Contraloría detectó $249 millones en viáticos mal pagados a carabineros destinados a La Araucanía: estaban de vacaciones, con licencia o en otro lugar

El ente fiscalizador ordenó a la institución policial iniciar un proceso de regularización donde se aclare lo objetado y se reintegren las sumas comprometidas.


La Contraloría General de la República llevó a cabo una auditoría a Carabineros por los gastos por concepto de viáticos asociados a lo que la institución policial denomina como “conflicto étnico”, esto en relación a las operaciones que los uniformados realizaron en las región del Biobío y La Araucanía durante el período comprendido entre el 1 de enero de 2012 y el 31 de marzo de 2018.

El objetivo de la fiscalización fue auditar los dineros entregados a policías a cargo de medidas cautelares de protección, reforzamiento del servicio policial en la temática “étnica” y en “labores investigativas étnicas”. Específicamente, se verificó si esos recursos presupuestarios se utilizaron efectivamente en el marco del denominado “conflicto étnico”, si se ejecutaron finalmente las tareas para los cuales fueron destinados y si dichas operaciones se encuentran debidamente respaldadas y registradas en la contabilidad, de acuerdo a la normativa vigente.

En ese sentido, Contraloría concluyó en su Informe Final 470/2019, fechado el 25 de febrero de 2021, que de acuerdo con la información contenida en las “glosas” del libro diario de la cuenta contable N° 114.03.02 “Anticipo de viáticos”, “los saldos finales que presentaban estas partidas al 31 de diciembre de los años 2014, 2015 y 2016, no fueron compensados en su totalidad (…), situación que no se aviene con lo estipulado al artículo 12 del decreto ley N° 1.263, de 1975, Orgánico de Administración Financiera del Estado, que señala que las cuentas del ejercicio presupuestario deberán quedar cerradas al 31 de diciembre de cada año”.

Al respecto, el ente fiscalizador advirtió que “esta falta de compensación de los fondos entregados en calidad de anticipo a los funcionarios policiales denota una falencia en el proceso de revisión de la efectiva ejecución de los cometidos y/o comisiones que dieron origen al pago de viáticos, con el consecuente riesgo que éstos no se hayan materializado”. Junto con ello, Contraloría ordena que Carabineros “deberá, en lo sucesivo, efectuar las compensaciones correspondientes de la cuenta contable en cuestión, custodiando que el gasto presupuestario sea reconocido con la debida oportunidad”.

En relación a la parte presupuestaria, la entidad evidenció que “en los años 2012 y 2013, Carabineros de Chile no mantenía una cuenta contable específica del rubro de ‘Acreedores Presupuestarios’, en donde se registraran los viáticos relacionados con el denominado conflicto étnico, toda vez que aquello se hacía de forma general sin diferenciar por la temática en revisión”. En esa misma línea, Contraloría ordena a la institución policial “implementar los procedimientos de control que permitan asegurar que se utilicen partidas específicas para registrar” estos gastos presupuestarios.

Por otra parte, el ente fiscalizador constató que las unidades que efectúan los pagos de viáticos “no ejecutan un procedimiento de revisión que permita verificar que los funcionarios que reciben estos desembolsos no se encuentran de manera simultánea a la data de la comisión de servicio, haciendo uso de licencias médicas, feriados y/o permisos administrativos”.

En relación a esto último, por una parte se evidenció que “para un total de 283 servicios,’ correspondiente a 267 funcionarios, no existía ningún registro en este sistema que diera cuenta del cumplimiento de las labores encomendadas en las zonas del país donde fueron dispuestos sus servicios”; por otra, se dio cuenta de que “un total de 69 servicios, correspondientes a 46 funcionarios, fueron ordenados cuando estos se encontraban haciendo uso de permiso o feriado legal, no obstante ello, recibieron el pago respectivo por concepto de viático”. En el detalle, se especificó respecto a esto que “se advirtió que en 16 casos, los funcionarios se encontraban con licencia médica, durante el período del cometido ordenado mediante la resolución respectiva, cubriéndolo de forma total o parcial, no obstante ello, se les efectuó el pago del viático en su totalidad”. En ese mismo sentido, se determinó “la existencia de 458 servicios, correspondiente a 120 funcionarios, que mantenían registros en el Sistema A de funciones policiales desarrolladas en un lugar geográfico distinto de aquel contemplado en las órdenes que dieron origen al pago de viáticos con motivo del denominado conflicto étnico”.

Además, se verificó para un egreso del año 2015 que “éste no contaba con ninguna documentación de respaldo que justificara el desembolso realizado por concepto de viáticos, tales como resolución que aprueba el cometido, certificado de refrendación, entre otros, por lo cual no fue posible validar la pertinencia del gasto”. También se constataron diferencias en el monto calculado de los viáticos pagados a los funcionarios policiales, correspondientes a los años 2014 y 2015.

Finalmente, junto con advertir que “ha quedado de manifiesto que no se encuentra acreditado, por la institución policial, la ejecución del gasto para el desarrollo de los cometidos funcionarios”, la Contraloría ordena a Carabineros iniciar un proceso de regularización de lo observado, “emprendiendo las acciones necesarias para aclarar lo representado y obtener el reintegro de las sumas que correspondan, que totalizan el monto de $249.476.708”.

Acá puedes revisar el Informe completo:

Total
1K
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.