de la iniciativa.

En medio de la discusión llamó la atención algunos discursos, como el de la diputa María José Hoffmann, quién “felicitó” a las diputadas de oposición “por encontrar una vez más una fibra tan dolorosa para avanzar un paso más hacia el aborto libre”.

“El aborto no aborda el problema de fondo, y no le causa ningún alivio a la mujer y mucho menos a la persona que es eliminada, que es la guagüita que está por nacer”, agregó.

“Más allá de entrar en la profundidad del debate, porque uno cuando dice 14 semanas, ¿por qué 14? ¿quiénes somos nosotras para definir que son 14, y no son 13, o no son 15, o no son 20? ¿Saben cuánto mide un feto de 14 semanas? 10 centímetros y pesa 40 gramos. Esa fórmula antojadiza me parece una falta de respeto, no solo para la naturaleza humana, sino que completamente antojadiza”, fue uno de los argumentos en la discusión.

Las jóvenes con pañuelos verdes se mantuvieron afuera del Congreso, donde se escuchó el eco del sonido de un japapeo. Un grito de guerra. La discusión sobre el aborto legal llegó para quedarse y el corazón verde ya es un abrazo que alcanza a muchas.

Total
1
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Artículos Relacionados
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.