Crecer en Bajos de Mena: La historia del niño arrojado al río Mapocho

La imagen del adolescente arrojado al río por Carabineros de Chile provocó que cientos de manifestantes tomaran la Plaza Italia en su nombre la tarde del sábado 3 de octubre. Sus familiares cercanos conversaron en exclusiva con este medio sobre las motivaciones personales en la protesta del niño, mientras sus vecinos de ese sector de Puente Alto vivieron una noche violenta a la espera de justicia.


*El nombre del niño aparece en este artículo por autorización de la familia

Sentada en los escalones de la entrada de la Parroquia Epifanía Del Señor de Providencia una mujer junto a su familia picotean unas papas fritas y toman sorbos de bebida. A esa misma hora y frente suyo, en la Clínica Santa María, Anthony de 16 años es operado producto de las diversas fracturas en sus muñecas. El recinto hospitalario tiene en su frontis pancartas y lienzos que exigen justicia para el adolescente, mientras los más cercanos al joven entonan a todo pulmón cánticos del equipo de fútbol de la Universidad de Chile para apoyarlo.

Con la camiseta de la U empuñada en su mano izquierda, Daisy Alvear (37) habla pausado y revisa constantemente su celular que no ha dejado de sonar durante todo el día. Es la mamá del adolescente lanzado al río Mapocho por el Carabinero Sebastián Zamora Soto. Lleva un polera blanca que tiene escrito “Justicia”. Se ve cansada y detalla que la tarde del viernes 2 de octubre observó en vivo y desde su teléfono la jornada de protesta en las inmediaciones de Plaza Italia. “Me enteré por las redes sociales, estaban transmitiendo en vivo y ahí pude enterarme que era mi hijo”.

Recuerda que fueron segundos en que se paralizó y pensó lo peor, pero de inmediato se dirigió a la clínica en Providencia -desde Bajos de Mena- para confirmar si era o no su hijo el de la imagen que fue viralizada. Podía ser él, sí, ese cuerpo arrojado al río que queda inerte en medio de una estela de sangre. “Estamos viviendo una dura batalla, pero con la ayuda de Dios, confiando que va a estar todo bien, esperando que mi hijo salga del pabellón para tener una información más clara”, dice a este medio.

Tiene rabia, sobre todos con la prensa y las cosas que se han dicho, las imágenes retocadas, los titulares que dicen que su hijo “cayó” al río y no que fue lanzado. Algunos carteles hablan de ese enojo que se volvió eco en la gente que fue a apoyarla.

“Prensa negacionista” “Pueblo en alerta”, rezan las pancartas en la clínica.

La familia y amigos describen a Anthony como un joven cariñoso, bondadoso y de  “alma combativa”. Junto a sus amigos y algunos familiares son parte de la denominada “Primera Línea” de las movilizaciones y durante la pandemia han repartido canastas de alimentos a los vecinos de Puente Alto y participan en la organización de ollas comunes, allí donde no solo se extendió el virus en medio del hacinamiento, sino también un territorio donde la pobreza se profundizó.

Muchas ocasiones, juntos a su madre, llegaron hasta la denominada Plaza Dignidad, sin embargo, el viernes salió de la casa solo.

Pablo Alvear es tío de Anthony. Ambos son fanáticos de la U, van al estadio y protestaron gran parte del estallido social. El viernes conversaron por última vez alrededor de las tres de la tarde para juntarse cerca de la Estación Baquedano, pero no lograron encontrarse. Lo llamó insistentemente, pero el joven no contestó. Supo que algo malo había pasado.

Pasadas las 19:30 horas su hermano le escribió y envió los videos difundidos en Facebook y confirmaron todo. Sí, era él el niño arrojado al río. “Íbamos a todos lados, yo lo motivé a marchar, porque nos gusta lo social. Nosotros venimos de Bajo de Mena, la huevá más segregada de Santiago y todas las injusticias las vamos a reclamar siempre mientras se pueda”, cuenta Pablo.

“Mi cabro es  piola, es de abrazos con mi esposa y mi hija. No es flaite, no fuma, nunca ha tomado. A mi sobrino lo motivó la segregación, la pobreza de la población. Nosotros nos criamos en la San Miguel 1, tú te vay a meter pa allá y ves una población  donde hay  pasta y  las autoridades no hacen nada. Si hacen algo  y llegan allá es para reprimir, pegarte o matarte. Eso es lo que nos motiva luchar, que exista un poco de igualdad y den más oportunidades. Uno crece ahí y cero posibilidad de estudiar”, explicó el tío.

Son pasadas las 15 horas del sábado y en el Puente Pío Nono cientos de personas expresan su dolor por los hechos ocurridos el día anterior. La imagen del cuerpo boca abajo en el río Mapocho y el agua teñida por la sangre, a muchas personas les recordó los inicios de la dictadura chilena.

A la misma hora, unas cuadras al oriente de Providencia por calle Bellavista, el ruido de la protesta se siente cada vez más fuerte, aún hay humo de las barricadas por calle Capellán Abarzúa y los familiares de Anthony están exhaustos y buscan un lugar con sombra para capear el calor. Han sido horas horribles y agotadoras. Pese al dolor, la madre agradece las múltiples manifestaciones de amor, muestras de cariño y convocatorias de movilizaciones en honor a su hijo, las que minutos más tarde lograrían convocar cientos de personas en la Plaza Italia rebautizada Dignidad, Carabineros de Chile se retiró del lugar. Varios jóvenes se abrazaban y gritaban “Ganamos”, en una especie de celebración de la reconquista de ese espacio.

“Me he sentido muy acompañada”, dice Daisy antes de despedirse.

Mediante un comunicado por redes sociales, ella desmintió que Anthony estuviese en riesgo vital y confirmó que se encuentra en la Unidad de Cuidados Intensivos evolucionando favorablemente.

 ***

Durante la tarde del sábado, la Fiscalía Centro Norte confirmó la detención de Sebastián Zamora Soto, el carabinero acusado de empujar a Anthony, por el delito de homicidio frustrado, acto de carácter doloso. Además, la fiscal de Alta Complejidad Ximena Chong estará a cargo del caso.

“Las circunstancias en las cuales habría ocurrido el hecho, las que dirían relación con la intervención de un funcionario de Carabineros, quien en contexto de una arremetida (…) habría impulsado a este joven de 16 años, lo que había provocado su caída a una altura aproximada de siete metros desde el puente Pío Nono en la zona que corresponde a la comuna de Santiago”, confirmó la fiscal Chong, a través de un video difundido en redes sociales.

Por la mañana de hoy, se realizará el control de detención del carabinero.

***

Es el atardecer del sábado y en la calle Sargento Menadier de la población Bajos de Mena, aún hay restos de la feria libre que se habilita por las mañanas. La basura, las cajas vacías y la fruta aplastada se acumulan en las veredas, mientras dos niños chutean una pelota de fútbol desgastada. Los rayos de sol se reflejan en los departamentos sociales y un block pintado con los colores de Colo Colo, habla del fanatismo futbolero en el sector.

En la ladera del Cerro La Virgen -el que avisa la entrada de la población-, cuelga una tela blanca con la frase “Libertad para los presos políticos”, y ese lienzo habla de la lucha social que existe en la zona, situación que se agudizó durante el Estallido Social.

-En el sector tienes de todo, desde gente profesional y sacrificada hasta delincuentes. Es una zona muy vulnerable, abandonados al amparo del narcotráfico y la delincuencia-, describe un vecino del lugar y quien pidió resguardo de su identidad.

Sus habitantes lidian constantemente con la pobreza, la desigualdad y el hambre, transformándose así en un punto neurálgico de ollas comunes durante la pandemia en Puente Alto. Misma iniciativa que apoyó Anthony y sus amigos en los últimos meses.

Al enterarse de la noticia, la reacción de los vecinos fue de impotencia y odio, sentimientos que se intensificaron al prender la televisión y ver los titulares. Por esa misma razón, y en una muestra de apoyo hacia la familia de Anthony, realizarán cacerolazos y un campeonato de fútbol entre los vecinos, para ayudar económicamente en los gastos médicos del adolescente. Allí donde las carencias se compensan con solidaridad.

“Manifiesto mi más absoluto repudio a la situación que terminó con Anthony, un joven puentealtino, gravemente herido en el río Mapocho el día de ayer. Hago un llamado a que el Ministerio Público investigue rápida y transparentemente los hechos y sancione a los responsables”, declaró Germán Codina, alcalde de Puente Alto, en su cuenta de Twitter.

Sin embargo, en Bajos de Mena durante la noche del sábado, las protestas se intensificaron y tornaron violentas, especialmente en la Villa San Miguel Uno, en donde un bus del Transantiago fue incendiado y un carabinero resultó herido de bala. En tanto, los vecinos fueron reprimidos con bombas lacrimógenas a metros de sus viviendas. Se repetía así toda esa violencia en la que Anthony creció.

Total
1K
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts