¿Cómo se siente ser hija y madre sin derechos de filiación en Chile?

 Se inicia la discusión en particular de los derechos de filiación de hijes de familias diversas en el Senado. Ha costado mucho que avance el proyecto y cada día que pasa, en especial ahora durante la pandemia, es otro día más en el que niñas, niños, niñes y adolescentes de familias diversas se encuentran en desprotección, pero ¿qué se siente vivir una vida siendo una hija, hije e hijo ilegitimizade por este país? y ¿cómo se siente ser madre lesbiana sin la posibilidad de proteger a tus hijos? Les invito a conocer lo que siente nuestra hija Gabriela, y Alexandra Benado madre lesbiana de dos hijos.


Este 7 de diciembre, entre las 15:30-17:30 hrs, la Comisión especial de Infancia inició la discusión en particular de nuestro proyecto de ley que busca regular la filiación de hijas, hijos e hijes de familias diversas, Boletín 10626-07. Pueden seguir la discusión por www.tv.senado.cl .

Nuestro proyecto de ley nació desde la urgencia de madres lesbianas de reconocer y proteger a nuestros hijos, hijas e hijes, que, por la falta de regulación al respecto, no podemos hacerlo. En 2016, la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio, la Agrupación Lésbica Visibles, Corporación Humanas y Familia es Familia presentamos la idea de regular la filiación de hijas, hijes e hijos de familias diversas a la Senadora Isabel Allende y ella junto a la Senadora Adriana Muñoz y otros senadores patrocinaron e ingresaron la moción el 22 de abril 2016. Tras 4 años finalmente se aprobó la idea de legislar en general el pasado 1 de julio 2020, y hoy después de un segundo plazo de ingreso de indicaciones, se parte con el estudio de las indicaciones y su articulado.

El hecho que esta semana comienza el estudio de las indicaciones y su articulado es significativo, ya que, ha costado mucho que avance el proyecto y cada día que pasa, en especial ahora durante la pandemia, es otro día más en el que niñas, niños, niñes y adolescentes de familias diversas se encuentran en desprotección, pero ¿qué se siente vivir una vida siendo una hija, hije e hijo ilegitimizade por este país? y ¿cómo se siente ser madre lesbiana sin la posibilidad de proteger a tus hijos? Les invito a conocer lo que siente nuestra hija Gabriela, y Alexandra Benado madre lesbiana de dos hijos.

Gabriela, 16 años hija de Claudia Calderón y Claudia Amigo de Familia es Familia

“Soy Gabriela, tengo 16 años, hija de 2 madres lesbianas, pero solo una de ellas puede reconocerme legalmente, legal o no legal para mí no deja de ser mi mamá, aunque no sea biológica así que la verdad para mí no importa lo que opine el gobierno o si están de acuerdo o no. Ellos tienen que legislar por el pueblo y para el pueblo no por sus intereses y creencias como se hace desde hacía tiempo, de cualquier manera se necesita hacer este proyecto, obviamente por los derechos de todes les niñes y adolescentes que quieren ser reconocides, también por cosas tan simples como ir al hospital o asuntos del liceo entre otras cosas cotidianas, por ejemplo en mi caso, afecta que no sea mi madre legal, y ¿qué pasa con les niñes que pierden a su padre o madre biológico(a), cómo puede la pareja hacerse cargo sin que los alejen o cualquier otra ´´solución´´ que den?

Los intereses del Estado y nosotres constantemente difieren, nos enseñan a seguir la ley y el orden, pero sus leyes no velan por nosotres, van en nuestra contra, si se ha conseguido algo con el gobierno, aunque sea algo a medias, ha sido por presionar, por la lucha que se da en la calle. Agregando algo sobre filiación, esto no debería ser algo que se logre con matrimonio igualitario por el mismo hecho que mencioné antes sobre la muerte de la madre o padre gestante de les niñes, aun así, es un gran avance que se esté haciendo este proceso, aunque yo no apoye este sistema.”

Alexandra Benado madre lesbiana por opción de dos hijos y activista de la Agrupación Lésbica Rompiendo el Silencio:

“Miro a mis hijos constantemente, los abrazo, los beso y les digo que los amo tantas veces que puedo parecer hostigosa. Hace más de 6 años me separé de su madre biológica y 6 años me costó poder compartir el tiempo de crianza equitativamente. No tuve apoyo legal, no fui a mediación, no tuve oportunidad de entregar mis habilidades marentales por mucho tiempo. A pesar de presentar condiciones óptimas para hacerlo, bastó solo el no de mi contraparte para tener que remar contra la corriente día a día conformándome con los espacios que me daban. Eso produce no tener derechos filiativos, el hecho de estar desprotegidos, los niños respecto de mí y viceversa.

¿Y qué si cuando me separé me hubiese largado? Total, no hay obligaciones legales que me amarran a estos niños. ¿Qué tal si hubiera dejado de pagar el colegio o de comprarles ropa, de llevarlos a los médicos o alimentarlos adecuadamente? Eso puede producir no tener derechos filiativos. Nuestra vinculación no es ficticia, no es futura. Es aquí y ahora, existe y se ejerce todos los días. No se trata solo de los bienes jurídicos y materiales, se trata del derecho a la identidad, derecho a tener una familia y vivir en coherencia a ello, derecho a la no discriminación porque tu madre es lesbiana. Soy madre hace 10 años y 334 días y esa misma cantidad de tiempo el Estado de Chile no me ha reconocido como tal, a pesar incluso de haber interpuesto una demanda por ello ante la CIDH. Miro a mis hijos constantemente y los abrazo, para que desde la piel al menos nunca se olviden que soy su madre.”

Basta de discriminación, derechos de filiación para todes les hijes por igual

Los derechos de filiación de las niñas, niños, niñes y adolescentes no pueden quedar en manos de los tribunales de familia, ni tampoco pueden ser condicionados a la relación de pareja, sea por una unión civil o matrimonio de sus madres o padres. En 1998, la filiación se separó de dichas distinciones con relación a las familias heterosexuales, por lo mismo no se puede retroceder 22 años al pasado, donde existieron esas diferencias entre hijos nacidos dentro y fuera del matrimonio. Ni tampoco podemos dejar de lado los hijos cuyas madres o padres hayan fallecido, o se hayan separado o simplemente no hayan optado por casarse o firmar un acuerdo de unión civil. Todos los niños, niñas, niñes y adolescentes tienen derecho a tener una familia, a su identidad familiar, a ser legalmente protegides ante cualquier adversidad y deben contar con la misma dignidad humana con la que han contado los hijos de padres heterosexuales por los últimos 22 años.

Seguiremos luchando por los derechos filiativos hasta que el Estado se haga cargo. #DerechosFiliativosAhora

Total
15
Shares
Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *

Related Posts
¡Apoya al periodismo independiente! Sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran.
Únete aquí

¡Apoya al periodismo independiente!

Súmate, sé parte de la comunidad de La voz de los que sobran. Así podremos seguir con los reportajes, crónicas y programas, que buscan mostrar la otra cara de la realidad, esa que no encontrarás en los medio de comunicación hegemónicos.